Martín Villa dialoga con los inspectores del Cuerpo General de Policía. 
 "No guiero hacer una depuración, sino una reforma"  :   
 "Algunos de ustedes han sido seleccionados en unas circunstancias políticas, y otros en otras, pero no debe desunirles". 
 Pueblo.    15/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Martín Villa dialoga con los inspectores del Cuerpo General de Policía

NO QUIERO HACER UNA DEPURACIÓN, SINO UNA REFORMA"

«Algunos de ustedes han sido seleccionados en unas circunstancias políticas, y otros en otras, pero eso

no debe desunirles»

MADRID. (Europa Press.) El ministro del Interior, Rodolfo Martín Villa, mantuvo ayer una reunión, en

la Escuela Superior de Policía de Madrid, con un centenar de miembros del Cuerpo General, con el fin de

dialogar sobre los problemas que más preocupan a las fuerzas de la seguridad, de cara a una futura

redacción de la normativa legal que regule las actividades profesionales de la Policía. Tras unas breves

palabras de Martín Villa, se abrió un animado coloquio, en el que participaron varios de los asistentes,

quienes, en determinados momentos, mostraron su desacuerdo con algunas intervenciones del ministro.

En primer lugar, se trató el tema del sindicalismo, centrado en la opción de crear un sindicato único para

la Policía o dejar abierto un amplio abanico de posibilidades de afiliación. Por su parte, Martín Villa se

declaró partidario del sindicato único para todos tos funcionarlos del Cuerpo General de Policía, lo que

supondría, según dijo, cierta obligatoriedad de afiliación, y recordó que el derecho a la sindicación y al

asociacionismo de los funcionarios de Policía tenia dos limitaciones: el derecho a la huelga y el derecho a

afiliarse a centrales definidas ideológica y políticamente. Algunos funcionarios se mostraron de acuerdo

con el ministro del Interior, «porque hablar de pluralismo en la Policía es tanto como descomponer la

Policía».

No obstante, hubo otro grupo de los asistentes que se declararon partidarios del pluralismo sindical, si

bien algunos afirmaron desconocer totalmente el tema del que se hablaba en la reunión, ya que no habían

tenido la posibilidad de comentar estos aspectos hasta ayer. Asimismo, un policía se dirigió al ministro y

le preguntó qué principios o directrices podrían guiar a los funcionarios del Cuerpo General a la hora de

elegir o crear diferentes sindicatos, a lo que el ministro contestó que todavía no estaba aclarada la

cuestión, mientras en la sala se escuchaban rumores de elevado tono.

En otro momento del coloquio, el ministro del Interior manifestó que deseaba conocer la postura de los

interesados a la hora de estudiar unas leyes que regulen las actividades policiales y aceptó la propuesta de

uno de los presentes, para que. en corto plazo, se realice una encuesta entre los funcionarios a nivel

nacional. «Sus opiniones —dijo— han de estar claras antes de fin de año.»

Se habló también de las condiciones económicas de los miembros del Cuerpo General de Policía. «No es

precisamente el problema económico, afirmó el ministro, uno de los más graves de los policías

(murmullos). Continuó el señor Martín Villa y aseguró que los funcionarios de Policía cobran sueldos

más elevados que el resto de funcionarios del Estado y que además el presupuesto del año próximo prevé

un capítulo especial que hará posible la subida de los salarios en unas diez mil pesetas.

En otra intervención, uno de los policías dijo que «el Gobierno tiene mano blanda, blandísimas, ante los

insultos que los funcionarios reciben en las manifestaciones y a través de los medios de comunicación.

«Eso lo rechazo, contestó el ministro. Dígame una iniciativa, un ejemplo en el que las autoridades

gubernativas les hayan aconsejado mano blanda. No hablemos de memoria. Estamos acostumbrados a

lanzarnos las responsabilidades los unos a los otros (...) ¿Es que cree usted que a mí me gustan las

manifestaciones en las piden mi dimisión?»

Respecto a la actuación de la Prensa, en concreto, el ministro declaró que los policías habían vivido

cómodamente hasta ahora. (Comentarios.) «Quiero decir que se quejan de la Prensa, y tienen razón. Pero

antes la Prensa podía criticar muchas cosas. no a la Policía. Además este tema no es propio del Ministerio

del Interior.»

Se refirió también a la futura reestructuración del Cuerpo General de Policía, y señaló que habría más

comisarías en Madrid y Barcelona, así como policías responsables de determinadas zonas de las calles.

«El policía uniformado, añadió, hay que verlo normalmente, y no sólo en las manifestaciones (...) No

quiero hacer una depuración, sino una reforma.»

Por último, el ministro del Interior se despidió de los policías asistentes al acto y les dijo: «Conozco sus

problemas. Pido comprensión de ustedes para con el Gobierno y también comprensión entre ustedes.

Algunos han sido seleccionados en unas circunstancias políticas, y otros en otras, pero eso no debe

desunirles.»

Quizá alguna cosa que he dicho, concluyó Martín Villa, haya sentado mal. pero yo he venido a dialogar, y

no a halagar.»

15 de noviembre de 1977

PUEBLO

 

< Volver