El abastecimiento es defendible     
 
 El País.    30/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

El abstencionismo es defendible

A TRAVÉS de Radiotelevisión Española podrá hacerse propaganda en favor de la abstención en el próximo referéndum. Así se desprende de la nota oficial de RTVE hecha pública anteanoche (ver página

12) en la que se ofrecen opciones de defensa pública para el sí, el no, el voto en blanco o la abstención.

Es sabido que parte de la oposición democrática patrocina la abstención activa. Igualmente es conocido que el Gobierno es decididamente beligerante en pro de una votación lo más amplia posible y —lo que resulta lógico— positiva. Pero alguien en Castellana, 3, parece haberse percatado de que los partidarios de la abstención también pueden tener razones serias para sugerir tal actitud y que no obran por mero derecho al pataleo.

Obviamente no cabe esperar —y así se desprende de la nota de RTVE— que los partidos que ya pasaron por ventanilla tengan iguales opciones que aquellos que aún permanecen en una brumosa ilegalidad. Pero no se le puede hurtar al presidente Suárez el mérito de haber comprendido de alguna manera que también el abstencionismo activo es una manera, aunque sea paradójica, de votar.

En estos días, algunos editoriales y reputados publicistas se han crispado ante la postura abstencionista. Presumiblemente han sido más papistas que el Papa ante las conversaciones en marcha Gobierno oposición y la ya citada decisión gubernamental de que se pueda defender —aunque sea mínimamente— el abstencionismo por los medios oficiales de comunicación.

No se debe descalificar a la oposición democrática por estimar que la reforma es otorgada o simplemente pactada con la derecha autoritaria del viejo régimen. El Gobierno —insistimos— está en su derecho de defender un sí mayoritario al referéndum, pero no puede descalificar por ilícito el abstencionismo militante, por así decirlo, de quienes tienen el proyecto para la reforma política como un paso adelante, dado de mayor o menor buena fe, pero que puede ser rechazable.

Es de todo punto presumible que el país dará una respuesta afirmativa al referéndum. A nivel individual varios líderes de la oposición ya han evidenciado que la reforma es un paso hacia la democracia: al menos hacia una hipotética y alcanzable democracia. Precisamente porque el referéndum lo tiene el Gobierno prácticamente ganado de antemano es por cuanto será un error privar a la oposición democrática de la posibilidad de defender sus tesis en libertad.

 

< Volver