Grandes partidos     
 
 Ya.    13/11/1976.  Página: 7-8. Páginas: 2. Párrafos: 5. 

Grandes partidos

HA nacido el partido Popular. Nos satisface, porque antes incluso tle qur%npC*as*5S(´´irafflarse de él

hemos venido pidiendo aquello que el recién constituido partido presenta como objetivos suyos.

NUNCA hemos regateado nuestro aplauso a cuanto se lia hecho en aquella dirección, que nos parece

apremiante en la política española: grandes coaliciones política» en general, y especialmente en la

derecha y en el centro, para que éstas equilibren la que habrá lie ser coalición de la izquierda.

LO hemos dicho muchas veces: necesitamos grandes partidos, con programas atractivos en turno a

principios que los electores perciban fácilmente, en lugar de los embriones de partirte» que convierten en

montañas sus diferencias mínimas y pierden un tiempo precioso en menudas cuestiones personales: lo

escribíamos el 21 de septiembre pasado y prometíamos nuestro aplauso a todo lo que condujese a «lio.

Concretando más, nos referíamos a la coalición de derechas, que arrancando a ésta» del sueño Imposible

tle un franquismo sin Franco, (as meta de Heno en la nueva realidad política del país, a una coalición de

izquierdas Igualmente sensatas, civilizadas y europeas, tejos de los extremismos y a un centro conciliador.

EL 29 del minino mes insistíamos: "Otra coalición de centro, aunque dentro de ella pueda haber sus alas

de derecha y tle izquierda, que aproxime, temple y modere, y evite el peligro de polarización." Y el 30 iie

octubre, ante las primera» noticias sobre el Partido Popular, nos referíamos concretamente a este:

"Nos alegra la constitución del Partido Popular, cuyl( puesto está en Ja gran constelación centrista. Pero

ésta tiene que dejar de ser im espacio surcado por infinidad de cuerpos qtte circulan a su aire, chocando

incluso entre si, para convertirse en Sistema que la permita influir en la política como corresponde a

cuanto representa. Quedamos a la espera."

AHORA el n u e v o partido, desde el principio, da a conocer HU propósito de relacio

narse y, en su caso, establecer vínculos estables e incluso organizativamente unitarios con todos los

afines, y que por la significación de los hombres que lo promueven puede ser incluso el gran catalizador

de esa unión. Como, por otra parte, es evidente la tendencia realista que mueve hacia la negociación al ala

democratacristiana y socialdemócrata de la en buena hora agonizante "Platajunta", las posibilidades de

que tengamos la gran coalición de centro son sólidas. Seguimos a la espera, pero con muchas mas

esperanzas de las que podíamos razonablemente tener cuando hace sólo unas semanas lo escribíamos por

primera vez al pie de nn editorial.

 

< Volver