Especial Seguridad del Estado. La Guardia Civil. 
 Mayor eficacia y operatividad en su misión     
 
 Diario 16.    22/04/1982.  Página: 40. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

40

ESPECIAL SEGURIDAD DEL ESTADO

LA GUARDIA CIVIL

Mayor eficacia y operatividad en su misión

Desde los tiempos de su fundación, allá por el año 1844, la Guardia Civil ha estado siempre dedicada a

«proveer el orden público y a dar seguridad a las personas dentro y fuera de las poblaciones». Esta

dedicación, resumida en una corta frase, implica en los tiempos actuales una actividad que muchas veces

resulta verdaderamente desbordante.

Civil, además del mantenimiento del orden público, la seguridad de los ciudadanos, la evitación de

cualquier hecho delictivo y la prestación de cuantos auxilios sean precisos, tiene un sinnúmero de

competencias, entre las que podemos destacar la intervención y control sobre armas y explosivos, la

custodia de puertos, aeropuertos, costas y fronteras, la vigilancia de vías de comunicación terrestre,

diversas funciones de resguardo fiscal, la vigilancia exterior de establecimientos penitenciarios y otros

edificios públicos que la requieren, la vigilancia encaminada a que se cumplan las normas que protegen

las actividades cinegéticas y piscícolas, la protección del medio ambiente, •etcétera.

Todo esto y mucho más, hoy como ayer, hacen los 63.000 hombres que integran la plantilla del Cuerpo.

La preparación de sus hombres es larga y delicada. Para lograrla, se cuenta con centros adecuados en los

que se imparten las enseñanzas necesarias para que cada

uno reciba y adquiera los conocimientos precisos en cada materia y conozca los nuevos procedimientos y

técnicas que le ayuden a lograr un rendimiento lo más positivo posible.

La Academia de la Guardia Civil y el Centro de Instrucción forman los oficiales y les imparten los cursos

de mando; las academias de Cabos, Guardias, Guardias Jóvenes, Tráfico y Servicio Fiscal, así como las

escuelas de Automovilismo y Adiestramientos Especiales completan la labor de preparación de estos

hombres, guardias civiles.

De igual modo, los medios con que cuenta la Guardia Civil han experimentado una gran transformación.

Del caballo o la bicicleta se ha pasado a disponer de nuevos y modernos vehículos adaptados a las cada

vez más perentorias necesidades. Motocicletas convencionales y todo terreno, vehículos de mando y

transporte, helicópteros, vehículos blindados, lanchas rápidas son prueba evidente de ello.

Del armamento se puede decir otro tanto. Hoy la Guardia Civil dispone., del armamento adecuado para su

empleo en servicios normales, y otro modernísimo que está a la altura del que utilizan las más avanzadas

Fuerzas de Seguridad del mundo para servicios más especiales.

Los antiguos sistemas de archivos de correspondencia y vetustos ficheros van siendo poco a poco

sustituidos por las milcrofilmacíones y las cintas perforadas de los cerebros electrónicos, y unos

departamentos de estadística e informática perfectamente organizados y dotados con las más avanzadas

técnicas llevan al día cuanta documentación y datos son necesarios tratar.

Unidades especiales

Así, la aparición de nuevos delitos, y muy especialmente el gran incremento experimentado por el terro-

rismo, ha obligado a crear unidades especiales que se dedican de lleno a combatirlo. Los Grupos

Antiterroristas Rurales están formados pcír hombres especializados en esta lucha. Sus medios y su diario

entrenamiento les permite estar constantemente y con la máxima rapidez en disposición de actuar con

eficacia en donde sea precisa su presencia. Son hombres seleccionados entre el total de los que componen

la Guardia Civil, y que han debido pasar una serie de pruebas realmente duras antes de ser admitidos en

estas unidades.

De entre éstos es formada una nueva selección, que dará lugar a la Unidad Especia! de Intervención

(UEI), creada recientemente para atender los casos y situaciones de relevante trascendencia y dificultad

dentro del campo del terrorismo.

Pero la Guardia Civil no sólo combate y Jucha contra eí delincuente. Velar por el que descansa o se

divierte es también misión fundamental del Cuerpo, a fin de ayudar a quienes en la práctica de actividades

deportivas en el campo, el mar o la montaña puedan llegar a encontrarse en dificultades.

Guardias civiles motoristas todo terreno, esquiadores, escaladores, submarinistas, etcétera, prestan siis

servicios y auxilios en todos estos medios, y son numerosas las ocasiones en que se ven precisados a

intervenir para encontrar a algún excursionista perdido, o rescatar a algún montañero que corre el riesgo

de despeñarse, o a algún bañista o navegante que ha sufrido un accidente.

Guardia Civil de Tráfico, Investigación y Atestados, Gabinete de Criminalística, Unidades Especiales de

Montaña, Actividades Subacuáticas, Servicios de Helicópteros, Grupos Antiterroristas Rurales, Patrullas

Todo Terreno, Unidades Móviles, Servicios Especiales, Servicios de Estadística e Informática, son

algunas de estas Unidades Especiales de la Guardia Civil, ejemplo de la adaptación que el Cuerpo se ha

visto obligado a realizar para poder atender con eficacia a todo el cúmulo de actividades que se le han

encomendado.

Y de hoy en adelante será la propia sociedad quien marque las nuevas actividades del Cuerpo. Es el

marco social donde surgirán las necesidades que demandarán nuevos planteamientos, porque nuevos

serán los problemas y ante ellos las Cortes Generales ejercerán su potestad legislativa que permita

solucionarlos.

La previsión de necesidades que tendrá nuestra sociedad para dentro de unos años, en lo que se refiere a

la nueva tipología delincuen-cial, es muy difícil de predecir, pero lo que la Guardia Civil tiene claro, a

decir de sus mandos, es que para entonces, como ahora y como siempre, hará falta que sus componentes

tengan´ por divisa el honor, y con él la disciplina, el amor al trabajo y el sentido humanitario necesario

para sacrificar sus vidas por los demás, corno están dando prueba de ello a través de la. historia.

 

< Volver