La Guardia Civil tiene que saber por qué mueren sus hombres     
 
 Ya.    15/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

La Guardia Civil tiene que saber por qué mueren sus hombres

SALAMANCA. — El general de la sexta zona de la Guardia Civil, don Manuel Prieto López, presidió el

martes, en Salamanca, el acto de entrega de un donativo a la viuda del guardia civil don Antonio Tejero

Verdugo, fallecido a consecuencia de las heridas recibidas en San Rafael cuando un individuo disparó

contra él mientras el agente se encontraba de servicio, informa Europa Press.

En el acto, el general Prieto López pronunció un breve discurso, en el que, entre otras cosas, dijo: "La

Guardia Civil tiene un límite a su sacrificio, tiene que saber por qué mueren sus hombres, por eso

pedimos a las más altas instancias de la nación que tomen las adecuadlas medidas para evitar más

victimas. La Guardia Civil—añadió el general Prieto—, por su naturaleza de cuerpo armado dotado de

medios de represión enérgicos y contundentes, no está capacitada para operar en ciertos medios, en los

cuales deben actuar otras fuerzas. La Guardia Civil—continuó—no quiere víctimas, sirve al pueblo y no´

tolera que en nombre del pueblo, del que proceden sus hombres, se instigue la muerte de sus miembros.

Por eso pido a la máxima representación del poder central aquí presente que si alguna ve? tiene que usar

de esta fuerza se pa la responsabilidad que con trae. No tenemos medios interino dios de defensa,

sentimos todos los muertos, pero no podemos dejarnos matar sin acudir a los medios que se nos han

puesto en nuestras manos.

"Y lo sentimos tanto como sin tío la muerte de un joven en Málaga el obispo de aquella diócesis, que tuvo

la caridad de oficiar una misa ante el cuerpo sin vida del infortunado en el propio cementerio malagueño."

El general Prieto López terminó: "¿Dónde está el señor obispo de Salamanca, expresamente invitado a

este acto? No vemos—añadió—un re presentante suyo ni hemos recibido excusas a su ausencia.

Esperemos que en su indudable caridad) cristiana haga, como lo hizo su colega malagueño, oración

eucarística por el alma de este muerto nuestro, Antonio Tejero Verdugo."

 

< Volver