Fuerte represión en el 1º de Mayo     
 
 Diario 16.    02/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 1. 

2/lNFORMACION GENERAL

Lunes 2 moyo-77/DIARIO 16

La Policía actuó como en vida de Franco

Fuerte represión en el 1 de mayo

MADRID, E (D16).—la decisión gubernativa de prohibir las manifestaciones y los mítines convocados

ayer por las centrales sindicales para celebrar la fiesta internacional del trabajo provocó través

alteraciones de orden público en casi toda España.

En aquellos lugares en que los Gobiernos Civiles actuaron con manga mas ancha el orden público fue

impecable y no hubo que lamentar enfrentamientos de ningún tipo. Al menos, ésas eran las noticias a la

hora de cerrar esta edición procedentes de Zaragoza, Santander, Eibar y Pamplona, entre otras pocas

localidades.

Madrid, Barcelona, Santiago, Bilbao, Valladolid y un largo etcétera —ciudades en las que los mítines

fueron prohibidos—, registraron, sin embargo, graves enfrentamientos entre las fuerzas policiales y los

obreros «que deseaban festejar su tradicional fiesta.

Fuentes obreras indicaron anoche que las Fuerzas de Orden Público se habían empleado sobre los

manifestantes como en los anteriores primeros de mayo. "Igual que cuando vivía Franco, matizó un

veterano en estas lides.

E1 resumen global de la jornada, en las primeras horas de la madrugada de hoy, era: tres heridos graves,

mas de cien de diversa consideración, varios centenares de detenidos, barricadas, botes de humo, balas de

goma y decenas de miles de manifestantes dispersados con energía por las fuerzas encargadas de

mantener el orden publico. Por su parte, los manifestantes arrojaron algunos cócteles Molotov (Valencia y

Valladolid) y se registró un ametrallamiento contra un coche de la Policía en Madrid.

El Ministerio de la Gobernación no facilitó comunicado alguno sobre la jornada de ayer —como era

habitual—, basándose en que "en la mayoría de las provincias españolas se registro normalidad absoluta y

en otras los incidentes carecieron de especial entidad", decía un despacho de la agencia oficiosa Cifra

anoche.

D16 intentó obtener una versión oficial de los hechos, pelo los teléfonos de las oficinas de Prensa del

Ministerio de 1a Gobernación, de la Dirección General de Seguridad y del Gobierno Civil no fueron

atendidos.

El madrileño Diego Giménez Arias, treinta años, resultó gravemente herido cuando, mientras comía

churros, observaba desde detrás de la ventana de su casa de Vallecas el paso de los manifestantes.

Casi lo mismo le sucedió al estudiante mexicano Gerardo Paredes, veintiún años, en Barcelona, quien

recibió un impacto de bala de goma en el corazón —que le produjo la rotura de la vena aorta— cuando

desde un tercer piso presenciaba la actuación de policías y manifestantes.

Madrid se vistió de "gris"

MADRID, 2 (D16).—La Jornada del 1 de mayo en Madrid se caracterizó por la toma de la ciudad por la

Fuerza Pública, -que actuó con extremada violencia; multitud de saltos en Vallecas, donde convocaron al

mitin UGT, CC OO, USO y CSUT; concentraciones de cenetistas en la glorieta de Quevedo y en otros

puntos cíe la ciudad; concentración vespertina en la Casa de Campo, y congregación de socialistas ante la

tumba de Pablo Iglesias, en el cementerio civil. Se llevaron a cabo cincuenta detenciones, que llevaban

"cócteles"; resultaron heridas veinte personas, dos de gravedad, y se produjeron varios enfrentamientos

entre la Policía y los manifestantes.

La suspensión de la línea de Metro de Atocha a Portazgo, estación próxima al campo del Rayo, durante

varias horas ayer por te mañana, y la desviación de los coches, no impidieron que toda la zona de

Vallecas fuera una manifestación constante de once una de la tarde. Fuentes próximas a los convocantes

calculan que participaron entre cincuenta mil y setenta mil personas, que minea lograron reunirse en

grupos compactos que rebasaran las cuatro mil personas. Tres mil manifestantes, hacia las once y media,

avanzaron por la avenida de la Ciudad de Barcelona, desde el Metro de Menéndez Pelayo al de Pacifico.

