Aspera sesión el el Congreso. 
 Aprobada la comisión de encuesta sobre los sucesos de Málaga y Tenerife     
 
 Ya.    24/12/1977.  Página: 9-10. Páginas: 2. Párrafos: 15. 

Aprobado la comisión de encuesta sobre los sucesos de Malaya y Tenerife

ÁSPERA SESIÓN EN EL CONGRESO FRAGA IRIBARME: "Constante de-gradación del orden

público" • MIGUEL ROCA: "Infundir desconfianzas es también atentar contra él" • Carrillo calificó a

Fraga como "especialista en provocar desórdenes"

Sereno discurso del ministro del Interior: "El proceso democrático inciado no hubiera sida posible sin la

actuación de las Fuerzas de Orden Público" • "Nunca hubo -resultados tan negativos en el tema

terrorista como durante la vigencia del decreto-ley antiterrorista"

Áspera sesión plenaria la - celebrada ayer por el Congreso. Después de la maratoniana jornada del jueves

sobre presupuestos, se entraba en el segundo punto del orden del día: "De una comisión de encuesta -

sobre los acontecimientos producidos en Málaga y Tenerife." Los diferentes grupos parlamentarios iban a

tener la oportunidad para explicar su voto o, como dijo el presidente de la Cámara, señor Alvarez de

Miranda, al iniciarse la sesión, para "explicar las lineas generales de la propuesta". Pero tanto la necesidad

y conveniencia de esa comisión de encuesta como la actual política gubernamental de orden público

quedaron oscurecidas y casi olvidadas por el áspero debate surgido, mínimamente clarificador. Momentos

especialmente duros fueron el enfrentamiento Fraga-Carrillo y la réplica del socialista Gregorio Peces-

Barba al portavoz de UCD José Pedro Pérez Llorca.

Eran poco más de las diez y media de la mañana cuando él presidente de la Cámara abrió la sesión y dio

paso al segundo punto del orden del día. El primero en hacer uso de la palabra fue el dipútalo socialista

Rafael Ballesteros. Intervención sosegada, donde el diputado malagueño señaló que el Gobierno y la

UCD habían hecho "grandes esfuerzos por silenciar la voz de los socialista sobre los sucesos". Dijo que

su partido "jamás toleraría" que se sustrajeran a la Cámara los grives problemas del país, y calificó la

agresión a un diputado socialista malagueño como "ofensa al Parlamento". "No bastan declaraciones—

dijo—. Es necesario que las Fuerzas de Orden Público tengan en los puestos de responsabilidad a

personas que hagan que las FOP estén al servicio de las libertades y actúen en defensa de los derechos

ciudadanos.´´

Habló a continuación el comunista malagueño Tomás García García para manifestar el "respaldo total de

su grupo parlamentario" a la comisión de encuesta. Pero prejuzgó resultados al asegurar que "elementos

fascistas de organizaciones paramilitares habían actuado como provocadores en los sucesos de Málaga.

Se refirió al ex presidente de la Diputación malagueña como hombre "ligado a los elementos más ultras

de la ciudad y tuvo alusiones para el "bunker de Fuengirola". "No tenemos nada contra las FOP—

subrayó—, pero hay que depurar las responsabilidades, de quienes pretenden enfrentar a, éstas con el

´pueblo en un proceso desestabilizador." Otro malagueño subió al estrado, esta vez el diputado de UCD

Ignacio Javier Huelín Vallejo, para pedir que no se anticiparan conclusiones y prestar su apoyo a la

comisión de encuesta a la vez que aseguraba que UCD no deseaba acallar a nadie, porque el partido

mismo había considerado la coveniencia de la comisión y había puesto en marcha los correspondientes

resortes democráticos.

