Hoy serán enterrados los restos mortales del capitán Herguedas  :   
 Unánime repulsa de todos los partidos y organizaciones políticas y sindicales por el brutal asesinato. 
 ABC.    28/09/1977.  Página: 1, 6-8. Páginas: 3. Párrafos: 65. 

ABC

HOY SERÁN ENTERRADOS LOS RESTOS MORTALES DEL CAPITÁN HERGUEDAS

Unánime repulsa de lodos los partidos y organizaciones políticas y sindicales por el brutal asesinato

MADRID. (De nuestra Redacción.) A las diez y media de esta mañana comenzará en la Academia

Especial de la Policía Armada el funeral por eI alma del capitán don Florentino Herguedas Carretero,

vilmente asesinado ayer en Madrid cuando se dirigía a su trabajo. Al parecer, un hombre ¡oven le disparó

por la espalda con un arma corta. El capitán Herguedas tenia cincuenta y cinco años de edad y ora jefe de

la Unidad de Radio-Patrullas del Departamento de Orden Público en la Jefatura Superior de Policía. De/a

viuda y un hijo de veintidós años de edad.

Después del acto religioso se iniciará la comitiva hasta el cementerio de Carabanchel, donde serán

enterrados sus restos mortales. Aunque a la hora dé redactar esta información se desconoce quién o

quienes ostentarán la representación del Gobierno en las honras fúnebres, sí se ha confirmado la

asistencia del presidente de las Cortes Españolas, don Antonio Hernández Gil, y de los presidentes del

Congreso y del Senado, señores Alvares de Miranda y Fontán.

El pistoletazo que ayer acabó con 1a vida de un oficial de las Fuerzas del Orden, en Cambio de la Laguna,

motivó una gran conmoción y de repulsa en la vida del país. Se trataba del primer asesinato de un

miembro de las Fuerzas del Orden desde que los españoles acudieran a las urnas e1 pasado 15 de junio.

La jornada ya era previsiblemente conflictiva de por sí, al coincidir con el segundo aniversario de las

ejecuciones de tres militantes del F.R.A.P. y dos de E.T.A., condenados a muerte en Consejo de Guerra, y

al haber sido convocadas manifestaciones por este motivo.

Junto a la indignación de todos los medios políticos hay que hacer constar el estupor causado en medios

oficiales por la aparición de un nuevo grupo terrorista, hasta ahora desconocido: U denominada

Organización Revolucionaria de España Antifascista (O. R. E. A.), que se ha atribuido al atentado.

EL GOBIERNO NO SE REUNIÓ.—La noticia, difundida a primera hora do la mañana, provocó la

suspensión de la reunión de Gobierno que se iba a celebrar en el palacio de la Moncloa y en la que, entre

otros temas de especial importancia, se iba a hablar, una vea más, de la amnistía. Paralelamente se fueron

extendiendo numerosos rumores que en ningún caso pudieron ser confirmados. Una hipotética reunión de

capitanes en la antigua sede del Ministerio del Ejército fue totalmente desmentida por fuentes oficiales.

Tampoco se pudo comprobar la total veracidad sobre una paulatina retirada de miembros de las Fuerzas

de Orden Público de distintos puestos de vigilancia en calles y edificios, asi como su posterior

acuartelamiento.

SUAREZ RECIBE A GUTIÉRREZ MELLADO.—Dos miembros del Gobierno, los titulares de Defensa

y Gobernación, acudieron al depósito de cadáveres del hospital Gómez Ulla para testimoniar su pésame a

la familia del capitán Herguedas.

Mientras tanto, el presidente Suárez recibía a primeras horas de la noche al teniente general Gutiérrez

Mellado para analizar la situación, después de haber despachado con los ministros de Seguridad Social y

de Relaciones con las Cortes.

En la Dirección General de Seguridad se iniciaron rápidamente las investigaciones para la localización v

la detención de los autores del asesinato.

También había cierta preocupación por fres manifestaciones no autorizadas y convocadas por el F. R. A.

P. unos trescientos militantes de grupos, al parecer de extrema derecha, salieron también a la calle para

expresar su apoyo a la Policía y a las Fuerzas Armadas, disolviéndose sin que se registraran incidentes.

DOLOR Y SERENIDAD.—Tanto en el Hospital Gómez Ulla como en la Academia Especial de la

Policía Armada, los dos lugares a los que fue trasladado el cuerpo sin vida del capitán Herguedas se

produjeron escenas de dolor y emoción. Numerosas Comisiones de las Fuerzas Armadas desfilaron

anoche por la capilla ardiente. Cabe destacar la presencia ante el túmulo del teniente general González

Vidaurreta y del gobernador civil de Madrid, señor Rosón,

EL ASESINATO DEL CAPITÁN HERGUEDAS

UN NUEVO GRUPO TERRORISTA SE ATRIBUYE EL ATENTADO

Madrid. (De nuestra Redacción.) A primera hora de la mañana de ayer fue asesinado en Madrid el

capitán de la Policía Armada don Florentino Herguedas Carretero, de cincuenta y cinco años, Jefe de la

Unidad de Radio-Patrullas del Departamento de Orden Público de la Jefatura Superior de Policía, cuando

se dirigía a su destino de trabajo.

El hecho ha sido reivindicado por una denominada Organización Revolucionarla de España Antifascista,

mediante llamadas telefónicas a las delegaciones de varias agencias informativas de Barcelona. Cabe

destacar que este grupo era hasta ahora completamente desconocido. El atentado ha coincidido con el

segundo aniversario de los fusilamientos de tres militantes del P. R. A. P. y dos de E. T. A., condenados a

muerte en Consejo de Guerra, en el año 1975.

