Autor: Moreno, Pedro. 
 La comisión de interior dictaminó ayer el proyecto de ley. 
 El Pleno del Congreso debate la reforma de la Policía     
 
 Informaciones.    27/07/1978.  Página: 5-6. Páginas: 2. Párrafos: 32. 

LA COMISIÓN DE INTERIOR DICTAMINO AYER EL PROYECTO DE LEY

EL PLENO DEL CONGRESO DEBATE LA REFORMA DE LA POLICÍA

MADRID, 27 (INFORMACIONES, por Pedro Moreno).

POCO menos de seis horas necesitó la Comisión de Interior del Congreso para dictaminar el proyecto de

ley de Policía, cuya elaboración se hizo en trámite de urgencia. Las cuestiones fundamentales fueron

objeto de consenso previo por parte de los principales grupos parlamentarios, lo que motivó, por una

parte, varios descansos en el desarrollo de la sesión y evitó por otra, la existencia de fuertes discrepancias

en los debates.

Protagonistas de log mismos fueron, de manera especial, los diputados Sancho Rof (U.C.D.), Sanjuán

(P.S.O.E.), Busquéts (Socialistas de Cataluña), Solé Tura (P.C.E.) y Alavedra (minoría catalana).

El debate sobre los tres primeros artículos —referí dos, respectivamente, a la composición de los Cuerpos

de. Seguridad del Estado, misiones y dependencias— se hizo de forma rápida. Sendas enmiendas

presentadas por la minoría catalana y el grupo comunista fueron rechazadas, aceptándose, en cambio, una

observación del P.S.O.E. en el sentido de incluir entre las misiones de los C.S.E. la de «proteger el orden

constitucional», y una enmienda de A.P. respecto al orden de prioridades de las misiones encomendadas.

Don Maciá Alavedra defendió una enmienda, finalmente rechazada por la comisión, para que desaparezca

de entre las funciones de los C.S.E. la de expedir pasaportes y documentos de identidad, «funciones éstas

—dijo— que no corresponden a estos Cuerpos en un régimen democrático. Su inclusión supone cargar a

la Policía de una tarea burocrática contraproducente, favoreciendo la impresión de que la misma tenga un

clima de sospecha hacia el ciudadano. Son los municipios, como ocurre en muchos países, quienes deben

expedir dichos documentos». En nombre de U.C.D., don Manuel Núñez aludió a la necesidad de que

dichos servicios estén centralizados. Respecto a este mismo artículo, el cuarto del proyecto, también fue

rechazada una enmienda del P.C.E. que proponía centralizar los servicios de información. Concluido el

debate, estas son las competencias reconocidas a la Policía en todo el territorio nacional:

1. Expedición del D.N.I. y del pasaporte.

2. Control de entrada y salida del territorio nacional de españoles y extranjeros.

3. Funciones previstas en la legislación sobre extranjeros.»

En cuanto a la Guardia Civil, estas son las competencias contempladas en el proyecto:

1. Las previstas en las normas sobre armas y explosivos.

2. Custodia de puertos, aeropuertos, costas y fronteras.

3. Custodia de vías de comunicación interurbanas, carreteras generales y cumplimiento de las

normas de control y regulación de su tráfico.

4. Las correspondientes a las funciones de salvaguarda fiscal del Estado y las encaminadas a ,

perseguir e impedir el fraude y el contrabando.»

DEPENDENCIA JURÍDICA

A pesar de ser uno de los artículos del consenso, el quinto fue uno de los más largamente debatidos,

relativo a las jurisdicciones a aplicar por comisión de delitos en los que estuvieran implicados miembros

de los C.S.E. o los que atentaren contra ellos. Del texto finalmente aprobado se desprende que la

jurisdicción ordinaria será siempre competente para conocer los delitos cometidos por o contra los

miembros de los Cuerpos de Policía Nacional o General de Policía, mientras que la Guardia Civil tendrá

fuero militar, excepto en los delitos que se cometan contra sus miembros en el ejercicio de sus funciones,

en los que entenderá también la jurisdicción ordinaria.

El clima de consenso que rodéala sesión lúe especialmente manifiesto en el debate y votación de los

artículos incluidos entre los números 6 y 11. Los tres primeros de este bloque encontraron la unanimidad

de la comisión, referidos a la estructuración orgánica de los C.S.E. En el debate de los tres siguientes,

sobre la estructura y funciones del Cuerpo General de la Policía, fueron rechazadas algunas enmiendas.

