Autor: J. J. P.. 
   ¿Somos diferentes?     
 
 Arriba.    02/10/1976.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 2. 

SOMOS DIFERENTES?

EL afortunado hallazgo turístico de que «España es diferente, no debemos trasladarlo a \*s mucho más

serlas cuestiones política». Los grandes países, tomados como actuales modelos democráticos —Estados

Unidos, Inglaterra, Francia, Alemania « Italia— « manchan hoy con sólo dos, o a lo sumo tres, grandes

partidos que concentran las preferencias masivas de los electores. Los dirigentes son también

perfectamente LdentlficaWes, tanto si alcanzan el poder como si se encuentran en la oposición. Pero

oposición no es capricho ni actitud contraria, por sistema, al Gobierno mayorltarlo, sino qo> e* el

resultado de la derrota electoral. En España nos permitimos d hijo de pregonar con alarde Jubiloso la

existencia de una «oposición», cuando todavía no ha habido elecciones y, por tanto, M Ignora quiénes han

(añado y a cuáles ha tocado perder. Nuestra actual oposición se «opone» —valga la redundan

cia— a un Gobierno concreto que solo será definitivo cuando el proceso de reforma llegue a su fin.

Por el momento, la excesiva proliferación de personas discrepantes, grupos rerríndícadores y partidos

regionales autónomos no hacen más que ofrecer una triste Imagen de pueblo mal avenido, perdido en hfha

escandalosa de malos vecinos. Nos hace falta el milagro de encontrar, todos juntos, el camino del acuerdo

qoe nos dará la fuerza y credibilidad Internacional tan deseadas por las nuevas generaciones de españoles.

En caso contrario, contó en el turismo, 4! folklore y la lidia taurina, seguiremos alendo la España

diferente y, desde Juego, alejada de esa Europa a la cual pertenecemos con plenitud de derechos, a pesar

de qup, repetidamente, nos vuelve la espalda.

J. J. P.

 

< Volver