Actitud responsable     
 
 Ya.    17/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

17-X-76 EDITORIAL

ACTITUD RESPONSABLE

A lo vista de las últimas actitudes públicas hamos de recordar aquella Coordinadora de Organizaciones

Sindicales (COS), que, comoJIe sabe, está compuesta por la Unión General de Trabajadores (UGT),

Comisiones Obreras (CC. OO.) y Unión Sindical Obrera (USO), |*i expuesto tus punto* de vista sobre los

objetivos a alcanzar. Se Trata de un conjunto de peticiones que afectan a| aspecto salarial, a la duración de

la jornada laboral, a las condiciones de trabajo y a las reivindicaciónes políticas

I AS peticiones realizadas por la plataforma reivindicativa de la Coordinadora de Organizaciones

Sindicales persiguen, en definitiva, la ruptura democrática y sindical y reivindicaciones sociales,

económicas y politicas. En conjunto, nada sorprende, excepto el hecho de que, como en el pedir no hay

engaño, extraña que no se hayan extendido en peticiones más amplias.

pERO este es lo de menos. Respetamos, por supuesto, toda petición, venga de dond» venga, que aspire a

mejorar nuestras condiciones de vida y, en particular, las cotas alcanzadas por el mundo laboral. La

interrogante que hay que plantearse es en qui medida la Coordinadora de Organizaciones Sindicales o, lo

que es lo mismo, los grupos que ta constituyen están dispuesto» a colaborar para conseguir que las

peticiones se hagan realidad en un plazo razonable.

Oí la respuesta et afirmativa, hay que plantearse seriamente cuáles son los procedimientos para ello. Ante

todo, no creemos que sean los desordene* y tas huelga», que conllevan la desaparición de la pequeña y

mediana empresa. Es alarmante el número creciente de empresas que han quebrado o suspendido., pagos

durante los primeros meses de 1976. Aunque las causas son muy complejas, creemos que algo habrá

tenido que ver la anormalidad laborahde comienzos de año. Se puede reivindicar y exigir todo lo exigible,

sin poner por delante la huelga y el desorden, porque matamos la gallina de los huevos de oro, por una

parte, y, por otra, se agrava la situación y repercute directamente contra la masa de) pueblo, mucho más

cuanto más débil. ¿Es esto lo que pretenden los dirigentes para crear un clima de exasperación que

favorezca sus fines perturbadores, a costa de las masas?

pOR ello, pedimos coherencia y responsabilidad en las actitudes. No suceda que los líderes obreros filen

unos objetivos y unos criterios de actuación para alcanzarlos que, en último extremo, sean contrarios a las

justas aspiraciones del mundo laboral, que siempre hemos defendido y apoyado. Exigimos todos una

sociedad más justa y más libre. Hay muchas coias que cambiar. Pero no «e consigue nada destruyendo

nuestros propios puestos de trabajo. Nos gustaría que este comentario sirva para reflexionar a aquellos

que están dispuestos a que el otoño sea caliente de verdad. SI,a pesar de todo, no se pueda evitar, seamos

conscientes de lo que ello supone Las lamentaciones después no sirven para nada.

 

< Volver