Autor: Arias-Salgado Montalvo, Rafael. 
 Las elecciones y la reforma Suárez /3. 
 Modalidades del sistema mayoritario     
 
 El País.    02/10/1976.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

POLÍTICA

11

Las elecciones y la reforma Suárez/3

Modalidades del sistema mayorítario

RAFAEL ARIAS SALGADO

Las diversas modalidades del sistema mayoritario tienen como objetivo principal o bien asegurar que los que resulten elegidos tengan un mayor respaldo electoral que el que supone la mayoría simple, o bien garantizar en alguna medida la representación de las minorías. En este último caso se origina una cierta proporcionalización indirecta del sistema mayoritario.

El sistema mayoritario a dos vueltas

Es la fórmula que se aplica actualmente en Francia tanto para las elecciones legislativas como para las presidenciales. Consiste en que para resultar elegido se exige que en una primera votación o vuelta el candidato obtenga la mayoría absoluta de votos, es decir, la mitad más uno, al menos, en el distrito de que se trate. Si ningún candidato consigue en esa primera vuelta la mayoría absoluta se celebra una segunda votación, generalmente siete o quince días más tarde, bastando entonces obtener la mayoría simple para resultar elegido. Por tanto, en un distrito en que voten 100.000 electores, se requiere en primera vuelta 50.001 votos como mínimo para salir electo.

En segunda votación, el mecanismo opera como en el modelo mayoritario simple. A veces en primera vuelta se exige también, como hace la ley electoral francesa, que ese 50 por 100 + 1 de votos comprenda al menos el 25 por 100 del los electores inscritos.

En consecuencia, si se produce una fuerte abstención puede ocurrir que, aun consiguiendo un determinado candidato la mayoría absoluta de los sufragios expresados, no resulte elegido por ser el número de estos últimos inférior al 25 por 100 de los electores inscritos, En el ejemplo anterior, si el censo electoral del distrito tuviese. ""50.000 electores con derecho a voto, no bastaría obtener 50.001 votos, aunque supusiese mayoría absoluta de los votos emitidos, pues este número de sufragios es inferior al 25 por 100 de los electores inscritos. Habrían hecho falta, como mínimo, para ser elegido en primera vuelta, 62.500 votos de los 100.000 efectivamente emitidos. De no lograrse, se pasa también a la segunda vuelta.

Dé todas maneras, las leyes electorales que recogen esta fórmula suelen establecer restricciones para que a la segunda vuelta sólo puedan concurrir algunos candidatos. La normativa vigente en Francia exige, en efecto, que únicamente podrán presentarse a la segunda vuelta los candidatos que, habiéndose presentado a la primera, obtengan el 10 por 100 de los votos emitidos en el distrito.

En cambio, la legislación electoral de la 1ÍI República otorgaba una libertad absoluta de candidaturas para la segunda vuelta, de tal manera que incluso podían concurrir candidatos que no se hubiesen presentado a la primera.

El efecto fundamental del sistema mayoritario a dos vueltas es que reduce el número de diputados elegidos sin mayoría absoluta y fomenta, de cara a la segunda vuelta, coaliciones y arreglos electorales.

E1 voto alternativo o preferencial

Es una modalidad de escrutinio mayoritario, vigente en Australia pararla elección de la Cámara de

Representantes, que viene a perfeccionar el modelo británico y evita la celebración de una segunda vuelta, produciendo, sin embargo, los mismos efectos que si ésta tuviese lugar. Cada elector ha de votar por un solo candidato, en distritos uninominales, por lo tanto, pero a continuación, en la papeleta de voto, indica el orden de sus preferencias sobre los otros candidatos. La papeleta podría ser así:

Si uno de los candidatos obtiene la mayoría absoluta de los votos emitidos en el distrito, resulta elegido. Si ninguno de los candidatos con menor número de votos queda eliminado y los sufragios que ha obtenido son distribuidos entre los candidatos inscritos inmediatamente después en las papeletas en las que él apareciera el primero. Tomando el ejemplo que pone Cotteret y Emeri (cfr. Les systemes electoraux, París, 1970, pág. 49) y utilizando los nombres españoles, el mecanismo de los recuentos opera así: en el distrito hay un escaño a proveer, se presentan cuatro candidatos y se emiten 50.000 votos. Contadas las primeras preferencias de todas las papeletas, se origina el resultado siguiente:

F. González...... 20.000 votos

J. Ruiz Giménez .. 14.000 votos

E. Tierno Galván .. 10.000 votos R. Tamames ...... 6.000 votos

Ninguno de ellos ha obtenido, pues, en el primer recuento la mayoría absoluta (25.000+ 1). Se - toman entonces las papeletas en que Tamames (que queda eliminado) aparece en primer lugar, es decir, las seis mil de sus votos, y la segunda, tercera y cuarta preferencias de esas papeletas se reparten como votos entre los otros candidatos. En dichas papeletas aparece

F. González 5.500 veces como segunda preferencia; Ruiz-Giménez, 400 veces como segunda preferencia, y Tierno Galván, 100 veces como segunda preferencia. El resultado queda así:

F. González: 20.000 + 5.500 = 25.500 J. Ruiz-Giménez: 14.000 + 400 =14.400 E. Tierno Galván: 10.000 + 100 - 10.100

Con estas adiciones, F. González obtiene la mayoría absoluta al sumar 25.500 votos y, en consecuencia, se le proclama elegido. Si a pesar de todo no hubiese conseguido mayoría absoluta ningún candidato, se pasarían a sumar las terceras preferencias que aparezcan en las 6.000 papeletas de R. Tamames.

Mañana: La representación de las minorías.

 

< Volver