FRAGA: "Constante degradación del orden público"

Hasta aquí la sesión había transcurrido ron normalidad, aunque se veía que en cualquier, momento podía

"dispararse". Y tomó la palabra el representante de Alianza Popular Manuel Fraga Iribarme. El señor

Fraga abrió la caja de los truenos tras una breve introducción, en la que dijo que AP había retirado su

apoyo a la primera moción —sucesos de Málaga—cuando al plantearse la segunda—Tenerife—. Alianza

Popular "vislumbró que había un propósito selectivo de temas". "Investigar, sí—dijo el dirigente de AP—

, pero sobre todos los temas de orden público." Porque, a su entender, muchos ciudadanos piensan que

está en peligro su seguridad; porque no se podía investigar sobre Málaga y Tenerife sin interrogarse

también por lo sucedido en Irún y Pamplona; porque el país se encuentra en un "proceso constante de

degradación" del orden público; porque el compromiso de los partidos de hacer una ley antiterrorista o de

defensa de la democracia se había quedado "en el agua de borrajas" de la Policía Judicial. Y el señor

Fraga echó mano le las cifras. "Desde el 15 de junio—recordó—la Guardia Civil luí sufrido 127

agresiones; la Policía Armada, 121; las Fuerzas Armadas, 21; ha habido 76 casos de exhibición de

banderas republicanas..." El representante de AP siguió refiriéndose al incremento de robos, atracos y

delincuencia; a las "constantes" violaciones y a la decadencia del principio de autoridad. "Pero cuanto se

trata de los agentes del orden—recalcó en medio de un profundo silencio—-, entonces funciona de modo

fulminante ese principio, como en el caso del general Prieto." Y siguió diciendo: "Que la Cámara se

ocupe

en serio del orden público. Es hora de poner coto al desorden, de dejar de amnistiar a vulgares criminales,

de investigar seriamente las causas del deterioro del orden público. Porque contra éste se atenta cuando se

deja actuar a los piquetes; cuando enseñantes y comentaristas des- , prestigian ciertos principios; cuando

las autoridades se inhiben." Y terminó dirigiéndose al Gobierno: "Defended de una vez con hechos el

orden público. Sin él se deshará España."

La batalla estaba planteada Aunque no había sido su intención, pareció deducirse, que el señor Fraga

relacionaba el incremento del deterioro del orden público con la democracia. La réplica veía venirse. Pero

el siguiente orador, el catalán Miguel Roca, eludió alusiones persona-les, en una intervención muy

aplaudida por UCD y PSOE. Al diputado catalán, las palabras del señor Fraga le habían recordado el

famoso disculpo de Gil-Robles poco antes del 18 de julio de 1936. "Y esto—dijo—no es cierto. La

situación que vivimos no es dramática y no hay que dramatizarla. Tampoco es hora de recordar tiempos

pasados. El monopolio de la defensa del orden público no se corresponde a Alianza Popular, sino que

todos estamos responsabilizados en él. Y conste que hay muchas formas de atentar contra e! orden

público. Una de ellas, el intentar infundir desconfianzas en la estructura del Estado y en la democracia."

En parecidos términos se expresó el portavoz del Grupo Mixto Raúl Morodo: "No conviene dramatizar

los hechos. No existen condiciones objetivas ni políticas para comparar la situación actual con la del 36.

Pero si es necesario un control democrático de las actuaciones de las FOP "

GÓMEZ LLÓRENTE: "Política desacertada"

Se abrió el turno de réplica. Y bajó de La mesa al estrado el diputado socialista Luis. Gómez

Llórente. "Vaya por delante—comenzó diciendo—nuestro respeto a las FOP, a la vez que

rechazamos esas maniobras que tienden a antagonizar al PSOE con las fuerzas de¡ orden públi-

co."El señor Gómez Llorente fue desgranando sus réplicas, especialmente dirigidas al señor Fraga:

"No, podemos tolerar que se comparen, las acciones terroristas con las deficientes actuaciones en

política de orden público Ambas son combatibles, pero cada una por su camino adecua-do. La

Policía y el poder judicial son las que tienen que entender del terrorismo Pero a esta Cámara le

compete el control de te desacertada política que sobre orden público se está siguiendo. El

enfoque autoritario del orden público conduce a la violencia, como ocurrió en los años de! franquismo.

