"A los grupos terroristas, cualquiera que sea su ideología o ubicación, responderá con la guerra"  :   
 "Instrucción reservada" del Ministerio de Interior, a los gobernadores civiles.. 
 ABC.    29/10/1977.  Página: 11-12. Páginas: 2. Párrafos: 54. 

A B C SÁBADO, 29 DE OCTUBRE DE 1977.

" LOS GRUPOS TERRORISTAS, CUALQUIERA QUE SEA SU IDEOLOGÍA O UBICACIÓN, SE

RESPONDERÁ CON LA GUERRA»

«Instrucción reservada» del Ministerio del Interior a los gobernadores civiles

«El terrorismo es un reto permanente a la propia estabilidad del Estado y la respuesta del Gobierno debe

ser contundente y decisiva. A los grupos terroristas, cualquiera que sea su ideología o ubicación, se

responderá con la guerra.» «Debe dedicarse especial atención al problema de la delincuencia común, que

muchas reces crea en el ciudadano un mayor grado de inquietud y preocupación que las actuaciones

políticas violentas.»

«Solamente el ejercido de la autoridad puede hacer posible la democracia»

Estos aspectos, así como el orden público, los atracos y otros muchos temas son ampliamente tratados en

una «Instrucción reservada» que el ministro del Interior ha entregado a los gobernadores civiles de trece

provincias, durante las reuniones celebradas en Madrid en fecha reciente. Se trata de un extenso

documento con Instrucciones muy concretas sobre la actuación de los gobernadores civiles, cuyos puntos

más sobresalientes resumimos a continuación:

Legitimidad democrática del Gobierno

Se subraya en el primer apartado que «el Gobierno actual tiene su origen en la Unión de Centro

Democrático, partido formado por distintas fuerzas políticas, que ganó las elecciones generales celebradas

el 15 de junio. El Gobierno —añade— es, por tanto, un Gobierno democrático, que cuenta con el respaldo

del pueblo-español y que por ello ostenta la mayoría en el Parlamento.

Sobre estas bases ha de, entenderse su principal obligación, que se resume en un mandato popular para

gobernar y en la legitimidad para ejercer la autoridad...

«Se impone así —dice más adelante la «Instrucción»— una absoluta seguridad, por parte de las

autoridades gubernativas, en cuanto a la legitimidad y respaldo de su actuación, puesto que su mandato

emana de la voluntad popular, expresada democráticamente... Es por ello que el ejercicio de la autoridad

debe asentarse en el .convencimiento absoluto de que se cumple el mandato popular, expresado en las

elecciones. Se corre un grave riesgo al confundir democracia con falta de autoridad, siendo así que

solamente el ejercicio de la autoridad puede hacer posible la democracia.

Prestigiar la imagen del gobernador civil

Tras afirmar que es necesario que no exista un divorcio entre la autoridad y las fuerzas sociales, señala la

«Instrucción» que «debe prestigiarse la Imagen del gobernador civil>, procurando que no sea la «primera

instancia -, sino la última.

Se aconseja para ello a los gobernadores un equilibrio entre el exceso de Intervención y el defecto o

abandono excesivo de las competencias. «En este sentido, el gobernador civil agotará los cauces

establecidos, legal y reglamentariamente, antes de comprometer su autoridad de manera innecesaria. >

Se aconseja al gobernador civil «dar juego a las autoridades que te están subordinadas» y ejercer su

autoridad solamente cuando esta vía sea Insuficiente o fracase. Se cita el caso concreto de la

conflictividad laboral —hoy día la más extendida— y se señala que en ella las Delegaciones Provinciales

de Trabajo deben tener una destacada intervención, para lo que se debe fortalecer su Imagen e Incluso su

prestigio como interlocutores válidos, fomentando su intervención en la mediación previa al conflicto.

