Casi un dos de mayo (1977) en Malasaña     
 
 Ya.    04/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

4-V-77

CASI UN "DOS DE MAYO" (1977) EN MALASAÑA

Cuatro heridos y una veintena de detenidos, balance de la dramática madrugada de ayer en la plaza del

Dos de Mayo • Duros enfrentamientos entre la Policía y grupos de jóvenes, que levantaron barricadas y

volcaron vehículos • La asociación de vecinos: «Son locos o borrachos. No son gente del barrio, vienen

de otros sitios de Madrid a producir altercados» • Dos de ellos se subieron en el monumento

completamente desnudos

Si el domingo, con el Inicio de los festejos en la plaza del 3 de Mayo, se produjeron los primero»

altercados entre la fuerza pública y grupos de personas que tomaron la verbena como campo de acción

política, el segundo día, más concretamente en la madrugada del martes, un barrio en fiestas—

Malasaña—vivió unas horas de lucha que tuvo el triste balance de cuatro heridos y más de una veintena

de detenidos.

Como anticipamos ayer en nuestra tercera edición, una vez concluida la verbena, grupos de jóvenes, con

la cara embadurnada, entonaron un extraño baile, a modo de ritual, gritando frases políticas y cánticos

como: "El Lute, el Lute es... como el Lute no hay ninguno.", mientras unas dos mil personas concentradas

en la plaza y los alrededores, atónitas y ajenas, miraban con extrañeza y dolor cómo sus fiestas eran

tomadas, vapuleadas y manejadas por grupos ("de locos y borrachos", según el presidente de la asociación

da vecinos, señor Murcia), a] parecer, procedentes de otros barrios.

La fuerza publica cargó contra los alborotadores, lanzando botes de humo y bolas de goma, los

organizadores de las fiestas no aciertan a comprender cómo puede haberse dado lugar a estas situaciones.

Nos dicen: "Queremos vivir en paz nuestras fiestas, ¿por qué no nos dejan? Si alguien quiere

aprovecharse para hacer política, que se vaya a otros lugares, que no entorpezca y ponga en peligro la

seguridad de vinos vecinos ajenos a» sus pretensiones, Ya está bien!"

VANDALISMO

Ayer, !a plaza del Dos de Mayo y las calles adyacentes ofrecían

un pobre aspecto. Más que una zona donde se celebran unas fiestas populares parecía un campo donde se

hubiera librado una batalla. Cristales rotos—varios coches fueron volcados; entre ellos un "jeep" de la

Policía, propaganda quemada y el tufo de las bombas de humo pegado a los engalanados balcones y a los

globos de papel. En la zona, en las tiendas, en los bares, sólo hay un comentario de repulsa contra este

vandalismo desatado, contra esa actuación de grupos que entorpecen unas fiestas hechas para el barrio.

El monumento a los héroes del Dos de Mayo, símbolo "independiente" de un barrio entrañablemente

ligado a la historia matritense de 1808, fue pedestal para que una pareja de jóvenes violaran la seriedad de

la piedra y exhibieran sus cuerpos desnudos ante el griterío histérico de los que abajo aplaudían y

coreaban, sin reparar tampoco en la presencia de muchos crios de barrio que fueron a divertirse.

La acción se extendió a zonas limítrofes. Mientras unos señalan el intento de asaltar la comisaría de Daoíz

y dos policías heridos, otros se refieren a las barricadas que se hicieron en las zonas del entorno con

bancos y vehículos, así como a la rotura de lunas de establecimientos de esta plaza y de otras zonas

cercanas, como glorietas de Bilbao y Ruiz Jiménez, calles de Pérez Galdós y Fuencarral. Ya entrada la

madrugada, la Policía tuvo .que restablecer la circulación, devolviendo vehículos y bancos a sus lugares y

los servicios de limpieza tuvieron que recoger los cubos de basura que los "intrusos" en la fiesta habían

vertido en sus actos de gamberrismo.

 

< Volver