El señor Fraga nos ha proporcionado una estadística, pero podíamos confeccionar otra de cuando él era

ministro de la Gobernación Un enfoque autoritario de¡ orden público está encauzando la vida de la nación

hacia situaciones de mayores víctimas entre las fuerzas de los servidores del Estado. Y en ellas pensamos

cuando pedimos un enfoque democrático ´

A continuación tomó la palabra el dirigiente comunista Santiago Carrillo. El señor Fraga iba a ser objeto

de sus ataques ´Fraga—dijo—ha hecho un mal servicio al Parlamento, a Alianzu Popular y a su nueva

imagen, porque ha venido a repetir conceptos de los años treinta con que se fue generando la violencia

que condujo a la guerra civil. Y ése no es camino de la democracia y de la reconciliación nacional." Con

su voz pausada. Carrillo pareció amenazar, en otro momento de su intervención, con una nueva guerra

civil, "donde los ganadores no serían tai vez los de antes", y no se mostró de acuerdo con que el país

estuviera al borde de la ruina. Y dirigiéndose directamente a Fraga dijo: "Usted fue un especialista en

provocar desórdenes y ha dejado una triste memoria. Si algo reprocho a Martín Villa es que a veces

parece un discípulo de su señoría." Después se dirigió al Gobierno y pidió que se quitara de puestos

importantes a hombres qué son "unos auténticos torturadores" para colocar a otros no tarados por

prácticas pasadas." Cuando Carrillo hablaba de los torturadores, una voz en la tribuna pública gritó:

"¡Paracuellos!"

PÉREZ LLORCA: "Debate decepcionante"

Tras la intervención de Francisco Ramos en nombre de Socialistas de Cataluña, el portavoz de UCD. José

Pedro P Llorca mostró su decepción por el debate. "Se han arrojado viejas flechas, viejas querellas que

parecían estar superadas... Ha sido éste un debate contraproducente para la investigación que realice la

Comisión y para el mismo orden público... Se ha dado un pequeño paso hacia una alternativa que no es de

poder y que no es democrática."

Pidieron la palabra el catalán Heribert Barrera (Esquerra Republicana) y Francisco Letamendía

(Euskadiko Esquerra). Por cuestiones reglamentarias, el presidente de la Cámara no se la concedió al

primero. Al segundo le recordó que sólo podía replicar a alusiones personales (el señor Fraga había

hecho, una). El señor Letamendía recordó los sucesos de Vitoria y Montejurra, fue cortado varias veces

por el señor Alvarez de Miranda y terminó pidiendo que en el País Vasco el orden público sea defendido

por fuerzas vascas dependientes de los poderes autonómicos vascos. En turno de alusiones, volvió a

hablar el señor Fraga, esta vez mucho más enérgicamente. "Con mis palabras no he puesto en cuestión la

democracia, sino que he señalado lo que puede ponerla en peligro. Ciertamente —y lo sé muy bien- los

años setenta no son los años treinta... Nunca han sido atacadas tanto como ahora las fuerzas de orden

público... No tengo miedo a que se consulten las hemerotecas para confeccionar estadísticas de épocas

pasadas." Y refiriéndose a Carrillo, terminó diciendo: "La piel de cordero nunca acaba por tapar pies o

manos rojos de sangre." Cuando en esta su intervención el señor Fraga se refirió a que él no estaba en

España cuando los sucesos de Vitoria y Montejurra, el presidente del Gobierno—encargado como

sustituto en aquellas fechas del Ministerio de la Gobernación—hizo un gesto muy significativo. Desde

luego no estaba de acuerdo con la responsabilidad que quería eludir el señor Fraga.

Sereno, Martín Villa

La serena intervención de! ministro del Interior, señor Martín Villa, vino a calmar un poco e! ambiente y

a poner las cosas en su sitio. El ministro se mostraba de acuerdo con la puesta en marcha de la comisión

de encuesta a la que el departamento aportará cuantos datos estén a su disposición. Dijo después que no es

tarea fácil ni cómoda, ni oficio deseable, dirigir la política de orden público, porque es difícil encontrar un

término medio en problemas callejeros. Dijo que ofrecen un saldo preocupante, pero menor que el de

países cotí situación política análoga a la nuestra. Señaló también el ministro que "no estamos quietos

ante este triple reto", pero que no se puede caer en la tentación de proponer normas con apariencia de

autoridad que pudieran dar resultados poco positivos. A este respecto señaló que nunca hubo resultados

tan negativos es el tema terrorista como en el segundo semestre cíe 1975, tiempo en el que estaba vidente

el decreto-ley antiterrorista.

