Autor: Solar Ordóñez, José Juan del. 
   Terrorismo     
 
 Arriba.    01/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

TERRORISMO

DIECINUEVE miembros del Consejo de Europa — del que ya formamos parte— firmaron en enero un

documento por el cual prácticamente se Identificaban el terrorismo político y la criminalidad común. El

documento cuyo objetivo principal era posibilitar la extradición de los secuestradores de aviones, raptos,

atentados con bombas, era el primer enganche para conectar un teléfono rojo contra el terrorismo, el

principio de una conexión Internacional para luchar contra esa plaga que hace tambalearse a los propios

Estados que la sufren.

El documento, como bien señala la revista «Comunidad Europea», na quedado bastante aguado por la

presión de algunos juristas como Gerard Soulier de Amiens, que considera inadmisible «ver asimilar a los

militantes vascos. Irlandeses o de otra nacionalidad, a vulgares hampones», así como por las válvulas de

escape que se han buscado los firmantes del mismo.

La opinión del jurista De Amiens puede ser muy respetable, pero lo cierto es que esos grupos o

grepúsculos que él día como portadores de no sé qué valores actúan, se mueven y realizan actos, no ya de

simples hampones, lo cual seria hasta benévolo, sino como criminales de la peor especie. Pensar que el

asesino del comandante Imaz tiene, por el simple hecho de ser de la ETA, libre franquicia para burlarse

de la nación española desde cualquier punto de Europa, es algo que despierta un bochornoso rubor, tanto

jurídico como nacional y político. Lo cierto es que aún cuando hasta ahora los pasos hayan sido más o

menos tímidos, las naciones se están convenciendo de que el terrorismo hay que atajarlo

comunitariamente, sea del matiz que sea, antes de que éste dé al traste con la propia existencia del Estado.

José Juan DEL SOLAR ORDOÑEZ

 

< Volver