Según la Unión Sindical de Policías. 
 "La democratización de España pasa por la desmilitarización incluso de la Guardia Civil"  :   
 En el Congreso de Brighton se pidió la desaparición de las limitaciones sindicales. 
 Ya.    07/10/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

7-X-1980

nacional

Según la Unión Sindical de Policías

«La democratización de España pasa por la desmilitarización incluso de la Guardia Civil»

En el Congreso de Brighton se pidió la desaparición de las limitaciones sindicales

El presidente de la Unión Internacional de Sindicatos de Policía va enviar ua escrito al Gobierno español

en solicitad de que la Policía sea desmilitarizada, según informó ayer Modesto García García, secretario

general de la Usp. Al parecer, éste ha sido uno de los logros conseguidos en el recientemente celebrado

congreso de Brighton, ya que la Usp considera que «la democratización del país pasa necesariamente por

la desmilitarización de la Policía e incluso de la Guardia Civil-.

Entre las resoluciones del octavo Congreso de la Unión Internacional de Sindicatos de Policía destaca la

relativa a la cooperación entre las Policías de Europa. Este apartado abarca el intercambio de información

de datos relativos a la criminalidad internacional; preparación de puntos de contacto en las regiones

fronterizas y coordinación práctica del trabajo policial fuera de las fronteras nacionales.

Las propuestas citadas, en caso de plasmarse de hecho en la realidad, podrían dar origen a la creación de

una especie de superestructura policial encaminada a la lucha contra el terrorismo y otros tipos de

criminalidad. Sin embargo, parece ser que loa representantes de los cuerpos de Seguridad de Francia

pusieron ciertos reparos ai reforzamiento de la colaboración policial a la hora de la lucha antiterrorista por

pensar que éste era un tema en el que se hallan implicados todos los Gobiernos. Los reunidos en Brighton

adoptaron la resolución de pedir de la Comunidad Europea y de los políticos en general la desaparición de

las limitaciones sindicales existentes aún en las legislaciones europeas para los miembros de la Policía.

En este sentido, el secretario de la Unión Sindical de Policías manifestó en la rueda de prensa que en

España hay todavía algunas brigadas y dependencias en las que «compañeros afiliados a nuestro sindicato

no se atreven a decir que son de la Usp, debido a la inseguridad jurídica y a la persecución de que son

objeto por parte de sus superiores».

Sobre el ingreso de alguno de ios dos sindicatos de Policía españoles en la Unión Internacional mientras

la Usp tiene en su contra el hecho de contar tan sólo con poco más de quinientos afiliados, el Sindicato

Profesional del Cuerpo Superior ha infundido algunas sospechas acerca de su funcionamiento

democrático. Según el secretario genera] de la Usp, «en Brighton volvieron a hacer un discurso parecido a

aquella famosa declaración del «estamos dolorosamente hartos» y también alegaron que la Policía

española no podía tener ningún tipo de responsabilidades por haber llevado la obediencia a sus mandos

hasta las últimas consecuencias. Naturalmente, esto fue poco más o menos la defensa que hicieron los

nazis juzgados por sus crímenes en el juicio de Ñuremberg...»

Al ser preguntados los portavoces de la Usp por lo que podría ocurrir si dentro de un año ia Unión

Internacional se inclina por dar su confianza al Sindicato Profesional del Cuerpo Superior de Policía,

aquellos respondieron que «si así sucediera, posiblemente la Usp sería disuelta, ya que consideramos que

desde ese momento no seríamos válidos».

En otro momento de la rueda de prensa, el secretario de la Unión Sindical de Policía reconoció que habían

tenido contactos con el Partido Comunista y con el Psoe para que les sirvieran de defensa cuando la

Administración se negaba a legalizar dicho sindicato. También han mantenido conversaciones con estos

grupos políticos con motivo del proyecto de ley de seguridad ciudadana, después de que la Dirección de

Seguridad del Estado se opusiera a tener en cuenta sus consideraciones sobre este tema.

Por otra parte, Modesto García informó que el inspector José Luis Fernández Sastre se mantiene en

huelga de hambre en el puesto fronterizo navarro de Dancharinea, donde fue trasladado forzosamente

como sanción por dejar en libertad a un presunto piquete de huelga durante el conflicto de los basureros

de Barcelona El señor Fernández Sastre tiene que abandonar dicha comisaría durante la noche y

acostumbra a dormir en el interior de su propio automóvil, que debe estar aparcado a más de cien metros

de distancia de dicha dependencia.

Según sus compañeros de la Unión Sindical de Policías, el inspector Fernández Sastre, que fue

reconocido por un médico de Comisiones Obreras a fin de evitar la posible formación de cálculos renales

por la no ingestión de alimentos, ha sido objeto de un nuevo expediente disciplinario como consecuencia

de sus declaraciones a la prensa con motivo de su huelga de hambre.

 

< Volver