Un "Rayo" de humo

Los manifestantes no llegaron a las inmediaciones del campo de fútbol del Bayo Vallecano, tomado

literalmente por Policía Antidisturbios y la Guardia Civil, metralleta en mano. Una gran "cortina",

provocada por los botes de humo que lanzó la Policía, Impidió la visibilidad permanente.

La Fuerza Pública actúa "con más dureza que en los peores años de la dictadura franquista", manifestaron

testigos presenciales de lo que ocurrió en la calle Sánchez Barcáiztegul: quince Jóvenes obreros fueron

airar patios en la calle estrecha y de una sola dirección por un jeep y un autobús de la Policía Armada. La

fuerza pública bajó de los coches y empezó a darles porrazos, hasta que varios cayeron en el suelo. Se

produjeron unos momentos de histeria entre los vecinos, que increpaban desde las ventanas a la Policía.

Disparos desde un coche

La Policía ha detenido a los ocupantes de un coche Mercedes, desde el que en la mañana de hoy

dispararon varias ráfagas de metralletas contra un vehículo de la Policía Armada en la calle Fuencarral.

El escultor Jesús Avecilla presentó ayer una denuncia por malos tratos en el Juzgado de Guardia. Fue

golpeado por una docena de antidisturbios cuando, desde un bar en Vallecas, pidió que cesasen de golpear

en la cabeza a un joven. Oyendo esto dos policías se dirigieron hacia Avecilla, quien se refugió en el bar.

Allí entraron varios policías, quienes arrastraron al escultor fuera del bar. En la calle le golpearon durante

varios minutos, debiendo ser tratado en el Hospital Francisco Franco de múltiples hematomas en la

espalda y región lumbar.

Seis mil Genetistas

Seis mil personas, que acudieron a la llamada de la CNT, trataron de alcanzar la glorieta de Quevedo

avanzando por la calle Fuencarral. En las inmediaciones de Quevedo la acción de las Fuerzas policiales,

sembrando botes de humo y balas de goma la zona, cortó toda posibilidad de alcanzar e1 lugar de

reunión, El lanzamiento de botes de humo produjo confusionados, entre los cuales, un joven herido en la

cabeza. Los manifestantes iniciaron un largo periplo que recorrió todo el centro de Madrid: glorieta de

Bilbao, García Morato, Cea Bermúdez, Fuencarral, Arguelles, Atocha. Los puntos álgidos del recorrido

fueron la Gran Vía, donde aparte de los cenetistas se pudo detectar la presencia de algunos miembros de

otras organizaciones, y el paseo de! Prado,

Casa de Campo: Sinfonía en rojo

Siete mil personas —militantes de CC OO en su mayoría, de la CSUT, del PCE,

MCE, LCR y PTE— se congregaron en la colina fie las Siete Hermanas, en la Casa de Campo, de tres a

seis de la tarde. Numerosas banderas, tenderetes, ventas de llaveros y periódicos, dieron una nota de color

en fondo rojo.

Marcelino Camacho, en su breve intervención, abogó por la unidad sindical, la legalización de todos los

partidos y el camino hacia la democracia. Hacia las cinco y media rogó E los congregados que fueran

disolviéndose pacíficamente.

Varios grupos de personas, que intentaban, a la altura del lago, dirigirse pacíficamente hacia la estación

del Metro, sé vieron violentamente perseguidos por la Policía Armada a caballo, que entró hasta la

estación del Metro. En un quiosco cercano varios policías, sable en mano, desalojaron a los clientes que

estaban en la barra.

Socialistas en el cementerio civil

Varios cientos de personas, convocadas por los ejecutivos del PSOE y UGT, se concentraron a partir de

las cuatro de la tarde, en el cementerio civil de Madrid, para rendir un homenaje a la figura de Pablo

Iglesias.

Los asistentes, que llegaban al cementerio en grupos pequeños, portaban pancartas y banderas de UGT,

PSOE y Juventudes Socialistas. La mayoría llevaban también claveles rojos en la solapa,, además de pe-

gatinas alusivas al acto.

Las cinco de la tarde, y sin que las Fuerzas de Orden público hubiesen hecho acto de presencia en el inte-

rior del cementerio. Los asistentes aplaudieron la llegada de Rodolfo Llopis, y a continuación entonaron

La Internacional, con gritos posteriores de unidad socialista.

