Autor: Lázaro Lázaro, Félix. 
 Bous de Pasajes rompen los aparejos de pesqueros gallegos. 
 Piratería en la Costa de la Muerte     
 
 Diario 16.    20/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Bous de Pasajes rompen los aparejos tle pesqueros gallegos

Piratería en la Costa de la Muerte

Félix Lázaro

LA CORUÍÍA, 20 (Enviado especial D16).—De "auténtica piratería" calificaron los marineros de Gorme, Laxe, Camelle y Mugía —pequeños pueblos en la coruñesa Costa de la Muerte—, los hechos de que fueron victimas durante l*s últimas Jornadas: Cinco "bous" —embarcaciones de pesca de arrastre— con matrícula de San Sebastian, faenan durante loa últimos días en zona prohibida, a cinco millas de la costa, destrozando sua aparejos.

Cincuenta ¿aminas —cérea ae un millón y medio de pesetas de pérdidas por los destrozos de sus redea— ven amenazada la continuidad de su trabajo e," incluso, su propia integridad física.

"Si nos rompen los aparejos, está claro que algunos no tenemos dinero para reponerlos. En mi caso concreto, me supone más de doscientas mil peseta. De ahora en adelante tendré que pescar con palangres (anzuelos), con ´el consiguiente perjuicio económico", manifestó a D16 Rafael Chañe Cousillas, patrón de la tarrafa "María Asunción", que fue el primero qué presenció los incidentes.

Los beehos "tei pasaao oía once —anaüio— vi cómo, el ´ i/ragón", matricula SS 1-2284, faenaba en el mar dé Sarabia, a cinco millas de Cabo Lage. Me acerqué a ellos para advertirles que iban a hacer un estrago con los Aparejos balizados, pero no me hicieron caso."

"AI día siguiente --dice Chana Couaillas— TÍ cómo ese mismo barco hacía pedazos mis aparejos y se tragaba mis propias balizas (25 "minos", redes de 35 brazas, cuyo costé por unidad es de 4.500 pesetas).

A continuación hicieron lo mismo con los del ´Galicia´ y ´Cabo Polonia´."

Desde la pequeña emisora de su embarcación avisó al puerto de Camelte de lo sucedido y, a cu regreso a tierra, presentaron Juntos ]* de-dunda tn la Ayudantía de Marisa de Camarinas. "Con la copia *» esta denuncia —añadió Chana Comillas— me fui a ver al comandante de Marina de La Coruña. Me atendió muy bien y me dijo que si teníamos pruebas los procesaba."

Lo cierto, sin embargo,´ es que las autoridades todavía no se han aado una vuelta por la costa. Nadie conoce los motivos de la provocación, pero en boca de todos los marineros de la zona está el rumor ´de que sé trata de una represalia, "por no habernos solidarizado con ellos el mes pasado, qué los ´expulsaron de Francia y solicitaron una huelga general. Tíos advirtieron entonces que, si no regresábamos a tierra, deberíañtos atenernos a las consecuencias. A partir de ese momentó, hicieron acto ae presencia en nuestras costas".

El lunes pasado, dos redactores de D16 embarcaron "en el "María Asunción" y comprobaron que dos "bous" de Pasajes —el "Dragón" y, posiblemente, el "Lazcano"— faenaban a cinco millas de la costa, entré los aparejos de los pesqueros gallegos. Durante la travesía, a través de la emisora, D16 conectó con las pequeñas embarcaciones que pescaban por la zona. "El Maracaibo" y "Coral", con base en Mugía, comunicaron que parte de sus aparejos habían sido destrozados, lo mismo que le sucedió al "Chino", de Camello y al´ "Marisqueira", de Laxe.

Abordaje

Los dos "bous" faenaban a escasa distancia. Cuando el "María Asunción" se aproximaba, uno de ellos se retiró. El oteo, el "Dragón", tío pudo hacerlo porque en ése momento se encontraba recogiendo las redes.

A menos de cincuenta metros, los marineros vascos observaron sorprendidos la presencia de los fotógrafos, mientras el pateón de nuestra embarcación exclamó nervioso: "¡Vamonos. Esto no me gusta nada!" Fueron unos momentos de tensión en los que la palabra "abordaje" cruzó la mente de todos.

"Ño tendría nada de extraño", dijo uno de los marineros. Más tarde, en el puerto de Camelle, otro compañero suyo. Manuel De-besá, tripulante del "Vamos Indo" aseguró * OÍS que "hace uaes días el "Lazseano" quiso abordarnos y nos puso la proa en tres ocasiones. Si´mi hermano no se aparta a ´tieriiioo. nos coge por el medio."

Otro cuenta que "en esta zona pescamos .muchas veces sobre los restos de btiques hundidos. Allí se da mejor. Y no hay que olvidar que yo conozco cerca de una veintena que reposan aquí, desde barcos de pesca hasta grandes cargueros". Esta es, en definitiva, la historia, apasionante y triste, de la Costa de la Muerte.

Mi«do

En Camelle, a 85 kilómetros de La /Coruña, Manuel Tajares, patrón de la Cofradía de Pescadores y de la embarcación "Galicia", otra de las afectadas por los "bous", manifestó: "No se puede faenar a cincuenta brazas, como lo hacen ellos."

"Ahora —añade uno de ellos— salimos a pescar con miedo. No queremos quedarnos solos faenando, porque ellos no tienen conciencia y puede ocurrir lo peor Mis hij,os no morirán de hambre por su culpa. Si les cojo cerca de mis aparejos no respondo de mis actos."

Finalmente, D16 pudo averiguar que algunos marineros están dispuestos a ir armados, en sus próximas salidas a la mar. "Es la única solución que nos queda." D« no solucionarse este conflicto, las costas gallegas pueden vivir próximamente días especialmente teosos.

 

< Volver