Autor: Javierre, José María. 
   Pérez Escolar  :   
 A la gran alianza: sí, pero.... 
 Ya.    17/10/1976.  Páginas: 2. Párrafos: 18. 

LA CARAVANA «FUE PASA

PÉREZ ESCOLAR

(A VA "GRAN ALIANZA"): "Si, PERO..."

—El problema esta, Rafael, en que los votantes tuyo» y quienes voten a Fraga de hecho estarán votando a

Fernandez de la Mora. _

Rafael Pérez Escolar es el más europeo de los nuevos políticos españoles. Ama la claridad, aplica el rigor

a los juicios; • utiliza la Ironía. Desconfia de la clase política a la que ya irremediablemente pertenece.

Contó lo que le ocurrió yendo el otro día en un taxi:

—Vi qu« el taxista tenía un periódico de la mañana; 1« pedí permiso para leerlo; estaba abierto por una

página con opiniones de políticos Importantes, desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha. Me

preguntó el taxista si me interesaban estas cosas; le dije que sf. Y me soltó a bocajarro: "Mire usted, si es

que estos tíos dicen todos lo mismo," Esto debiéramos evitar: que el hombre de la calle, quien un día

votara, vea que todos decimos lo mismo. Resulta triste para todos: lo» de.1 centro, los de la derecha y los

de la Izquierda.

Si un día, ese día de los votos, le toca mandar, que le tocará, Pérez Escolar empujara el país hacia

posiciones honestas de corte clasico; intentará, educar politicamente a los ciudadanos de España, Pues no

le quedan sudores que pasar. Sólo el buen metal de lo.s gobernantes conseguirá que respetemo.s el

Estado, Estamos lejos aún de la democracia pura. Trescientos cincuenta añoa antes de Jesucristo, los

griegos de Esparta impusieron una multa a au ejemplar monarca Agesilao: "Porque con sus virtudes

conquista la adhesión de los ciudadanos, adhesión que pertenece al Estado." Aquí nos urge hallar

políticos que con sus cualidades consigan la adhesión de los ciudadanos para el Estado.

—La Impetuosidad de Frafa. Rafael, su talante autoritario. Pérez Escolar toma a pitorreo la sacralidad de

los cansinas políticos.

— ¿Recuerdas, José María, la leeelón séptima del catecismo que Napoleón impuso a las parroquias del

imperio francés T Una pregunta inquiría: " ;,Qwí debemos pensar de aquellos que faltan a üus

deberes hacia nuestro emperador?" Y la respuesta era nítida: "He opondrían al orden establecido por

el mismo Dios y «e harían dignos de la condenación eterna." Yo prefiero ver cubiertos los designios

de Dios a través de las decisione» políticas del pueblo. Que la inspiración de lo más alto discurra por

la vía de l« democracia y no de la autocracia.

El más europeo de nuestros nuevos políticos. No presume, pero .se mantuvo al margen de los esquemas

del régimen franquista. Nacido en familia modesta, pronto huérfano, obtuvo plaza de administrativo en un

banco para ganar el dinero con que llevar adelante sus estudios.

—A quienes por nuestro trabajo faltábamos a eluse, Ibañez Martín (;qwA taU*ntu social!) nos impuso

solmlusas "por Aispensa «le escolaridad".

Un es fuer/.o implacable, las jornadas de trabajo «in frontera entre el día y la norUe, siempre acogedora la

sonnsa y cordial el geato, enórgtco y enemigo de l« adulación. 1? ascendió hasta la suprema plantilla de

mando de su mismo banco juvenil. En aquel verano de Barrera de Irimo le bastaran cuatro meses para

realizar la fusión de las refinerías del INI. Los gestores del cOmeicio petrolero recuerdan la tenacidad y el

talento de sus gestiones hasta conseguir una sustanciosa rebaja de los crudos. A Pérez Escolar le apasiona

el mundo judicial. Pero sf un día. ese día de los votos, le encomendamos los ciudadanos

José María I\\ Il.liUK (Continúa en pág. siguiente)

PEREZ ESCOLAR

(Viene de la pagina anterior)

encontrar solución para «1 problem* económico de España, verán ustedes cómo lo* problema*

económico* da Eapana tenían solución: Pérez Escolar hallará la solución, y usteda* van a iccordar mi

profecía.

Hombre sencillo, de orígenes modestos y ensamblado resueltstaeata en «1 selecto entramado del mondo

empresarial, era «1 pájaro pinto capac de crearle * Frag* ni anhelada base centrista. Lo Intentó

generosamente, con empeño titánico, abandonando «us Intereses profesionales.

