Según el proyecto de ley sobre policía remitido a las Cortes. 
 La totalidad de los delitos contra las fuerzas del orden pasarán a la jurisdicción ordinaria  :   
 La Policía Nacional (actual Policía Armada) será un cuerpo militar no integrado en las Fuerzas Armadas. 
 ABC.    04/03/1978.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 26. 

ABC. SÁBADO, 4 DE MARZO DE 1978. PAG. 9

SEGÚN EL PROYECTO DE LEY SOBRE POLICÍA REMITIDO A LAS CORTES LA TOTALIDAD

DE LOS DELITOS CONTRA LAS FUERZAS DEL ORDEN PASARAN A LA JURISDICCIÓN

ORDINARIA

La Policía Nacional (actual Policía Armada) será un cuerpo militar no integrado en las Fuerzas Armadas

Madrid. (De nuestra Redacción.) El proyecto de ley sobre la Policía ha sido entregado ya por el Gobierno

a las Cortes. El texto consta de 17 artículos, tres disposiciones adicionales, cuatro transitorias y dos

finales. A tenor del preámbulo se, pretende, en primer lugar, la Idealización de la Policía en el marco

general de las Fuerzas de Orden Público y la regulación de las relaciones con otros Cuerpos.

Por ello, el capítulo primero se refiere genéricamente a las Fuerzas de Seguridad del Estado, y en él se

establecen las líneas maestras de actuación en este orden, organización jerárquica y corporativa, así como

el esquema de las relaciones de los distintos Cuerpos.

Según se establece en el artículo primero, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad estarán integrados por la

Policía y la Guardia Civil. La Policía, a su vez, está formada por: a) Cuerpo Superior de Policía; b)

Cuerpo de la Policía Nacional, y c) los Cuerpos administrativos y auxiliar de Seguridad. Se señala en este

artículo que la Guardia Civil se regirá por disposiciones específicas en cuanto no resulten modificadas por

esta ley una vez aprobada.

Respecto a las funciones de las Fuerzas de Seguridad (artículo 2) se señalan genéricamente, entre otras:

defender el ordenamiento constitucional, proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades d« los

ciudadanos y garantizar la seguridad personal de éstos.

En el orden jerárquico, el proyecto de ley coloca en el mando superior al ministro del Interior. Bajo su

autoridad se encuentra el director general de Seguridad, d« quien dependerán las Direcciones Generales

de la Policía y la Guardia Civil, cuyas funciones coordina. En cada provincia, el gobernador civil ejercerá

el mando directo de las Fuerzas de Seguridad del Estado.

DISTRIBUCIÓN TERRITORIAL. — En cuanto a la distribución territorial (artículo 4), el texto señala

que la Guardia Civil ejercerá sus funciones donde no exceda el número de habitantes que el Gobierno

determine, y la Policía, en aquellas poblaciones que superen dicha cifra. Se reservan, sin embargo, ciertas

funciones específicas para la Guardia Civil en todo el territorio nacional, tales como lo referente a armas

y explosivos, custodia de puertos, aeropuertos, vías de comunicación, etcétera, vigilancia exterior de

edificios penitenciarios y edificios públicos, salvo los de carácter militar.

Igualmente, la Policía ejercerá en todo el territorio nacional funciones concretas, tales como expedición

del D. N. I., control de entrada y salida de extranjeros, etc.

DELITOS Y JURISDICCIÓN ORDINARIA.—Especial importancia dentro de este texto reviste el

artículo 5, que, como ya se destaca en el preámbulo, «viene a someter al Imperio de la jurisdicción ordi-

naria la totalidad de los delitos cometidos con supresión de los fueros personales hasta ahora existentes.

El texto de este artículo es el siguiente:

Los Tribunales de la jurisdicción ordinaria serán siempre competentes para conocer de los delitos

cometidos contra miembros del Cuerpo Superior de Policía.

También conocerán de los delitos cometidos contra los miembros de la Policía Nacional o de la Guardia

Civil en el caso de que estuvieren Interviniendo, fuera de lugares militares, en actos de mantenimiento o

restauración del orden público.

