Numerosos miembros de la Brigada de Información han pedido el traslado. 
 El juez decreta prisión preventiva para cinco inspectores de policía     
 
 ABC.    18/02/1981.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

NACIONAL

ABC/7

Numerosos miembros de la Brigada de Información han pedido el traslado

El juez decreta prisión preventiva para cinco inspectores de Policía

MADRID. Las derivaciones del «caso Arregui» parecen haber provocado una fuerte convulsión en la

estructura policial española. Mientras el juez encargado del caso ordenaba la prisión preventiva de tos

cinco inspectores de Policía presuntamente implicados en las torturas al etarra muerto, se producía una

auténtica cascada de anuncios de dimisión —en algunos casos posteriormente desmentidos—, que

afectaban a la práctica totalidad del aparato jerárquico de! Ministerio del Interior y al «staff» del sistema

policial.

La única dimisión confirmada oficialmente y admitida por el ministro del Interior, al menos hasta el

momento de redactar está información, es la del director general de Policía, José Manuel Blanco Benítez.

También fue confirmada por el propio señor Rosón, en el Congreso de tos Diputados, la intención de

dimitir de los cinco comisiónanos generales dependientes de la Dirección del señor Blanco Benítez: el de

Información, Manuel Ballesteros; el de Policía Judicial, José Trinitario Romero Sánchez; el de Seguridad

Ciudadana, Genuino Nicolás Navales, y el de Documentación, Miguel Fernández Robles, además del

secretario general de! organismo, José Luis Fernández Dopico, Todos ellos, al parecer, han presentado

formalmente la dimisión, aunque no tes ha sido aceptada. Se desconoce cuát va a ser la decisión de Juan

José Rosón al respecto, aunque fuentes solventes opinan que les instará a seguir en sus puestos. En lodo

caso -estimaron las citadas fuentes—, tos dimisionarios seguirán en sus cargos hasla tanto se nombre a

sus sustituios, a fin que no haya vacíos en el mando policía.

A última hora de la tarde fueron categóricamente desmentidos los rumores que habían cinglado sobre ¡as

bajas voluntarias en sus cargos de ías más altas jerarquías del aparato ministerial: el director de la

Seguridad del .Estado, Francisco Laína; el subsecretario de Interior, Luis Sánchez Harguindey, y todos

los directores generales del Departamento. Los dos primeros negaron sin reservas haberse planteado

siquiera tai posibilidad.

SIEMBRA DE RUMORES

Sin embargo, la «siembra» de rumores no se detuvo aquí. A media tarde se daba como prácticamente

desarbolado el aparato policial y completamente desmantelada )a Brigada de Información. Cuatro o cinco

jefes superiores de Policía, entre ellos el de Madrid, habían presentado su dimisión, y los doscientos

miembros del citado Cuerpo antiterrorista habían pedido la «baja en sus puestos» mediante comunicación

oficial.

Fuentes policiales negaron a ABC que los jefes de Policía —y concretamente el de Madrid— hubieran

pedido la renuncia.

A tenor de estas fuentes, el malestar evidente suscitado en ciertos sectores de ía estructura policial por el

tratamiento del «caso Arregui» ha dado pie a que algunas personas o grupos hayan desorbitado la

importancia real de la contestación, dando por hechos consumados lo que soto eran rumores propios del

clima de tensión. En concreto, acerca de la baja en sus puestos de los miembros de la Brigada de

Información, las fuentes consultadas por ABC mostraron su absoluta extrañeza. Un funcionario policial

—según dijeron— sólo pide el cambio de servicio cuando hay una plaza vacante en otra ciudad o en otra

Brigada. La petición de baja voluntaria en un puesto para quedar en actitud de cesante, sin una opción de

otra plaza disponible, sería un hecho sin precedentes, cuya procedencia, a tenor del Reglamento de la

Policía, resulta más que dudosa.

Sin embargo, según una fuente fidedigna consultada por ABC, en los escritos presentados a la

superioridad se solicitaba textualmente «la baja en esta dependencia, quedando a disposición de la

jefatura de personal».

Otra fuente cercana a la Brigada Antiterrorista matizó los términos de fas «minutas», afirmando que se

trata soto de una «propuesta de baja en ese servicio», dejando a juicio del superior la conveniencia o no

det traslado y, por supuesto, siempre en el caso de que se produzcan plazas vacantes. Respecto al número

de escritos presentados, se limitó a comentar que «la unanimidad es total, pero eso no quiere decir que

lodos presenten la comunicación oficial». La misma fuente manifestó su interés en aclarar que ía totalidad

de los miembros de la Brigada siguen en sus puestos y cumpliendo con sus servicios.

PRISIÓN PREVENTIVA

El disgusto y la tensión en el grupo antiterrorista se recrudecieron desde primeras horas de la mañana, al

conocerse la decisión del juez encargado del -caso Arregui», señor De la Campa, de decretar la prisión

preventiva de los cinco inspectores puestos a disposición judicial, después de haber concluido su primer

interrogatorio. Los cinco funcionarios, Julián Marín (que era al parecer el responsable de las diligencias

policiales a los etarras detenidos), Ricardo Sánchez, Juan Antonio González, Juan Luis Méndez y Antonio

Gil, se encuentra en estos momentos en las dependencias policiales (no se rta especificado si en los

calabozos o en otras dependencias), tras serles comunicada la decisión del juez. Según el Reglamento, es

el director de la Seguridad del Estado quien determina ét centro policial o militar donde deben

permanecer los miembros del Cuerpo Superior a los que se dicte prisión preventiva.

El juez que Jia dictado prisión preventiva puntualizó «que se trata de una medida cautelar adoptada a la

vista déla marcha de las investigaciones, pero que no supone prejuzgar nada, ya que continúa la

instrucción del sumario». Esto parece indicar que los policías no han sido todavía procesados, pese a las

declaraciones del abogado de Arregui, Ignacio Esnaola, quien afirmaba ayer que se había dictado auto de

procesamiento.

Según Esnaola, el juez tomó también declaración a los detenidos que están incluidos en e! mismo sumario

que el presunto etarra muerto y Jes ofreció la posibilidad de presentar querella por malos tratos, ya que

afirma el mismo abogado— presentaban señales de lesiones.

Por otro lado, parece que no será únicamente Esnaola et encargado de la acusación particular en nombre

de la familia de Arregui. Según se supo ayer, un colectivo de abogados vascos, se personará

próximamente en las diligencias sumáriales para ejercer la acusación privada. -

Ayer continuaron su tercer día de huelga de hambre 114 étarras recluidos en la cárcel de Carabanchel.

Según el director det centro, no se ha producido ningún incidente y los presos que mantienen la medida de

presión llevan un régimen normal de vida dentro de la Cárcel.

Finalmente, dentro def mismo tema hay que señalar que ayer fueron puestos a disposición judicial, y

posteriormente ingresaron en prisión, quince militantes del Movimiento Comunista, acusados de desacato

al ministro del Interior. Como vamos ayer, estas quince personas fueron detenidas en Madrid cuando

posaban carteles considerados ofensivos para las Fuerzas de Seguridad y el ministro Juan José Rosón.

 

< Volver