Poco después de las siete de la mañana, el capitán Herguedas salió de su domicilio, sito en el numero 158

de la calle de Nuestra Señora de Valvanera, en el barrio de Carabanchel, vestido con el uniforme

reglamentario. Esta era la hora en que habitualmente se dirigía a su trabajo.

Al llegar a la calle de Camino de la Laguna en su confluencia con la Vía Carpetana, donde debía tomar el

autobús, recibió un disparo por la espalda. La bala le entró por la nuca, le atravesó la cabeza y salló por la

parte izquierda de la frente. Inmediatamente cayó sobre la acera. Eran exactamente las siete y veinte de la

mañana cuando algunos vecinos oyeron la detonación.

UN TIRO A BOCAJARRO. — Aunque hasta el momento no ha sido posible esclarecer la forma en que

sucedieron los hechos, parece ser que un joven de unos veinte años se acercó al capitán Herguedas por la

espalda, disparándole con una pistola a bocajarro. Según algunas versiones, el muchacho le había pedido

que le acompañara hasta un lugar donde se había producido un grave accidente, a lo que asintió la

víctima. Llegados frente al número 39 de la calle Camino de la Laguna, el joven, inesperadamente,

consumó el asesinato. Aunque al principio se pensó que el disparo había sido efectuado con una escopeta

de cañones recortados, técnicos de la Policía han declarado que fueron hechos por una pistola.

Otras fuentes informativas no descartan la posibilidad de que el autor del atentado fuera acompañado por

una segunda persona, que tampoco ha sido identificada hasta el momento, y que el asesinato se produjera

sin que mediara palabra entre la víctima y el agresor.

Unos diez minutos más tarde del atentado, una vecina de la finca, frente a la que cayó la víctima, abrió la

ventana y vio el cuerpo del capitán Herguedas tendido sotare la acera. Inmediatamente, su marido dio

aviso a la Comisaria de Los Cármenes, sita a unos 200 metros del lugar del suceso.

Un coche radio-patrulla recogía posteriormente al herido, que se encontraba en medio de un

impresionante charco de sangre. Al ser trasladado al coche dejó tras sí restos de masa encefálica y

esquirlas de loa huesos del cráneo.

EN ESTADO AGÓNICO. — El capitán Herguedas Ingresó a las ocho menos veinte en el servicio de

urgencias del hospital Gómez Ulla. Su estado era agónico, por lo que se decidió su Inmediato traslado a la

unidad de vigilancia Intensiva, donde se preparé el instrumenta necesario para realizar una intervención

do fue en vano, porque instantes después fallecía.

Don Florentino Herguedas Carretero nació en Torresearcela (Valladolid) el 11 de abril de 1922, contaba,

pues, cincuenta y cinco años. Ingresó en las Fuerzas de la Policía Armada el día 1 de diciembre de 1945,

ascendiendo al empleo de capitán en julio de 1975.

Estaba casado con doña María Lorenzo Robledo, y el matrimonio tenía un hijo, Miguel Ángel, de

veintidós años, aue actual-

Lugar del atentado

mente se encuentra cumpliendo el servicio militar en el Regimiento de Infantería Mallorca número 13, en

Lorca (Murcia). Estaba en posesión de tres cruces a la Constancia del Servicio y una Cruz al Mérito

Policial con distintivo rojo, constando en su hoja de servicios 14 felicitaciones públicas por su abnegación

en el cumplimiento del deber.

EN EL DEPOSITO. — La notica del atentado trascendió rápidamente a todos los medios políticos y

multares del país. El ministro de la Gobernación, don Rodolfo Martín Villa, se personó en el depósito del

hospital Gómez Ulla alrededor de !as nueve y media de la mañana, permaneciendo en sus dependencias

alrededor de treinta minutos. Poco después comenzaron a llegar distintos personalidades de la vida

militar, entre las que cabe destacar a los directores generales de Seguridad, Policía Armada y Guardia

Civil.

También acudieron a testimoniar el pésame a la familia, que había llegado al depósito del hospital

alrededor de las once y media de la mañana, el vicario general castrense, monseñor Benavente; el

gobernador civil de Madrid, don Juan José Rosón, y altos jefes de las Fuerzas de Orden Público.

A primeras horas de la tarde, el vicepresidente primero del Gobierno y ministro de Defensa, teniente

general Gutiérrez Mellado, acudió a velatorios del Gómez Ulla. Tras permanecer diez minutos en el

Interior del edificio, manifestó a los periodistas su «Indignación total» por el suceso. Entre las

personalidades que acudieron al centro médico existia una gran indignación por el asesinato, aunque en

medio de un ambiente de gran serenidad.

UN GRUPO DESCONOCIDO. — En lo que respecta a la reivindicación del atentado, a las dos de la

tarde se recibió una llamada telefónica en las delegaciones de agencias informativas en Barcelona, en las

que una voz masculina facilitó el siguiente comunicado:

«En nombre de la Organización Revolucionarla de España Antifascista (O.R.E.A.) reivindicamos el

atentado efectuado contra el capitán de la Policía Armada en Madrid.» Según fuentes de la Dirección

General de Seguridad, esta es la primera acción de este grupo terrorista, desconocido hasta ahora.

El cadáver de don Florentino Herguedas fue trasladado, sobre las cinco de la tarde, a la Academia

Especial de la Policía Armada, sita en la carretera de Canillas, donde se instaló la capilla ardiente. El

sepelio del policía asesinado tendrá lugar hoy, a las diez y media, de la capilla ardiente al cementerio

madrileño de Carabanchel.

 

< Volver