Cinco minutos después, llegó el secretario general del PSOE, Felipe González,

Barcelona: La ciudad tomada

BARCELONA, 2 (D16). Barcelona amaneció ayer completamente "tomada" por la Policía, en previsión

por la manifestación que las centrales sindicales tenían la intención de llevar a cabo y que, a pesar de la

prohibición del nuevo gobernador civil, no desconvocaron,

El punto de reunión era el paseo de San Juan, a las once de la mañana. La Policía empezó a actuar antes

de las diez y media, haciendo disolver todos los grupos de trabajadores que intentaban concentrarse. El

estudiante mexicano de veintiún años Gerardo Paredes recibió una pelota de goma en el corazón,

produciéndole una rotura de la vena aorta. Gerardo se encontraba en un tercer piso de la calle Valencia,

esquina con Bailen, observando la actuación de la Policía por aquellas calles.

A última hora de ayer, Gerardo era operado en el hospital d« San Pablo de Barcelona y horas más tarde

entraba en cuidados intensivos en estado "muy grave".

Veinte mil en Castelldefels

Al acto organizado por Comisiones Obreras en Castelldefels asistieron alrededor de veinte mil personas.

El alquiler del camping ascendió a cuatrocientas mil pesetas. Numerosos tenderetes había de todos los

sectores de industria de Comisiones Obreras. La concentración fue calificada por varios asistentes de muy

"folklorica y campestre". La playa del campiña estaba completamente llena, ya que ayer hizo en

Barcelona un día verdaderamente primaveral. En tocios los mítines que se celebraron desde las once de la

mañana hasta las echo de la noche se insistió una y mil veces en que Comisiones Obreras lucharía hasta el

final por conseguir la unidad sindical.

País Vasco; Dureza policial

BILBAO, 2 {Corresponsal DI6) .—La dura intervención de las Fuerzas Antidisturbios de la Policía

Armada impidió en el País Vasco que las manifestaciones previstas para ayer transcurrieran

pacíficamente. No hubo incidentes en Pamplona, donde fiéis mil trabajadores .asistieron a un mitin

autorizado, y en la localidad guipuzcoana de Eibar, donde unas cuatro mil personas se manifestaron por

espacio fue una hora sin que interviniera la Fuerza Pública. Estos actos se celebraron con normalidad

absoluta.

Una veintena de personas debieron ser asistidas en diversos centros hospitalarios de Bilbao, con heridas y

contusiones, producidas en el transcurso de la manifestación, duramente reprimida por la Policía Armada.

Desde primeras horas de la mañana fuertes contingentes de la Policía Armada ocupaban el paseo del

Arenal, lugar fijado por lAS centrales sindicales como punto de concentración. A las doce en punto, la

fuerza pública comenzó a cortar el paso de peatones en el paseo y en el puente d« la Victoria, Unas tres

mi] personas consiguieron atravesar la barrera y con numerosas ikurrriñas", banderas rojas y pancartas

dieron comienzo la manifestación.

Dialogo infructuoso

Nicolás Redondo- secretario general de UGT, y Tomas Tueros, del Secretariado Nacional la Comisiones

Obreras, dialogaron con la fuerza Pública para tratar de que se autorizase la manifestación. La Policía se

puso en contacto con el gobernador civil y Antonio Manuel Malla Uriarte, confirmó la desautorización.

En ese momento, doce y cinco minutos, sonó el primer disparo de bala de goma, seguida de la primera

carga. Los manifestantes que por tas calles adyacentes a la plaza de España habían conseguido llegar

hasta la Gran Vía, se encontraron con un gran contingente de brigadas» antidisturbios, produciéndose

carreras en la primera arteria bilbaína. Miembros de extrema derecha golpearon con porras.

Los manifestantes se concentraron a la una de la tarde en la plaza de la Casilla,

Zaragoza: Hubo pacto

BARAGOZA, 2 (Del corresponsal de D16)—En Zaragoza se produjeron algunos incidentes el sábado,

cuando medio millar de personas se manifestaron a las siete de la tarde, respondiendo a la convocatoria de

UGT y CNT. Los manifestantes portaban banderas de la central sindical anarquista y repartían

propaganda a los transeúntes. Después de recorrer el coso y la plaza de España, fueron disueltos por la

Policía en el paseo de !a Independencia.

 

< Volver