Dijo después que no es re-creándose en el pasado ni faltando a la verdad como se pueden resolver los

problemas del país. Afirmó que aunque sucesos corno los de Vitoria y Montejurra podían haberle

ocurrido a él debía decir que cuando las verdades se dicen a medias entrañan la mayor de las falsedades, y

que el hecho de que el entonces ministro de Gobernación saliera del país en la madrugada anterior a tales

hechos no es motivo suficiente para no asumir la responsabilidad de los mismos y endosarla a otro.

Respaldo a las FOP

El ministro señaló que el Gobierno no es partidario de restringir el ejercicio de los derechos de los

ciudadanos, ya que esto sería un éxito fácil a corto plazo y un tremendo error a medio plazo. Manifestó

que el Gobierno puede ofrecer unos resultados positivos de la nueva política de orden público, entendida

ésta como un entramado de personas, medios y normas para contribuir al ejercicio pacífico de las

libertades. Como prueba de la neuraltidad ideológica de las FOP, afirmó que ofrecen mejores resultados

en la represión del llamado "terrorismo blanco" que

(Continúa en la pág. sigte.)

tre el conecto ejercicio de la autoridad y el correcto ejercicio de las libertades ciudadanas. El ministro

rechazó rotundamente las acusaciones de debilidad, por una parte, y de practicar, una política de la que

resultan excesos lamentables, por otra.

Añadió que no quería recrearse en errores del pasado, por lo que no daba ahora ningún dato, que

entregará en otra ocasión a la Cámara sobre índices de delincuencia común, terrorismo y

24-XII-77

NACIONAL

Pág. 9 - YA

Aprobada la Comisión de encuesta,,,

(Viene de la página anterior)

en el caso del llamado "terrorismo rojo".

Pidió el respaldo incondicinoal de la sociedad a las FOP y dijo que no pueden condenarse sus actuaciones

y silenciar las agresiones y provocaciones de que son objeto. "El proceso democrático iniciado—añadió—

no hubiera sido posible sin la actuación de las FOP." En cuanto a las manifestaciones callejeras, afirmó no

estar dispuesto a barricadas, pillajes o vandalismo, que deben ser reprimidos con eficacia y con el menor

daño posible a las personas; pero cuando se ataca y se hostiga a las FOP hasta ¡a situación límite de

defender su vida, que nadie se sorprenda de los resultados.

Acto seguido el presidente de la Cámara sometió a votación la creación de la comisión de encuesta, que

fue aprobada por 299 votos a favor, dos en contra y 17 abstenciones. Un descanso de media hora

contribuyó a distender más los ánimos. Seguidamente pidió la palabra para explicación de voto el tenor

Peces-Barba, quien arremetió contra e! portavoz de UCD. El diputado socialista había entendido como

alusión al PSOE las palabras del señor Pérez Llorca referidas a "una alternativa de poder no democrática",

y se lanzó contra el partido de ¡a mayoría: "Nadie tiene antecedentes tan limpios en defensa de la

democracia como los socialistas. No admitimos lecciones de democracia de ningún oráculo." El señor

Pérez Llorca tuvo entonces que explicarse de nuevo: "Cuando digo que este pleno ha dado un paso

pequeño hacia alternativas de poder no democráticas no he querido referirme a ninguna de las-presentes."

Santiago Carrillo también quiso matizar su intervención: "No he querido amenazar con otra guerra civil.

He querido decir que cualquier, tentativa de onvolución en este país podía ser involución en este país la

intentaran. Quienes hayan creído que amenazaba con una nueva guerra civil, han ido demasiado lejos." Y

así terminó la áspera sesión de Ja mañana. Casi cuatro horas para poner en marcha una comisión de

encuesta., en cuya conveniencia había amplío consenso.

 

< Volver