El último de ellos, referido al régimen funcionarial, fue contestado por muchos grupos parlamentarios en

el punto concreto de la jubilación, enmiendas que no fueron admitidas a trámite por el Gobierno por

entender que las mismas suponen aumento en el gasto público. Ello originó al final de la sesión un debate,

del que surgieron sendas protestas de los grupos P.S.O.E. y socialistas de Cataluña.

POLICÍA NACIONAL

La estructura y organización militar de la Policía. Armada, que una vez aprobado el proyecto de ley

pasará a llamarse Policía Nacional, en contraste con su total dependencia civil, fue origen de una

enmienda defendida por el portavoz de la minoría catalana, don Maciá Alavedra, quien expresó la

necesidad de que sea elaborado un reglamento de régimen interior exclusivo de la Policía, que no deberá

depender en su estructura interna de la jurisdicción militar. Se opuso a dicha enmienda, derrotada

finaltnente, el diputado de U.C.D. don Jesús Sancho Rof, que afirmó la dificultad de establecer un

reglamento por decreto, «que no sería otra cosa —dijo— que trasplantar la normativa del Código de

Justicia Militar. Por eso conviene remitirse, en este punto, al Código citado, independientemente del

hecho que la Policía Nacional dependa exclusivamente del ministro del Interior y esté sujeta en sus

acciones a los Tribunales ordinarios de Justicia». Apoyó la argumentación del señor Sancho Rofei

socialista don Julio Busquets que expresó la necesidad «de tener en cuenta, el momento presente».

En parecidos términos habló el portavoz del P. S. O. E. don Carlos Sanjuán.

La delimitación de funciones de la Policía Nacional, tema del artículo 13 del proyecto, fue enmendada

por el grupo comunista. Al defender su pastura, don Josep Solé "Barbera dijo que es preciso sustituir la

palabra «auxiliar» por «actuar», precisión a la que se opuso .don.. Jesús Sancho Rof, quien recordó que

«la Policía Nacional actúa en unas zonas determinadas para unas funciones concretas que le 5 o n

ordenadas». Dichas funciones, en el texto del dictamen, son las siguientes:

a) Auxiliar y colaborar con el Cuerpo Superior de Policía en las funciones propias de éste.

b) Prevenir, asegurar y restablecer el orden público.

c) Velar por la seguridad de las personas y de los bienes.

d) Prestar auxilio en casos de conflicto, accidente, calamidad pública o desgracias particulares.

e) Proteger los edificios y dependencias de la Policía.»

MANDOS PROPIOS

En nombre de la ponencia, don Jesús Sancho Rof propuso a la comisión el siguiente texto alternativo al

artículo 14 dea proyecto inicial del Gobierno, relativo a los mandos de la- Policía Nacional: El régimen

funcionaría) de los miembros del Cuerpo de Policía Nacional será el que determine el Reglamento del

mismo. Se crea la Academia Especial de la Policía Nacional, en la que se efectuarán los cursos de

formación de oficiales del Cuerpo. Los empleos comprendidos en las categorías de oficiales o jefes de la

Policía Nacional serán cubiertos por miembros de la misma, mediante la superación de los cursos o

pruebas de aptitud que en cada caso se establezcan, que se realizarán en la Academia Especial de la

Policía Nacional. También podrán ser cubiertos dichos empleos por oficiales y jefes de las escalas activas

de las Fuerzas Armadas, mediante la selección que efectúe a tal efecto el Ministerio del Interior, y la

realización de los oportunos cursos de especialización para el mando peculiar de este Cuerpo.

Los oficiales y jefes de las Fuerzas Armadas que pasen a integrarse en la Policía Nacional se incorporarán

definitivamente a la misma en la forma que reglamentariamente se determine.»

