Autor: Cáliz, Eduardo. 
   Pala mecánica contra tractores vallisoletanos     
 
 Diario 16.    02/03/1977.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Pala mecánica contra tractores vallisoletanos

Eduardo Cáliz

MADRID. 2 (D16).—En Arrabal del Portillo (Valladolid), la Fuerza Pública, utilizando una pala

mecánica, despejó la carretera a Segovia, que había sido bloqueada por unos doscientos cincuenta

tractores.

Fue el momento culminante de la operación "reivindicaciones agrarias". Muchos tractores han sufrido

importantes desperfectos y la indignación de los manifestantes, ante la actuación de la Fuerza Pública, era

enorme.

Los puntos de concentración que la asamblea coordinadora de la "operación" había elegido fueron:

Mayorga de Campos, Becilla de Valderaduey, Medina de Rioseco, Villardefrades, Vega de Valdetronco,

Tordesillas, Medina del Campo, Alcazarén, Portillo, Quintanilla de Onésimo, Valladolid y Alaejos.

En Tordesillas hubo en algún momento más de mil tractores. En Olmedo, la carretera general a Madrid

quedó cortada por sólo tres unidades, mientras el resto de los manifestantes se repartían por otras rutas de

menor tráfico. La cola de vehículos comenzó a formarse a partir de las nueve de la noche y a los ocho de

la mañana de ayer se restablecía el tráfico: catorce kilómetros de espera en ambas direcciones, amén de

las once horas de plantón.

Tordesillas y Alcazarén han sido puntos sumamente conflictivos y los enfrentamientos con la Fuerza

Pública muy duros. Lo peor ha sido lo de Arrabal de Portillo.

"No eran muchos los tractores que había cortando la carretera, pero los de antidisturbios se han tirado a

romperlos todos. No se han conformado con quitar los que estorbaban, han volcado los que estaban en la

cuneta, líos han disparado con balas de goma, nos han echado botes de humo y luego han roto a culatazos

los parabrisas. También nos han roto los latiguillos de las ruedas y este disco está inutilizado. Yo no sé

con qué le habrán dado para abollar asi el acero", se quejó, furioso, un campesino.

En la casa de la Cámara

Oficial Sindical Agraria de Valladolid se reunían a las nueve de la mañana unos cuarenta representantes,

democráticamente elegidos, para estudiar la plataforma reivindicativa que pensaban presentar al

Gobierno.

Hacia las doce, y ante la gravedad de las noticias que les iban llegando, los responsables de cada zona

abandonaron la reunión para dar a los hombres de su base orden de dispersión, porque "todo el trigo de

España no vale la vida de un solo hombre".

Pequeños propietarios

En Valladolid hay unos trece mil empresarios agrícolas, de los que once mil no utilizan mano de obra

contratada y sólo cuatro pueden emplear a más de veinticinco trabajadores.

Se trata, afirman ellos, de un movimiento de pequeños propietarios, que, en la mayoría de los casos, se las

ven y se las desean para sacar adelante el año.

Antonio, uno de tantos, explicó a D16 cómo los gastos de las quince hectáreas que labra ascendieron, para

esta última campaña, a ciento cincuenta mil ciento ochenta y siete pesetas y los "ingresos" han sido de

ciento cuarenta y siete mil dieciocho pesetas. Ha perdido tres mil ciento sesenta y nueve pesetas. "Sin

sembrar, ni dar golpe, ahora las tendría en el bolsillo, y el año no fue malo...".

 

< Volver