Autor: ÍBERO. 
   ¿Hay libertad de despido?     
 
 Pueblo.    25/10/1976.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

¿Hay libertad de despido?

EN el último fin de A fAM semana ha entrado en vigor la reforma tran

sitoria del procedimiento legal de despido que, por lo menos hasta octubre de 1977. permitirá un

desenlace totalmente distinto al llamado incidente de no readmisión». Ello significa que, aun cuando la

sentencia declare improcedente el despido, la empresa podrá elegir entre la readmisión del trabajador o

indemnizarle en la cuantía que fije el magistrado.

• Por supuesto que de esta modificación sustantiva no cabe deducir en términos de Derecho el

establecimiento de un sistema di despido libre que. de manera formal, tampoco existía con anterioridad al

debatido articulo 35. Tampoco es admisible que a través del decreto-ley sobre medidas económicas y

sociales, el Gobierno ae haya propuesto deliberadamente abrir la vía de) despido indiscriminado. Otra

cosa es que su decisión comporte riesgos Innegables y «1 plazo d« un año parezca excesivo, sobre todo

cuando todavía no se dan las circunstancias que permitan ir al pacto social. Hay que decir también que, en

teoría, la reforma del artículo 35 sólo afecta a las situaciones de despido individual En eite sentido, no les

falta razón a los empresarios cuando argumentan que et último decreto-ley no contempla el procedimiento

para flexibilizar las plantillas. Con otras palabras, los despidos colectivos por motivos de crisis

económica, con o sin indemnización.

A Sin embargo, a U vista ~ del rechazo que provoca en la ciase obrera I» reforma del articulo 35, y del

desencanto del empresariado. que califica esta modificación de Umida e insuficiente, es obligado poner

jai cartM boca arriba. Da acuerdo con el nuevo procedimiento legal de despido que ya está en vigor, las

empresas no pueden despedir arbitrariamente a un trabajador ni so las permito aplicar por este cauce la

reducción d« plantillas, entra otros motivos, porque siempre tienen a su favor la fórmula del expediente

de regulación d« empleo. Por ello, lo que importa saber es ai hemos llegado realmente, en la práctica a

una nueva institucionalización del despido libre. Por de pronto, ya no cabe duda que con la actual

redacción del articulo 35, además de facilitarse el despido, se ha abaratado el coste económico para las

empresas. No defa de eer significativo que i* Indemnización mínima a que tiene derecho el trabajador se

haya reducido de aeU meses a dos meses, diferencia bastante notoria, que,´ en lo* casos da obreros

Jóvenes, equivale a una compensación simbólica y, por tanto, al despido realmente libre. Da otra parte, al

simplificarse los requisitos legajes para ja imposición d¿ «ttcciones por faltas graves o muy graves causa,

de despido, sustituidos por comunicaciones escritas, no cabe duda que estamos anta un nuevo

procedimiento de ditcipíina laboral sumarístma, en perjuicio de las garantías que deben asistir al

trabajador.

• Pero hay además una cuestión todavía más Inquietante en orden a la reforma del articulo 38. Nos

referimos al ejercido del de. recho de huelga, cuya actúalización ha sido anunciada por el ministro de

Reladonea Sindicales. Es evidente que con la actual normativa que regula este derecho natural de la clase

obrera, todo conflicto colectivo que tenga como desenlace la huelga y no se ajusta a los requisitos legales,

puede derivar automáticamente en despidos masivos procedentes a tenor del articulo 36, aun cuando por

parte de fas empresas realicen estos despidos con carácter Individual.

Podría ocurrir «si que .las empresas, que aune* sa han sentido Indefensas tnte la huelga, tuviesen ahora,

merced a la reforma del procedimiento de despido, una nuava y mAs tfedsiva arma, no sólo oara impedir

posibles abusos o ertraílmitacíonas del trabajador, sino muy especialmente para cometer arbitrariedades

que propicia la misma normativa del derecho de huelga. Por ello, sólo la urgente actualización del

decretoley ´regulador de tos conflictos colectivos de trabajo, atemperada * las verdaderas reivindicaciones

d a I mundo obrero sin trabas administrativas Innecesaria* para tem Itzar et wur*fl • 1* huelga —y ahí

wtán las certeras palabras de Noe. ¿apico—. ha o> hacer posible al equilibrio de poder entre obrero? y

empresarios, neutralizando los eTcesoe que fuewn el? t^mer en la aplicación del articulo

W.

 

< Volver