En el supuesto del párrafo anterior todos los componentes de las Fuerzas de Seguridad del Estado tendrán

la consideración de autoridad a los efectos de su protección penal.

Los delitos cometidos por miembros del Cuerpo Superior de Policía, de Policía Nacional o de la

Guardia Civil con motivo u ocasión de actos de mantenimiento o restauración del orden público serán

enjuiciados por la jurisdicción ordinaria de conformidad can las normas procesales previstas en la ley de

13 de febrero de 1974.

Salvo lo prevenido en los dos apar tados anteriores serán de aplicación las normas de competencia

previstas en la ley de Enjuiciamiento Criminal y en el Código de Justicia Militar.

La Iniciación de un procedimiento penal por la jurisdicción ordinaria no impedirá la Incoación y

resolución por los mismos hechos de expedientes gubernativos o disciplinarlos.

ESTRUCTURA ORGÁNICA.—En el capítulo segundo (artículo 6 y siguientes) contempla la estructura

orgánica y funciones de los Cuerpos que integran la Policía.

En su sección segunda, el proyecto de ley se ocupa de los aspectos funcionales del Cuerpo Superior de

Policía en los ámbitos de la información, la investigación y la documentación. En este último se asigna al

C. G. P., entre otros cometidos, el de vigilar la entrada, permanencia y salida del territorio nacional de los

extranjeros.

«Sin perjuicio de la labor de auxilio a los jueces y Tribunales que compete a todos los miembros de las

Fuerzas de Seguridad del Estado, conforme al artículo 283 de la ley de Enjuiciamiento Criminal, se

crearán unidades específicas de Policía Judicial.»

«Las unidades a que se refiere el apartado anterior dependerán funclonalmente de los órganos judiciales

competentes * efectos de la Investigación y persecución de los delitos» (artículo 10, 1 y 2).

EL CUERPO DE POLICÍA NACIONAL. En la sección segunda («Del Cuerpo de Policía Nacional») se

prevé —artículo 11— que la «Policía Nacional constituye un Cuerpo militar, no integrado en las Fuerzas

Armadas, cuya organización y régimen tendrá esta naturaleza, y que dependen del Ministerio del Interior.

La Policía Nacional se regirá por lo dispuesto en la presente ley y en los Reglamentos que la desarrollen,

y como derecho supletorio, por el ordenamiento militar aplicable al Ejército de Tierra».

Son funciones del C. P. N.: a) auxiliar y colaborar con el Cuerpo Superior de Policía en las funciones

propias de éste; b) prevenir, asegurar y restablecer el orden público; c) velar por la seguridad de las

personas y los bienes; d) prestar auxilio en los casos de conflicto, accidente, calamidad pública o

desgracias particulares; e) proteger los edificios y dependencias da la Policía.

En los artículos siguientes se contempla el régimen funcionarial de los miembros del C. P. N., que será el

que determine su Reglamento con sujeción a las normas que formula este mismo proyecto. El artículo 15

dice que los Cuerpos administrativos y auxiliar de seguridad constituyen «Cuerpos civiles de carácter

especial dependientes del Ministerio del Interior. Vienen más adelante normas sobre ingresos,

permanencia, vacantes, titulación, etc.

Por último, las disposiciones adicionales señalan, entre otros extremos, que «el Gobierno, a propuesta

conjunta de los Ministerios de Hacienda e Interior, fijará las edades de retiro forzoso de los miembros del

Cuerpo de la Policía Nacional, así como las de pase a la situación de segunda actividad a que se refiere el

artículo 14 de la presente ley».

El texto concluye con unas disposiciones transitorias y las siguientes disposiciones finales:

Primera. Quedan derogadas: a) desde la entrada en vigor de la presente ley, las leyes de 23 de septiembre

de 1939, de 8 de marzo de 1941 y de 8 de Julio de 1973; b) desde la aprobación de las normas respectivas

que reglamenten la presente ley, las leyes de 2 de septiembre de 1941 y de 2 de diciembre de 1970,

Segunda, La presente ley entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en d «Boletín Oficial del

Estado».

 

< Volver