El caos de los guardias     
 
 Informaciones.    23/12/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

INFORMACIONES

El caos de los guardias

EN este país se están perdiendo los papeles a un ritmo creciente. Todo un Cuerpo de agentes del orden, la

Policía Municipal madrileña, provocó ayer el mayor colapso de tráfico de la historia de, esta ciudad. El

motivo era el entierro de un compañero asesinada vilmente, un crimen cuyas circunstancias permanecen

oscuras. Para acompañarle desde el cuartel del Conde Duque (Arguelles) hasta el cementerio de la

Almudena, las dos terceras partes del Cuerpo dejaron sos puestos, y los agentes insistieron, desoyendo las

instrucciones de la máxima autoridad municipal, don José Luis Alvarez, en hacer el largo recorrido —en

pleno mediodía—, a pie, cortando además la circulación en algunos lugares del trayecto durante largo

tiempo. Toda la ciudad, paulatinamente, se fue paralizando en medio de un caos apocalíptico.

Es inexcusable el acto colectivo de incivismo de los guardias. La trágica muerte de uno de ellos en acto

de servicio es un hecho que deben asumir desde su condición de Cuerpo del orden al servicio de sus

conciudadanos —que sienten como propia la tragedia del asesinato del Policía—, un Cuerpo cierta y

permanentemente amenazado por la delincuencia. Este Cuerpo no puede ni debe hacer dejación de sus

deberes ni, menos aún, provocar un colapso, un grave perjuicio para la ciudad, en respuesta a Un acto

delictivo. Hay ahí una contradicción grave y profunda a la esencia misma del servicio en la Policía. Se

percibe en el plante colectivo de ayer un desazonador aire de provocación, sin hablar del patente desacato

a la autoridad del alcalde, desacato que exige una inmediata investigación, la adopción de medidas

disciplinarias y la actuación de los Tribunales.

Se debe mencionar igualmente la falta de racionalidad del estallido policial de ayer: no se ha hecho, con

él, más que demostrar a los delincuentes que la provocación consigue paralizar a la Policía de la capital de

España. Y ya, anoche, estalló un coctel Molotov frente al Ayuntamiento...

 

< Volver