Quien gobierna es el Gobierno

La «Instrucción» alude a la frecuente Intervención de parlamentarios, representantes de partidos y de

Centrales Sindicales, que tratan de imponer diversos criterios a las autoridades, y a este respecto afirma:

«Quien gobierna es el Gobierno.» Ni a los partidos ni a las Centrales Sindicales les es dado interferir la

acción del Gobierno, al no M por las vías establecidas al efecto.

«Habida cuenta de la separación de poderes consustancial a la democracia, el Parlamento hace las leyes,

pero* el Gobierno las «ejecuta» bajo 1* fiscalización de las Corte respetándose mutuamente sus ámbitos

de competencia.

El gobernador civil debe buscar, a nivel provincial, los interlocutores válidos en toda situación

conflictiva, y debe negociar solamente con el interlocutor válido de cada partido o central sindical que

tenga debidamente acreditada su representatividad e incluso la autoridad moral del grupo a que

representa.

Asociaciones políticas

Tras señalar que se ha procedido a la inscripción de todas las asociaciones políticas solicitadas, salvo

«aquellas que, entre otros fines, propugnen la lucha armada, atenten contra la seguridad del Estado O no

reconozcan la legitimidad democrática del Parlamento», se afirma: Todo grupo, partido o asociación no

legalizado, debe considerarse, a todos los efectos, fuera de la Ley, no reconociéndole personalidad e

incitando la actuación del Ministerio Fiscal».

En cuanto a los actos ilegales de las asociaciones políticas legalizadas, «debe darse inmediata cuenta —

dice— al Ministerio Fiscal y a la Dirección General de Política Interior».

Combatir la perturbación callejera por todos los medios

En el apartado referido al orden público se establece una norma de carácter general: «Amplio criterio de

libertad en el terreno de las ideas y restrictivo e inflexible en la calle.» El gobernador civil tendrá en

cuenta, con absoluta claridad y firmeza, «que la perturbación callejera déte combatirse por todos los

medios legales».

En este punto de la instrucción se hace especial hincapié en que «el desorden público, expresado en

cualquier forma, no solamente no ha de ser tolerado, sino que ha de ponerse toda la autoridad para ase-

gurar la tranquilidad de los ciudadanos. Inhibirse de esta fundamental tarea es renunciar al papel esencial

de gobernar, que es ejercer el mando legítimo con autoridad».

«Se insiste en que el orden en la calle debe ser asegurado con medidas enérgica* e inflexibles y sin

concesión a la posible reacción, favorable o desfavorable, de determinados sectores de opinión.»

La instrucción señala especial atención a los incidentes provocados con ocasión de los encierros en

edificios públicos, y da orden de desalojo inmediato de los infractores del orden, pasando el tanto de

culpa a la autoridad judicial.

Contra los piquetes

Como cuestión fundamental se reitera la necesidad de terminar, a toda costa, con la actuación de piquetes.

Sobre éstos M actuará con toda energía. Su detención deberá ser difundida al máximo por la Prensa.

Conviene que los piquetes sean puestos a disposición judicial con el mayor acopio posible de pruebas,

con el fin de que puedan seguirse las oportunas actuaciones.

Manifestaciones subversivas

Se actuará con rigor y firmeza en cualquier manifestación que adquiera carácter subversivo violento. No

se tolerará la menor vacilación en cuanto a atentados * personas, formación de barricadas, vuelcos de

vehículos, etc., precediéndose, en este caso, a la disolución inmediata y detención de los más significados

en tales hechos

El Ministerio—*e afirma—no permitirá, en ningún caso, que les gobernadores negocien la vuelta a la

normalidad a cambio de la puesta en libertad de los detenido*. En cuanto a las multas se señala el criterio

de que sean escasas en su numere pero altas en cuantía, aunque se rebasen las atribuciones del gobernador

dril en esta materia.

