Declaraciones del director general de Seguridad. 
 Los policías tienen mucho más aguante que cualquier persona     
 
 Ya.    15/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

15-XII-77

NACIONAL

Declaraciones del director general de Seguridad

Los policías tienen mucho más aguante que cualquier persona

Don Mariano Nicolás afirma que hay órdenes taxativas de agotar todos los procedimientos antes de

disparar

Debemos mentalizarnos de que la Policía es de todos

El general de la VI Zona dé la Guardia Civil manifestó en Salamanca: "La Guardia Civil tiene un límite a

su sacrificio y tiene que saber por qué mueren sus hombres, por eso pedimos a las más altas instancias

que tomen las adecuadas medidas para evitar más víctimas"

El director general de Seguridad, don Mariano Nicolás, ha hecho unas declaraciones a "La Vanguardia",

de Barcelona, en las que, aborda temas de gran actualidad en relación con la Policía. con la seguridad del

Estado y de las fuerzas del orden. Reproducimos los puntos más importantes de esta, entrevista:

¿Cuándo tiene la Policía orden de disparar y en qué casos?

Los policías tienen órdenes taxativas de agotar primero todos los procedimientos posibles antes de

disparar y que sólo en una situación límite y cuando con ello se impida un mal mayor a terceros o al

propio policía es cuando han de hacerlo. Y así y todo, primero avisan, luego tiran al aire. Los policías no

son máquinas, son hombres, pero creo sinceramente que tienen mucho más aguante que cualquier

persona. La prueba la tiene usted en que en una manifestación de un millón de personas, donde muchos y

numerosísimos grupos estaban realmente desmandarlos, sólo se produjo un muerto. Luego está claro que

los policías no van a la caza del hombre. Cada día suceden multitud de sucesos y de cosas que requieren

una intervención activa de la Policía y no hay disparos. Queremos que los policías se apliquen y se

mentalicen del aforismo: "Usted no utilizará el arma porque no llegará la ocasión de tener que hacerlo".

Sin embargo, hay casos en que no queda más remedio que hacerlo. Lo que pretendemos es que por muy

violentos que sean los hechos, los resultados sean lo más positivos posible y que no haya que lamentar

daños Irreparables.

Sin embargo, ustedes son conscientes de que aunque cuantitativamente los hechos que se producen de

esta naturaleza son pocos, cualitativamente son muy graves y que últimamente se vienen produciendo con

cierta frecuencia, ¿no?

A la primera parte de su pregunta le diré que efectivamente cualitativamente el hecho es grave porque

supone la pérdida de una vida humana, pero a la segunda parte le diré que, en absoluto, y lo digo

remitiéndome a la estadística y a los antecedentes más recientes. En lo que va de año han muerto más

servidora el orden público que paisanos, y las reacciones todo el mundo puede valorarlas y sacar sus

propias conclusiones.

«Se refiere usted a que ha sido mayor la reacción colectiva de indignación ante la muerte del joven García

Caparros, por ejemplo, que la manifestada ante las muertes del capitán Herguedas o el comandante Imaz?

¿Y que esto puede incluso influir negativamente en los agentes del orden publico?

Sí, teniendo en cuenta además que en estas muertes se ve una intencionalidad. Pero más que repercutir

negativamente, como usted dice, duele profundamente; pero en absoluto merma la moral y el sentido de

responsabilidad: Lo que no podemos pretender es que sean insensibles, y en ocasiones ese dolor se

traduce en estímulo y en un mejor entendimiento de que lo que están haciendo es una misión importante.

"En la Dirección General de Seguridad se comenta: "Todo el mundo habla y especula y hace cabalas

alrededor de ese tiro de la manifestación de Málaga, pero todo el mundo olvida que hubo veinte policías

armados heridos y veinte coches abollados de la Policía y un intento de asalto a un cuartel de la Policía

Armada. No hay desproporción, porque había unos hechos traducidos en cifras de lo que fueron objeto la

Policía.

Otros medios

¿Y cuando hay ese tipo de manifestaciones, al fin y al cabo autorizadas, y previendo cua1quier

enfrentamiento, no se debería impedir tajantemente el uso de un instrumento mortífero como es una

pistola e intentar contener a los provocadores por otros medios?

Esos movimientos de masa* suponen unos "calentamientos" a nivel colectivo muy peligrosos, que se

producen además incluso sin haber causas concretas. En este caso de Málaga parece que el joven muerto

por el disparo formaba parte del grupo que hostigó, acorraló y agredió a la Policía. A pesar de todo, y tal

como le dije al principio, los policías tienen órdenes taxativas de que antes de disparar agoten todos los

procedimientos posibles, pero Insisto en que hay situaciones límite en las que por evitar un mal mayor

tienen que hacerlo. Pero antes, y concretamente en este caso, hubieron disparos de fogueo, lanzamiento de

botes de humo, disparos al aire, etc.

La seguridad tiene dos vertientes: una cosa es seguridad como categoría objetiva, que consiste en un

mundo de ideas amparadas por unos medios instrumentales técnicos y humanos que garantizan el

ejercicio de los libertades, el respeto a la persona y al patrimonio de los españoles. V otra faceta es que

esa seguridad como categoría objetiva e« cambiante en función de las circunstancias.

En un orden de valores prioritario, ¿qué lugar ocupa el orden público en la seguridad del Estado?

La delincuencia

Convendría que la sociedad se mentalizase de que el orden público es una parte de la seguridad del

Estado muy importante, pero que no es el todo. Y que en cierto orden de valores a esta casa nos preocupa

otra serie de cosas, como son la delincuencia, en general traducida a las drogas, los atracos, las

violaciones, la falsificación de moneda, la evasión de capitales y una serie de delitos que en el tráfico

normal de la sociedad parecen casi ortodoxos y que pensamos que ésta se irá mentalizando y

calificándolos como tales. Luego nos preocupa sobremanera la seguridad de las personas en general y de

la nación.

De todos esos delitos que usted ha mencionado, ¿en cuál ha sido mayor la "escalada" y dónde se han

alcanzado cotas más altas?

De impacto inmediato, los atracos y las drogas, pero intrínsecamente peligrosos para el país y reprobables

socialmente, la evasión de capitales y las especulaciones disfrazadas. Respecto a la seguridad del Estado,

el problema del terrorismo es algo importante y creo que de interés universal.

¿La Policía española es o no tendenciosa y discriminatoria y sirve, como se dice a veces, a determinados

grupos de intereses políticos?

Mire usted, yo quisiera destacar que desearía que existiese una conciencia colectiva de que la Policía es

de todos y para todos y no algo ajeno, artificial e impuesto, sino una consecuencia lógica de las

debilidades de toda la sociedad que a través de la Policía busca su autodefensa. Por tanto, la Policía no

discrimina, no es tendenciosa ni debe estar adscrita a ningún ; grupo de intereses, cualquiera que sea su

calidad. Conclusión: que los hombres de la Policía deben ser y son auténticos profesionales al servicio del

Estado bajo la dirección del Gobierno, que es quien traduce en realidad a ese Estado y responsablemente

al servicio de la sociedad. La sociedad debe juzgar a la Policía como conjunto de hombres y en atención a

esos fines y no anecdóticamente por una actitud individual o circunstancial.

 

< Volver