Ampliar las aguas jurisdiccionales a 200 millas. 
 Sería contraproducente para España  :   
 (Según un editorial de la revista "Industrias Pesqueras"). 
 Arriba.    22/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

tpliar fas aguas jurisdiccionales a 2OO millas

SERIA CONTRAPRODUCENTE PARA ESPAÑA

(Según un editorial de la revista Industrias Pesqueras»)

MADRID. (De nuestra Redacción.)—Un editorial de lo revisto «Industrias Pesqueros» dice, entre otras cosas:

«España posee una estrecho meseta continerital sumergida v una olto dependencia en áreas y zonas de otros países, de forma que la ampliación de sus» aguas jurisdiccionales a 200 millas no proporcionaría mayor pesco y por el contrario, resto ría peso a sus razones pora defender la continuidad de ia presencia de lo flota española de gran altura en las zonas foráneos.»

E) editorial advierte que nado puede ayudar a una resolución precipitada, si bien España deberá tomar algunas medidas pora evitar que los buques franceses, rusos o portugueses faenen fuera de las doce millas de la Península, mientras los tres países adoptan e imponen las doscientas mllfas en- sus respectivos países

La revisto en cuestión propugna la ampliación a 20 ó 25 mr-llos, que, a su juicio, resultaría suficiente paro dar a los intereses pesqueros españoles la necesario protección, «sin llegar al descomedimiento de las 200 millos, no por generalizado menos irracional».

Pesqueros españoles, expulsados de zona francesa

Noticios de Bilbao informan de que seis barcos españoles, equipados paro la pesca industrial, han sido expulsados do la zona de las doscientas millas francesas durante una pesca de rutina.

Sin noticia de los pesqueros retenidos por Mauritania

Se ignora la situación con respecto a su liberación de los pesqueros «Ignacio María» y «Sierra Nevadas, que fueron apresados el día 5 en Nouadhi. bou y a los que les fueron confiscados todos los utensilios propios de su trabajo.

Se oponen a que sus barcos se vendan a otros puertos

HUELVA. 21. (Europa Press.) Los marineros de Isla Cristina han conseguido que el pesquero sardinero «José Cabot» no seo vendido a otro puerto y que sus veinticinco puestos de trabajo se queden en e! pueblo. Anteriormente, otros siete sardineros de Isla Cristina ya habían sido vendidos a otros puertos por lo que el pueblo llevaba perdidos más de doscientos pueij-tos laborales.

Los marineros cursaron denuncios o la Delegación de Trabajo y al Gobierno Civil de Huelva, y en las negociaciones para actualizar su convenio colectivo plantearon como principal reivindicación el que este tipo de ventas fuera cortado radicalmente y se diera trabajo o los que habían quedado en paro como consecuencia de las mismas.

Los armadores se comprometieron a dar trabajo a (os marineros en paro y llegaron a un acuerdo sobre las nuevas condiciones económicas, que fueron firmadas por el propietario del «José Cabot», Eo que suponía un compromiso moral con los 25 tripulantes de su barco.

Convocados los marineros en lo oficina de la empresa, los armadores decidieron que si los tripulantes no deseaban desplazarse a las Canarias en las condiciones ofrecidas por el nuevo propietario, la venta no sería realizada.

 

< Volver