—Orco qo« la* fuera* del centro—dije a las puerta* del Terrnno nttfcno—, reformistas, liberaJes,

democristianos, socialdemócratas, ¿tantea una Indeclinable vocación a la unidad a través de alianzas y

mecanismos federativos; no *é *1 esta unidad «e legrar* «ofcercBéentente antes de hw elecciones, pero

n* peerá* las esperanzas.

Pw« ya están perdida*. El intento de Reforma Democrática fracasó, jas /uerzaj centristas siguen dispersas.

Fraga replegó a posiciones derechistas, tejió la nueva Alianza. ¿Y cuál es ahora la postura de Reforma

Democrática ?

—Quienes os voten, Rafael, votarán también a Fernández de 1a Mora; ea decir, la. continuación d«l

franquismo después de Franco.

Pérz Escolar percibe la intención que mis palabras no expresan: ¿ Hubiera sido más rentable para

Reforma Democrática mantener sus posiciones centristas y desvincularse de la última operación Fraga,

que culmina en ">la santa Alianza" ? ¿ No pierde ahora su credibilidad democrática vinculándose e, una

larga leíanla de ministros de Franco que ya cerraron su ciclo vit&l?

Le veo cansado, pero firme. Le.hubieran gustado rumbos distinto*, evidentemente. Aceita la Yealidad,

con sentido politico. Será fiel a sus compromiso». Piensa que Reíorma cumple una función en la Alianza,

mantener tea! mente loe contenidos democrático*. Lo* nombres de Alianza representan familias políticas

enmarcadas en un horizonte electoral amplio, quizá cubren un tercio del país: No ae lea puede condenar a

"que *e mueran", ya que Franco murió. Están ahí. Viven, existen, votarán. Hay que darles, también a

ellos, un camino democrático. Tienen la obsesión del comunismo, no ven que convendría aceptar el

reconocimiento legan fiel Partido Comunista para clarificar de una vez su peso y delimitar la frontera del

socialismo, peligrosamente oscurecida. Fuera de ese rencor visceral, son recuperables. Y no «e tes puede

eliminar:

—Quisiera conseguir que dejemos en la cuneta la óptica franquista, no volvamos los ojos constantemente

al pasado. NI •iquiera quiene* eatuvimo* tejo» del régimen «orno* inocente* con respecto a la dictadura.

Ni en la hufuferd* ni en la derecha tuvimos aballa* para echarnos al monte. Pues ahora re*utta ridiculo

presumir, e Insensato arrogarse derechos de Insulto y eackuione*. Déjenlo* eA pasado en pac y miremos

al futuro. Corremos peligro de caer en manos de político*» frustrados, ¿Si se puede votar a Gonzalo? Ep

limpia democracia, se le puede votar. Se puede votar * todo aquel que no se coloque dentro del Código

Penal. Aceptemos seriamente la convivencia democrática. España necesita actitudes reformist*» que

eviten la bipolarizacáon del país en do* frente* antagónico» y en estado de guerra permanente. Las

alianzas no harán perder a Reforma nuestra identidad centrista, y ayudarán a superar i» atomización

política, producto de cuarenta anos de privación de libertades. Considero ya arcaica una concepción de la

vida política espadóla basada en la dialéctica franquismo-antifranquismo. Franco no manda, dejó de

exiatir. España, adelante. Pongamos mano a la urgent* reconstrucción nacional en la democracia. Todos,

todo*, sin fra, sin odios, sin rencores matórico*. Desde la derecha, desde el centro y desde la izquierda.

Cada cual en su sitio. Con limpieza, con honestidad. Y aceptando la existencia de los demás. Que están

ahí, José Maria, también los que •vienen del franquismo. Hay que exigirles corrección democrática. Esta

es 1* función de Reforma «n la Alianza.

Le hubieran gustado nimbe» distintos, pero será leal a svi partido. Un día, el día de los votoa, a Pérez

Escolar le tocaiá remediar ai caos económico de España, Su secreto reside "en ganar la confianza del pats

e Inspirarla a su vez a cuantos están implicados en el Juego de la economía, trabajadores, empresarios".

Ese día acabaremos "con la incertidumbre, la inseguridad, la descoïifianza, que mantienen prácticamente

paralizada la. Inversión, extranjera e Interior". Ese día el personal rionocerá. un político nuevo, europeo

oabal, que no* pondrá a todos a trabajar seriamente. Saldremos dol caos económico. Recordaiéis mi

profecía. Ojalá, ya, ese día de los votos.

José María JAVIERRE

 

< Volver