Autor: Veciana, Ricardo. 
   La unificación de la policía     
 
 Diario 16.    22/05/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 23. 

RICARDO VECIANA

Experto en cuestiones de seguridad

La unificación de la Policía

A propósito de las resoluciones de la IV Asamblea del Sindicato Profesional de Policía, en la que se han

sentado los principios de «entroncar a los profesionales de la Policía con la sociedad donde se

desenvuelven, la desmilitarización y consiguiente profesionalización, Veciana hace el siguiente análisis.

En la asamblea se ha hecho referencia ligera, a nuestro entender, de un tema tan necesario como delicado,

que es la unificación del Cuerpo de investigación con el Cuerpo uniformado.

En criterio del presidente del SPP, es necesaria la unificación de ambos Cuerpos.

Deberemos entender que lo que quiere decir es que tras la unificación serán los actuales componentes del

CSP los que lleven la dirección del huevo Cuerpo. A este manifestado deseo parece necesario hacer unas

consideraciones.

Reducción de Cuerpos

En primer lugar habrá que decir que el hecho de que la Policía Nacional (PN) carezca de sindicatos o

asociaciones profesionales no debe ser motivo para que su voz no sea oída en defensa de sus intereses,

puesto que en todo proceso de unificación entran en juego tanto los generales del país como los

corporativos e individuales y dar ventaja a una parte siempre resulta injusto.

Dejando a un lado los problemas de estructura de las Fuerzas de Seguridad nacionales a falta de fijar un

modelo que nos sitúe dentro de alguno de los que hoy existen en nuestro contexto, lo que es evidente es

que/.háy que reducir Cuerpos.

Si el Estado se organiza administrativamente en comunidades autónomas y alguna de éstas crean sus

Policías, habrá que pensar en un modelo mixto con unas Fuerzas de Seguridad en las comunidades

autónomas que lo decidan, que deberían en su día integrar a las Policías locales, y con otra Policía del

Estado que cumpliría todas las funciones en aquellas partes del territorio nacional donde no hubiera

Policía autónoma —excepto las reservadas a las Policías locales— y sólo las de competencia estatal en

aquellas que las hubiera.

En este supuesto sólo actuarían dos Policías en el mismo territorio. En unos, la estatal y. la local; en otros,

la de la comunidad autónoma y la estatal. Pero hoy la estatal está compuesta por tres Cuerpos, lo que

resulta inconveniente desde el. punto de vista funcional, económico y operativo, y es necesario reducirla a

dos.

Carencias formativas

No debe caber duda de que son el CSP y la PN los Cuerpos llamados a unificarse, dado «1 que se resultan

mutuamente necesarios para cumplir la mayoría de sus funciones, que a su vez realizan sobre un mismo

territorio. Pero los inconvenientes surgen a la hora de hacer los encuadrarñíentos.

El plan de formación de los funcionarios del CSP ha consistido en la exigencia del Bachillerato Superior,

una oposición y tres o cuatro meses de escuela profesional. En los mandos de PN hay que señalar tres

procedencias, los militares que prestan servicio en dicho Cuerpo, los procedentes de Policía y los que

dentro de dos años saldrán de la Academia de Oficiales de PN.

A los primeros se les exigió un Bachillerato Superior, una oposición, más de cuatro años en academias

militares y cursos de ascenso. A los que proceden de Policía,-para llegar a capitán se les exigió una

oposición y un total de veintisiete meses entre los diferentes cursos de ascenso.

A los tenientes que dentro de dos años saldrán de la nueva Academia de Oficiales de la PN se les exigió

las titulaciones para acceso a la Universidad, y habrán pasado casi cinco años de carrera que tiene rango

universitario, lo mismo que la de los militares.

Estos, debido a que desde su creación la Policía Armada se nutrió, en una gran proporción, de, estos

mandos, son muchos los que han hecho su carrera profesional en este Cuerpo y sólo han estado

destinados en el Ejército circunstancialmente.

En cuanto a la formación policial, hemos de considerar que ha sido escasa, tanto para los funcionarios del

CSP —ya se ha iniciado el camino para remediarlo con la apertura de la academia de Ávila, donde van a

pasar dos cursos académicos, en principio— cómo para los mandos de PN —también solucionado con la

Academia de Oficiales de El Escorial, con cuatro cursos académicos—, aunque actualmente en favor de

aquellos per cuanto conocen mejor las técnicas más importantes de la función policial.

Pero si los mandos de PN tienen esta Carencia profesional del desconocimiento de estas técnicas, los

funcionarios del CSP carecen por completo de formación para el mando de hombres y de conocimientos

de las tácticas =de mantenimiento del orden pública.

Por todas estas razones es por lo que nos atrevemos a calificar de ligeras las animaciones que al respecto

de la unificación de estos dos Cuerpos hizo el presidente del SPP.

Elegir un modelo

En cualquiera de los dos modelos de Policía descentralizada y centralizada que existen en Occidente, sólo

hay un Cuerpo para llevar a cabo las funciones que hoy realizan en España el CSP y la PN.

En el modelo anglosajón todos los policías ingresan en la base como uniformados y van ascendiendo

mediante la exigencia de los correspondientes niveles pudiendo, a partir de uno, estar destinados

indistintamente en la rama uniformada o en la de investigación.

La opción de descabezar a la PN enviando sus mandos al Ejército para poner las bases de éste Cuerpo a

las órdenes del CSP traería graves problemas, debido a las carencias formativas señaladas´, además cíe

significar la´ descapitalización de la institución policial de los profesionales con mayor nivel ´cultural.

.No. ,existe rama de la Administración del Estado donde un funcionario .pueda alcanzar los más altos

cargos sin tener titulación universitaria más que en la. Policía.

Hay que unificar, si, pero aprovechando de la mejor manera los medios humanos con que ambos Cuerpos

hoy cuentan.-

 

< Volver