Acusados por un terrorista arrepentido. 
 Dos ex guardias civiles, detenidos por su relación con un comando ultraderechista     
 
 Ya.    15/03/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Acusados por un terrorista arrepentido

Dos ex guardias civiles, detenidos por su relación con un comando ultraderechista

Dos ex guardias civiles han sido detenidos como consecuencia de las declaraciones de Manuel Reinero

Banda, miembro de la organización de carácter ultraderechista Ejército Español de Liberación, en las que

cuenta todo el entramaje de la organización, posibilitando su entrada en el ámbito de lo que en el futuro

podrá ser la ley del terrorista arrepentido.

Estos dos ex guardias civiles son Francisco Reina Lleonar y Daniel López, antiguos sargento y cabo,

respectivamente, y hoy policías municipales de Ripollet.

El portavoz del Ministerio del Interior señaló que el ministro tiene la voluntad política de llegar hasta el

fondo de las averiguaciones y esclarecer las responsabilidades a que hubiera lugar.

Las declaraciones de Manuel Reinero se refieren a las actividades del autodenominado Ejército Español

de Liberación. En ellas afirma que recibía órdenes de los citados policías municipales, que entre otras

acciones le mandaron atentar contra el alcalde y el teniente de alcalde de Ripollet, incendiar el

Ayuntamiento y asesinar a un policía municipal. Añade que se entregaron donativos a la organización

Fuerza Nueva de Sabadell y Móstoles y que se destinaron 950.000 pesetas para la compra de diez

metralletas, que debían ser adquiridas en Bélgica.

Aunque el Ministerio del Interior no ha dicho nada al respecto, Manuel Reinero acusa a un teniente de la

Guardia Civil, actualmente destinado en Madrid y con graduación de capitán, como otra de las personas

de las que recibía las órdenes.

Acusa también a miembros de la Benemérita de atentar contra el domicilio de un presunto atracador de

uno de los domicilios de la citada organización y contra el Ayuntamiento de Palau de Plegamans, en

Barcelona.

A raíz de estas declaraciones, el juicio fue suspendido a la espera de los resultados de las nuevas

investigaciones.

Manuel Reinero declara que el armamento y la munición intervenida le fue facilitada por el citado

teniente de la Guardia Civil. Una de las pistolas, añade en su declaración, le fue entregada en las

dependencias del cuartel de la Guardia Civil, en la intervención del arma, en presencia de otro guardia

civil.

Para justificar esta declaración, el responsable del Ejército Español de Liberación aduce que mandó una

carta al teniente de la Guardia Civil para que fuera a verle, dado que se sentía abandonado y engañado, al

mismo tiempo que le amenazaba con contarlo todo. Por más respuesta obtuvo una carta de un abogado de

Sabadell en la que le decía que el teniente no podía ir a verle, pero que no se preocupara, porque todo iba

bien, y que esperara antes de tomar cualquier decisión de actuar. La ayuda no llegó y el terrorista hizo la

declaración que ha levantado tanta polvareda.

 

< Volver