Relanzamiento del sindicalismo en el seno de la Policía Nacional     
 
 ABC.    23/08/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Relanzamiento del sindicalismo en el seno de la Policía Nacional

Madrid

Miembros del SUP (Sindicato, Unificado de Policía) han repartido octavillas en las playas de Gandía

explicando las finalidades del sindicato y pidiendo una Policía Civil y no militarizada. En dichas

octavillas se Informa de una creciente afiliación. Noticias como esta llegan continuamente desde diversos

puntos de España. La futura unificación policial, con la extensión del sindicalismo a to que será rama

uniformada, hace que las actividades del tocadamente clandestino SUP se multipliquen para estar

preparados.

La reciente escisión dentro del SUP, de la que ya informó ABC, del sector minoritario de Fernando

Vázquez Romay, frente al mayoríta-río de Miguel Terrón, ha creado un cierto confusionismo, del que

todos se han puesto como meta salir de aquí a octubre.

Ambos tienen claro que en el futuro es muy probable que existan dos sindicatos de Policía uniformada. El

sector de Terrón afirma tener actualmente unos trescientos cincuenta afiliados, mientras el de Romay

estaría alrededor de cincuenta, con incidencia en la Compañía de Transmisiones. Una escisión parecida

—aunque en menor medida— se ha producido en Sevilla, el otro núcleo fuerte del sindicato, y puede

producirse en Vigo.

La causa de la escisión ha sido las acusaciones que se hacen al policía nacional Romay de estar

canalizando los intereses del Estado Mayor de la Policía Nacional y de los multares que quieren quedarse

en el futuro Cuerpo unificado. El sector Terrón no reconoce, además, a las Comisiones creadas

dentro de Policía Nacional para estudiar la unificación, aunque estará presente con sus criterios en esa

negociación, tal y como desea también el Ministerio del Interior.

El SUP quiere buscar una fórmula para poder tener una mayor presencia pública y alcanzar una mayor

madurez sindical —afiliación, estudios...— y estudia ta posibilidad de crear algún tipo de asociación que

les permita hacerlo.

Por otra parte, la USP —que buscó en un primer momento un fuerte acercamiento al sindicato de los

uniformados— puede abrir en octubre sus puertas y empezar a afiliar a policías nacionales, como ha

venido comentado su presidente, Modesto Garda.

El relanzamiento de la actividad sindical en el interior de la Policía Nacional se debe al convencimiento

que el sindicalismo policial tiene que prepararse para una situación futura de mayor responsabilidad y

para evitar que reivindicaciones mal encauzadas se mezclen con situaciones de tensión.

 

< Volver