Reuniones y manifestaciones

Respecto a la autorización de actor publicos se reitera la máxima libertad de ideas, frente al adecuado

control de la calle, y se añade que, en principio, no deben prohibirse los acto» públicos en cuya

convocatoria se cumplan las formalídades contenidas en la ley reguladora del derecho de reunión. «El

limite para denegar o suspender estos actos estará en el Incumplimiento de la Ley y cuantas demos-

traciones atenten contra la unidad de Empaña, la institución monárquica y las Fuerzas Armadas. En tales

casos conocerá la autoridad judicial de tales excesos».

Siguen instrucciones concretas sobre las reuniones en local cerrado o en lugar abierto al uso público.

Sobre las manifestaciones se señala la conveniencia de que se celebren en zonas no céntricas, para no

crear problemas complementarlos se impedirá la repetición de manifestaciones sobre los mismos temas.

Se atiende tana» bien a la celebración de reuniones sindicales estudiantiles y a la autorización de las

denominadas «mitin-fiesta» en lócales de uso público y. sobre todo, en dia festivos, «por ios perjuicios

que ocasionan al resto da la población».

En la* manifestaciones autorizadas «las Fuerzas de Orden Público no solamente Velarán para que no se

altere el orden, sino que facilitarán el correcto desenvolvimiento de la reunión, por cuanto se trata de

ejercitar un derecho —el de reunión— cuya salvaguardia corresponde a la autoridad gubernativa. Sin

embargo, en la medida de lo posible, la canalización de las manifestaciones debe correr a cargo de la

Policía Municipal.

Siguen Instrucciones sobre remisión de Información sobre los excesos que puedan producirse en el

ejercicio de estos derechos, Inmediatamente al fiscal.

Tras especificar todos los aspectos relativos a las reuniones sindicales y a la designación de delegados

gubernativos, se Insiste de modo especial en la prohibición de que los miembros de la Policía Armada y

Guardia Civil practiquen detenciones o Intervengan en cualquier circunstancia haciendo uso de autoridad,

si visten de paisano. «Salvo casos excepcionales, autorizados debidamente, esta prohibición es terminante

y resultaría motivo disciplinarlo su contravención.»

Se recomienda luego a los gobernadores civiles efectuar contactos con los interlocutores válidos de los

partidos, grupos políticos y entidades asociativas, a fin de que sean vehículos habituales de conocimiento

en lo relativo a reuniones y manifestaciones.

Atención especial al terrorismo

Cuidado especial y principalísimo se dedicará a esta plaga social, cuyas acciones rebasan muchas veces

nuestras fronteras. Siguen aquí las frases que quedan recogidas al principio de esta Información y se

recomienda especial sensibilidad para las informaciones sobre el terrorismo, dedicando suma atención, en

concreto, a los comportamientos de grupos terroristas que ya han puesto de manifiesto su peligrosidad,

como el F. R. A. P.. G. B. A. P. O.. E. T. A. y, en las Islas Canarias el M. P. A. I. A. C. También se

vigilará el resurgimiento de los movimientos anarquistas.

LAS FUERZAS DE ORDEN PUBLICO

Sigue un extenso apartado dedicado a las Fuerzas de Orden Público, «cuya jefatura corresponde, en cada

provincia al gobernador civil. Se recomienda el contacto directo y permanente del gobernador con las

Fuerzas de Orden Público.

«La Policía gubernativa —de la que forma parte la Policía Armada— y la Guardia Civil, tienen que hacer

posible la salvaguardia de Jas libertades ciudadanas, en la esfera de sus propias jurisdicciones, no

limitando su función a la actuación represiva, sino —y como esencial misión— * la preventiva y

antiterrorista, toda vea que causado el daño es más difícil la restauración del orden perturbado y de sus

secuelas.

Se recomienda al gobernador civil que apoye a las F. O. P., que asegure su disciplina, su coordinación y

su eficacia, «exigiendo paralelamente el cumplimiento exacto de su deber, evitando tanto los excesos

como las inhibiciones».