Al explicar dicho texto, «importante para el fin que se persigne», el señor Sancho Rof dijo que «no se

puede evitar que oficiales de las Fuerzas Armadas con vocación para integrarse en la Policía Nacional lo

hagan. Pero para ello se exigirán una serie de requisitos, entre ellos el pase a perpetuidad». Respondiendo

a una precisión del señor Busquets, el diputado de U. C. D. recordó, que «constitucionalmente, la Guardia

Civil forma parte del Ejército de Tierra». La comisión aprobó el texto propuesto después de rechazar una

enmienda comunista referida a la necesidad de que «los miembros de la Policía Nacional sean integrados

en el régimen general del funcionarizado». «Los mandos surgidos de la Academia —puntualizó más tarde

el señor Busquéts— tardarán muchos años en acceder al grado de oficiales, por lo que será largo el

tiempo antes de entrar en vigor el cuerpo de la ley.» Replicando a dicho argumento, el señor Sancho Rof

coincidió en afirmar la «larga transitoriedad de la norma. Por ello, una disposición transitoria permite que

el pase aludido, aun cumpliendo los demás requisitos, pueda solicitarse temporalmente».

CUERPOS AUXILIARES

Los tres últimos artículos del proyecto hacen referencia a los Cuerpos Administrativo y Auxiliar de

Seguridad. En su debate fue rechazada una enmienda del P. C. E., que solicitaba su supresión, debido,

según el señor Solé Barbera, a que el tratamiento de los mismos no debe figurar en esta ley.

De nuevo fue el señor Sancho Rof quien se opuso a la enmienda. «Es verdad que estos Cuerpos no

forman parte de la Policía, pero creo que deben figurar en este texto legal, porque la reforma implica

también un cambio en la actual estructura de estos Cuerpos auxiliares, cuyas funciones deben quedar

claramente delimitadas. Lo que no son funciones puramente policiales, lo cumplen estos Cuerpos.

Entendemos que es precisa su inclusión en esta ley, porque, en caso contrario, la urgente reforma de los

Cuerpos de Seguridad de] Estado en que nos encontramos empeñados se retrasaría considerablemente.»

Los artículos aludidos fueron aprobados por la comisión sin más debate que las anteriores precisiones.

LARGO CONSENSO

Un descanso de un cuarto de hora, que después se convertiría en hora y cuarto de descanso, fue

aprovechado por los dos grupos mayoritarios de la Cámara para lograr el consenso en el tema de las

disposiciones adicionales, transitorias y finales, cuyo texto fue entregado más tarde a te Mesa de la

comisión. Entre las cuatro, disposiciones adicionales, aprobadas sin apenas debate, se incluyen los temas

de la posibilidad de establecer policías autónomas, en el marco de los respectivos Estatutos y la creación

de la situación de segunda actividad para los Cuerpos de la Guardia Civil y Policía Nacional, justificada

la misma, según el señor Sancho Rof en que «las edades de retiro en ambos Cuerpos, por la propia

función desempeñada, son inferiores a otras profesiones. Lo que se pretende con ello es prolongar la vida

activa de los miembros de estos Cuerpos». Algunas objeciones puso don Julio Busquets a las edades -de

retiro, «que pueden taponar los ascensos», y se acordó establecer una cláusula cautelar que impida dicho

tapón. En la votación de este tenia abstuvo el diputado comunista don Josep Solé Barbera, que habla

solicitado la inclusión en la norma, rechazada por la comisión, de los miembros del Cuerpo General de la

Policía. Otra disposición adicional establece la equiparación de los miembros de los C. S. E. al régimen

de Seguridad Social de los funcionarios del Estado.

INCOMPATIBILIDADES

La integración de los miembros de loa Cuerpos General de Policía, Especial Administrativo y Auxiliar de

Oficinas de la D. G. S. y los de las Fuerzas de Policía Armada, de forma automática, en los C. S. E.; el

régimen de jubilación y sus distintas variantes; 1» incorporación temporal en la Policía Nacional de jefes

y oficiales de las Fuerzas Armadas y el régimen de incompatibilidades de los miembros de los C. S. E.,

son objeto de las disposiciones transitorias. Esta última señala que «la pertenencia a los C. S. E. es cansa

de incompatibilidad en el desempeño de cualquier otra función, salvo en la administración del propio

patrimonio». A petición del diputado socialista don Enrique Múgica, la comisión acordó añadir un párrafo

que señala que el ministro del Interior, «en los caso» en que concurran situaciones especiales, creadas con

anterioridad al 1 de enero de 1978, podrá conceder dispensas especiales que, en todo caso, cesarán

definitivamente el 1 de enero de 1980».

EL PLENO DEL CONGRESO

 

< Volver