Autor: Santos, Carlos. 
 Análisis. 
 El cambio les enfrenta     
 
 Diario 16.    15/01/1983.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

El cambio les enfrenta

Carlos Santos

El ajustado triunfo de Modesto Garda —un 43 por 100 de los delegados votaron en contra de su

reelección—, pone de relieve las divergencias existentes en el seno del segundo sindicato policial,

dividido de hecho en dos grandes bloques. En el primer sindicato, el SPP (Sindicato Profesional de

Policías), existen también dos sectores diferenciados, con parecida correlación de fuerzas;

Estos datos reflejan la enorme incidencia que ha tenido el triunfo de PSOE en el movimiento sindical de

la Policía española, que se enfrenta irremediablemente a un periodo de renovación. La llegada al poder de

los socialistas es el detonante definitivo de unas tensiones viejas, subyacentes en el seno de

ambos sindicatos y que se han agudizado en los últimos meses.

Los dos bloques de la USP, el vencedor y el perdedor, se diferencian básicamente en una cosa: la

candidatura derrotada pretendía abrir camino hacia sectores más moderados del Cuerpo Superior de

Policía y proponía que el sindicato saliera de las catacumbas, abandonara su condición de eterno

minoritario y dulcificara su imagen radical.

Este planteamiento significaba en la práctica una política de concordia con la nueva Administración

socialista y un acercamiento al otro sindicato policial al que la USP ha acusado siempre de derechista.

Los defensores de esta idea están además convencidos de que esta estrategia sindical sólo podría llevarse

a cabo con la sustitución de Modesto García, líder histórico de la organización, a quien se ofreció una

simbólica presidencia honorífica.

Sin embargo, Modesto García se niega a abandonar la secretaría general, muestra ciertos recelos hacia

una aproximación al SPP, durante largo tiempo dirigidos por sus sectores más conservadores e inicia un

distancía-miento del PSOE, partido con el que la USP mantenía una antigua vinculación.

Así, de sus palabras de ayer tienen especial significación las que abogan por un sindicalismo neto,

reivindicativo, no político, por definición enfrentado al «patrón», que no es otro que la Administración

socialista.

Para entender las claves del congreso, y del que inicia dentro de un par de semanas el SPP, hay que

remontarse al mes de octubre. En aquella ocasión, el sector derrotado ayer defendió sin éxito e! inicio de

conversaciones con el otro sindicato. Modesto García se opuso, en principio, con lo que comenzó a

desmarcarse no sólo de una parte de su sindicato sino también de la dirección del PSOE, que apadrinaba

la operación.

Hoy, los integrantes del sector derrotado —algunos ocupan altos cargos en el nuevo staff policial—, creen

que la victoria de Modesto García es un triunfo efímero; que no podrá dirigir el sindicato sin las dos

grandes organizaciones de Madrid y Barcelona; que dentro de algunos meses se reabrirá el debate interno.

Modesto García, por e! contrario, confía en sacar adelante la organización, aún minoritaria, en base a

planteamientos estrictamente sindicales. En cualquier caso, acaba de comenzar la nueva etapa del

sindicalismo policial español.

 

< Volver