«Torturas y complacencia con el llamado terrorismo blanco —añade la instrucción más adelante— son

las dos acusaciones que se suelen hacer a las F. O. F. SI bien es absolutamente improbable que se dé el

primer supuesto, el gobernador civil debe velar para que tampoco se produzca aquella posible

complacencia con sectores o grupos más o menos identificados con una idea del orden público que hay

que superar. Toda actuación en este sentido debe ser radicalmente inflexible. Las Fuerzas de Orden

Público son las únicas fuerzas legitimadas para actuar en el restablecimiento del orden público y en su

prevención.

Nuevas exigencias democráticas

«Existe una necesidad absoluta —se dice en un punto de la instrucción— de que las F. O. P. acomoden su

comportamiento a las nuevas exigencias democráticas y se mentalicen acerca de la situación política.

Los atracos

En el apartado relativo a «armas, explosivos y atracos» se acentúa el rigor en la concesión de licencias de

armas, la vigilancia de la seguridad de los polvorines —ordenando su cierre si no reúnen las condiciones

de seguridad e Imponiendo o proponiendo sanciones suficientemente elevadas cuando se produzcan robos

de materiales explosivos—, y, en cuanto a los atracos, se recuerda la Imposición de sanciones a las

entidades que Incumplan las normas sobre los servicios de seguridad.

También se presta especial atención al problema de la delincuencia común, por el grado de Inquietud y

preocupación que crea en los ciudadanos y se recomienda, asimismo, atención a las prisiones «donde una

actuación Inmediata de las F. O. P. normalmente evita males mayores». En todo caso, y al Inicio de una

grave alteración —se refiere al tema de las prisiones—. las F. O. P. deben intervenir de forma inmediata v

con toda energía para restablecer el orden.

Servicios imprescindibles de la comunidad

Ocupa atención preferente también la prevención de conflictos que afecten a los servicios públicos

indispensables a la comunidad, como agua, electricidad, pan, transporte, leche, etc., debiendo estas

previsto» planes de emergencia, para que llegado el momento conflictivo. puedan seguir funcionando los

servicios públicos con la posible normalidad.

Declaraciones a la Prensa

La instrucción dedica todo un apartado a las declaraciones a la Prensa, y recomienda que se limiten «a lo

estrictamente necesario. Cuando se desvirtúen hechos se ejercerá el derecho de rectificación por el

gobernador civil, en las condiciones legales. Se recomienda un contacto habitual —una vez al mes— del

gobernador civil con los directores de periódicos, agencias, emisoras y corresponsales. «No se harán

declaraciones formales, pero sí se hablará «off the récord» con el fin de que dispongan de material

informativo útil.»

«Se pondrá en conocimiento inmediato del Ministerio del Interior toda información de Prensa que se

suponga atante contra las F. O. P. para las actuaciones subsiguientes.»

En la parte final de la Instrucción se torefiere a las relaciones con la Administración Local, que no deben

considerarse «como meras sucursales de los Gobiernos Civiles». El gobernador civil debe actuar en todo

momento en nombre del Gobierno al que representa y no en nombre de la provincia, cuya representación

no ostenta.

«Hasta que se celebren las elecciones municipales se actuará con la idea de que las actuales

Corporaciones han de mantenerse hasta dicha fecha.»

En la patre final de la instrucción se tocan diferentes temas, brevemente: relaciones con la Iglesia, el

problema regional, los temas económicos -industrias nocivas, evasión de capitales. etc.-

Asociaciones v Colegios profesionales, problemas estudiantiles, pintadas y su eliminación por la

autoridad municipal, contacto? con las autoridades judiciales y problemas específicos. Al final se

recomienda un contacto permanente de los gobernadores civiles con. el Ministerio del Interior.

Se recomienda terminar a toda costa con la actuación de piquetes, utilizando la máxima energía

Se actuará con rigor y firmeza en cualquier manifestación que adquiera carada- subversivo violento

No se negociará la vuelta a la normalidad a cambio de la puesta en libertad de los detenidos

 

< Volver