En Bilbao y Pamplona, respectivamente. 
 Atentados contra las sedes del PCE y del PNV  :   
 Ambos edificios sufrieron importantes desperfectos. 
 Arriba.    24/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

En Bilbao y Pamplona, respectivamente

ATENTADOS CONTRA LAS SEDES DEL PCE Y DEL PNV

Ambos edificios sufrieran importantes desperfectos

BILBAO. (Agencias.) Sobre las nueve de la noche de ayer varios individuos no identificados

arrojaron un «cóctej Moio-tov» en ei interior de los loca-les que el Partido Comunista c!e

Euskadi tiene en el barrio de Recalde, de Bilbao.

Tras la explosión, los locales del PC se envolvieron en flamas, lo que produjo el pánico debido

a| elevado número de personas que se encontraban en los mismos.

Desde las ocho y treinta de la noche, se celebraban algunas reuniones en la sede de este

partido, una de LKI, en torno a su próxima integración en la Liga Comunista; otra de la comisión

de control del barrio de BÜ-surto por la falta de locales para los partidos políticos de asta zona,

y una tercera de miembros del propio Partido Comunista de Euskadi.

Poco después del incendio, que fue sofocado por los bomberos, según un portavoz del propio

partido, se presentó la correspondiente denuncia ame la comisoria de Policía.

Asimismo, según se comunicó a la agencia Cifra, en medios del PC de Euskadi, uno de los

reunidos en los locales resultó herido de gravedad en un ojo, aunque se desconoce el tugar

donde fue atendido y el alcance de su lesión.

Por su parte también sobre las nueve de la noche hizo explosión un artefacto en la sede de|

Partido Nacionalista Vasco en Pamplona. Al parecer, el artefacto era de escasa potencia y de

mecha rápida. Como consecuencia del mismo, se originó un pequeño Incendio que fue

sofocado por tos bomberos. La explosión produjo bastantes destrozos materiales en los

locales.

Posteriormente, sobre las diez menos cuarto de la noche, el cornado Adolfo Hitter, a través de

llamada a la misma sede del PNV, reivindicó el atentado, afirmando al mismo tiempo que se

trataba sólo de un aviso. Posteriormente, otra llamada del mismo comando a un periódico local

reivindicó también el atentado. No ha habido que lamentar desgracias personales.

 

< Volver