Las fuerzas de seguridad dependerán directamente del Ministerio del Interior     
 
 Informaciones.    04/03/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Las fuerzas de seguridad dependerán directamente del Ministerio del Interior

MADRID: 4 (INFORMACIONES).

DIECISIETE artículos, tres disposiciones adicionales, cuatro transitorias y dos finales contiene el

proyecto de ley de Policía que el Gobierno amolló en Consejo de ministros celebrado el pasado 13 de

enero, y que ayer fue presentado a la Mesa del Congreso, Como se sabe, referido con dicho tema, el,

grupo comunista en dicha Cámara ´presentó recientemente una interpelación urgiendo al ejecutivo el

envío de dicho proyecto.

Aunque el proyecto se refiere a la Policía, amplía su campo a la Idealización de dicho Cuerpo en la

actuación general de las -fuerais de orden público. El preámbulo del proyecto señala que los criterios

básicos seguidos en la regulación que se propone han sido tres: "Delimitar claramente sus funciones

respectivas, hoy no expresadas con la suficiente transparencia; especializar su actuación, evitando tareas

impropias; promover los mecanismos de comunicación intercorporativa, facilitando la creación de una

auténtica carrera administrativa dentro de las fuerzas de seguridad, bien que respetando la diversa

naturaleza civil y militar de cada uno de ellos."

FUERZAS DE SEGURIDAD

El primer capítulo del proyecto se refiere genéricamente a las fuerzas de seguridad del Estado, integradas

por la Policía —Cuerpo Superior de Policía, Cuerpo de Policía Nacional y Cuerpos administrativo y

auxiliar de Seguridad— y el Cuerpo de la Guardia Civil, dependiente de una dirección general,

dependiente de los Ministerios de Defensa e Interior. "Las Fuerzas de Seguridad del Estado —afirma el

artículo 2.° del proyecto— tendrán como misión defender el ordenamiento constitucional, proteger el"

libre ejercicio de los derechos y libertades de los ciudadanos y garantizar la seguridad personal de éstos",

misión desarrollada en distintos apartados de este artículo. El número tres determina que ",el ministro del

Interior ostenta el mando superior de las Fuerzas de seguridad del Estado", mando que, efectivamente,

será ejercido "bajo la inmediata autoridad del ministro" por el director de la Seguridad del Estado, "de

quien dependerán las Direcciones Generales de la Policía y de la Guardia Civil", esta última sin perjuicio

de su dependencia respecto al Ministerio de Defensa.

COMPETENCIAS" TERRITORIALES

La Guardia Civil ejercerá sus funciones de defensa del orden público "en los municipios cuya población

de derecho no exceda de la cifra de habitantes que el Gobierno determine, y la Policía, en los que superen

dicha cifra y, en todo caso, en los que sean capitales de provincia". Se establece también que cada una de

dichas fuerzas "podrán intervenir con carácter excepcional fuera de sus demarcaciones naturales cuando

concurran circunstancias especiales y así se disponga por la autoridad gubernativa". Por su parte, los

miembros del Cuerpo General de Policía pueden ejercer sus funciones "en todo el territorio nacional".

Cuatro funciones esenciales se encomiendan a la Guardia Civil: "Las previstas en la normativa sobre

armas y explosivos; la custodia de puertos, aeropuertos, costas, fronteras y vías de comunicación; la

vigilancia exterior de los establecimientos penitenciarios, así como de los .edificios públicos que la

requieran, salvo los de carácter militar; los de protección civil y de colaboración entre las autoridades

civiles y militares previstas en la legislación de orden público." Por su parte, la Policía ejercerá estas

funciones: "La expedición del documento nacional de identidad y de los pasaportes; el control de entrada

y salida del territorio nacional de nacionales y extranjeros; las previstas en la legislación sobre

extranjeros." Por último, dentro del apartado de las funciones, se establece la colaboración recíproca entre

ambos Cuerpos.

JURISDICCIONES

El artículo 5.° señala la dependencia jurídica de las fuerzas de seguridad del Estado. A este respecto se

señala que "los Tribunales de la jurisdicción ordinaria serán siempre competentes para conocer de los

delitos cometidos contra miembros del Cuerpo Superior de Policía", así como contra miembros de la

Policía Nacional o de la Guardia Civil "en el caso de que estuvieren interviniendo, fuera de lugares

militares, en actos de mantenimiento o restauración del orden público",

supuesto en el que los componentes de las fuerzas de seguridad tendrán la consideración de autoridad "a

los" efectos de su protección penal".

ESTRUCTURA ORGÁNICA DE LA POLICÍA

Además de las autoridades anteriormente citadas, se establece que los órganos desconcentrados serán las

Jefaturas Superiores, Comisarías provinciales, locales y de distrito, señalándose en cada uno de estos

centros los efectivos que deben existir y su estructura orgánica. También se desarro11a la estructura del

Cuerpo Superior de Policía y su régimen funcionarial, así como de los Cuerpos Administrativo y Auxiliar

de Seguridad, que son considerados "cuerpos civiles de carácter especial dependientes del Ministerio del

Interior".

"La Policía Nacional constituye un cuerpo militar, no integrado en las fuerzas armadas, cuya organización

y régimen tendrá esta naturaleza", comienza afirmando el artículo 12, primero de la sección tercera del

proyecto, que señala que la misma se regirá "por lo dispuesto en la presente ley y en los reglamentos que

la desarrollen y, como derecho supletorio, por el ordenamiento militar aplicable al Ejército de Tierra".

Cinco funciones generales tiene asignadas, que se refieren a "auxiliar y colaborar con el Cuerpo Superior

de Policía en las funciones propias de éste; prevenir, asegurar y restablecer el orden público; velar por la

seguridad de las personas y los bienes; prestar auxilio en los casos de conflicto, accidente, calamidad el

pública o desgracias particulares y proteger los edificios y dependencias de la Policía".

RÉGIMEN FUNCIONARIAL

En lo que respecta al régimen funcionarial, el proyecto de ley señala que "los empleos comprendidos en

las categorías de oficiales y jefes de la Policía Nacional podrán ser cubiertos por los miembros de la

misma, previa la superación de las pruebas de aptitud y cursos que se establezcan. Estos cursos habrán de

realizarse en la academia especial de la Policía Nacional que se crea a tal efecto. Dichos empleos podrán

asimismo ser cubiertos por oficiales y jefes de la escala activa del Ejército, previo concurso de méritos y

realización de los oportunos cursos de especialización para el mando peculiar de estas fuerzas".

Las disposiciones transitorias establecen, entre otros temas, la edad de retiro forzoso y el paso a la

situación de segunda actividad, tema este desarrollado en uno de los artículos del proyecto, así como a la

prestación de servicios de la -Seguridad Social. En cuanto a las disposiciones finales, además de señalar

el plazo de vigencia del proyecto, una vez convertido en ley, establecen las disposiciones derogatorias de

diversas leyes que hasta ahora regulan la actividad de las fuerzas de orden público.

 

< Volver