La entidad policial mantuvo el pasado año un enfrentamiento con el Ministerio del Interior. 
 La Asociación de Policías emplaza a Martín Villa y a Suárez     
 
 El País.    14/02/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

La entidad policial mantuvo el pasado año un enfrentamiento con el Ministerio del Interior

La Asociación de Policías emplaza a Martín Villa y a Suárez

La Asociación Profesional de Funcionarios del Cuerpo General de Policía ha dado el plazo de una semana

al ministro del Interior o, en su caso, al presidente del Gobierno para que decidan si reciben a sus

representantes para mantener una entrevista sobre sus reivindicaciones. Un portavoz de esta asociación

negó ayer a EL PAÍS que su nueva aparición pública tenga que ver con el deseo de empañarle a Martín

Villa la campaña electoral que ha emprendido, y en la que las buenas relaciones del ministro con las

fuerzas del orden suponen un elemento principal.

La Asociación Profesional de Funcionarios del Cuerpo General de Policía tomó la decisión de expresar su

deseo de entrevistarse con el ministro del Interior o con el presidente del Gobierno al final de su última

asamblea general, celebrada en Madrid durante el último fin de semana. «Los estatutos de nuestra entidad

establecían esta fecha para nuestra asamblea general. No tienen pues, nada que ver con el período

electoral las decisiones que hemos tomado. Por otra parte, pudimos haber celebrado la asamblea algunos

días más tarde, pero no lo hemos hecho para no interferir con la operación Diana, con la que se quiere

salvaguardar la seguridad del Estado durante los últimos días de la campaña previa a las elecciones

generales.»

La Asociación Profesional de Funcionarios del Cuerpo General de Policía, reconocida por el Ministerio

del Interior, tuvo el pasado mes de agosto un grave enfrentamiento con este departamento ministerial,

cuando la mencionada entidad dio a conocer una nota en la que sus directivos afirmaban que los policías

estaban «dolorosa-mente hartos» de los niveles que estaba alcanzando en España el terrorismo y de la

actitud que el Gobierno, los partidos políticos y otros estamentos tomaban ante el fenómeno. A esa nota,

que produjo una enorme tensión entre el Ministerio del Interior y la citada entidad policial, siguió una

respuesta contundente de la Dirección General de Seguridad y se abrieron dieciséis expedientes de los

cuales resultaron ocho sanciones precautorias. Una de ellas fue contra el presidente de la asociación,

Carlos Cabrerizo, que continúa al frente de la misma, y cuya sanción profesional expira a finales de mes,

si el juez que instruye el caso no decide lo contrario.

Las reivindicaciones

La Asociación Profesional de policías le expondrá al ministro del Interior, si éste accede a recibir a los

representantes de la entidad, la gravedad de los problemas policiales y le presentará una tabla de

reivindicaciones estrictamente profesionales.

Las peticiones aprobadas por la asamblea de la entidad son el nuevo reglamento del cuerpo, la regulación

de la jornada de trabajo, la insuficiente dotación humana y material de algunas comisarías nuevas, la

revisión del sistema de ascenso a la escala de mando y las cuestiones generales referidas a la

incompatibilidad.

Este último punto es el citado con más frecuencia por esta asociación policial. Según la más extendida

opinión sobre las razones del enfrentamiento entre el Ministerio del Interior y esta entidad mayoritaria de

funcionarios, el elemento clave del conflicto es el deseo de los policías de conservar el pluriempleo, en

los casos en que éste se produce. Un portavoz de la asociación desmintió ayer a EL PAÍS este extremo y

señaló que los policías se hallan de acuerdo con la orden ministerial que estableció, el 27 de enero de

1978, las incompatibilidades de los funcionarios. «Lo que queremos es que la dedicación exclusiva tenga

una contrapartida económica suficiente.»

"Con toda energía"

En el caso de que la Asociación Profesional de Policías no sea recibida ni por el ministro del Interior, ni

por el presidente del Gobierno, la entidad convocará una rueda de prensa en la que ampliará los cinco

puntos reivindicativos citados. La asociación está dispuesta a llevar a cabo la negociación de esas

reivindicaciones «con toda la energía que le confiere su soberanía y representatividad, sin perjuicio de la

necesaria ponderación que debe presidir tema tan trascendente».

En esta ocasión, la asamblea de la Asociación Profesional de Policías no se ha referido al deseo que esta

entidad tiene de participar en la legislación que afecte a la policía. En otro orden de cosas, un portavoz de

la entidad señaló ayer que con el cumplimiento de las reivindicaciones que enumeran puede conseguirse

«lo que hemos pretendido durante toda nuestra vida y que por desgracia no hemos conseguido siempre: la

profesionalización de nuestra función». El mismo portavoz señaló que ahora «se dan los mejores cauces»

para que esta profesionalización ocurra.

 

< Volver