Autor: Narvión, Pilar (CASANDRA). 
   ¿Cuándo trabajan nuestros políticos?     
 
 Pueblo.    02/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

¿CUANDO TRABAJAN NUESTROS POLÍTICOS?

Resulta un poco alarmante, los asuntos de la república, tal y como se présenla de complicada

la política, la economía, la sociología, la educación, o cualquier otro problema de los que tenemos

pendiente en el mundo moderno, requieren días y noches de estudio serio, de meditación profunda, de

contraste de pareceres con otros expertos. Hasta para examinarse de Historia d« la Literatura Es

pañola del Siglo XIX eI alumno tiene que retirarse, como quien hace un noviciado, » estudiar los temas a

fondo.

No hablemos si se trata de hacer oposiciones a abogado de! Estado, a no«•10 o a registrador Pues bien:

parece que las oposiciones a líder son mas fáciles y precisan menos entrega a la preparación. Vedlos ahí.

a la derecha y a la izquierda, sin olvidar el centro, dedicando horas y días, semanas y meses «I relumbrón

de los actos político-sociales * la moda. No hay tarde sm sarampión de encieles, presentaciones de libros,

puesta da largo do revistas y periódicos, conferencias y homenajes, y no hay noches sin banquetes.

estrenos politico-teatrales, recitales musicales significativos, o entrega de premios con mlen§n dentro.

Cuando nuestros hombres político* y sus equipos de pensamiento abandonan la tumultuosa sociedad de

los salones, se van de viaje a ver e! país valenciano, al Principado de Cataluña, a la Italia de la democracia

cristiana, a la Francia giscardiana. o los Estados Unidos preelectorales, y, para mantener el fuego sagrado

de la amistad homologable. allá los vemos abrazando a los Willy. retratándose con los Moro, o saludan*a

los Bumedianes. Yo no tengo nada contra las visitan, los viajes y los abra/os a correligionarios, pero si las

simples amas de casa para tener la cena a punto, las anuarios en orden y llevar a tus chicos al colegio no

tienen tiempo para nada; si en un orden de cosas más complicado el catedrático que prepara las clases con

honestidad no esta para nadie la mitad del año. o el escritor que escriba un libro se retira del mundanal

ruido un año. de verdad que me admira ver a los hombres que han de democratizarnos la democracia con

tanto tiempo para ir y venir del whisky del Eurobuilding a la naranjada de Mayte, y de los grandes

expresos europeos á las fjamantes lineas aéreas, sobre todo ahora que se pierde tanto tiempo en el

aeropuerto.

Quiza el secreto esté en que todos estos que suponemos los líderes, los c e r e bros pensantes, los hombres

de la situación, son solamente los responsables de las relaciones públicas de las ideas de los otros,

verdaderos cerebros pensantes, los hombres que trabajan en la sombra, y real y verdaderamente se

inclinan sobre los arduos problemas del país, mientras los otros los cacarean entre la aceituna del

aperitivo y el café, copa y puro del final del banquete.

• Pido mil perdones por la impertinente comparación; pero cuando inicié por los años cincuenta mi vida

profesional con una columna que se llamaba «Crónica de Madrid», me pasaba «I día corriendo de los

«versos con faldas a las «.alforjas para las letras y de versos a media noche a la «poesía de café con

leche». Del cafe con leche nos hemos remontado al salmón ahumado; pero la clase política de hoy me

recuerda, mil perdones, a la clasp poética de los anos cincuenta.

Pilar NARVION

 

< Volver