Autor: Martínez, Francisco. 
 Alarma tras el regreso de la flota cantábrica a los puertos. 
 Peligra el abastecimiento de pescado fresco  :   
 Entre 1500 y 1800 millones mensuales cifran los armadores las pérdidas. 
 Pueblo.    28/07/1977.  Página: 22. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Alarma tras el regreso de la flota cantábrica a los puertos

fl grave problema por el que atraviesa el sector pesquero español conoce estos días una incidencia nueva e inusitada. Como ya PUEBLO adelantaba ayer, toda la flota cantábrica que faena tradicionalmente en el área del Gran Sol han decidido, de manera unilateral, regresar a puerto. Temen, patronos y tripulaciones, ser apresados y padecer penurias, experiencia tanto más temida cuanto que sus colegas del sur la vienen padeciendo desde tiempo atrás. El regreso en bloque de la flota plantea, de otra parte, un nuevo y serio problema, por cuanto el mercado nacional de pescado fresco podría quedar desabastecido en pocos meses.

Únicamente las flotas del sur y las de bajura podrán surtir al consumo. Ya se barajan, por otra parte, cifras de pérdidas, que en fuentes cercanas a los armadores se establecen entre los 1.500 y 1.800 millones de pesetas.

EL ABASTECIMIENTO DE PESCADO FRESCO

• Entre 1.500 y 1.800 millones mensuales cifran los armadores las pérdidas

MADRID. (PUEBLO, por Francisco MARTÍNEZ.)

Casi toda la flota pesquera española de altura en el Cantábrico está amarrando los barcos en los puertos gallegos y vascos, después de que los patronos decidieran volver a casa por el peligro que suponía continuar le pesca en el área del Gran Sol, especialmente en aguas irlpn-desas, dentro de las doscientas millas comunitarias. Una información difundida por la emisora costera irlandesa Valentía aconsejaba a los buques es. pañoles que regresaran a sus bases. Los patronos decidieron terminar ahí la pesca y volver a casa por el temor a que los patrulleros irlandeses les apresaran. Mientras,- los armadores consideran injustificada esta postura y han desenrolado a los patronos, a los que le exigirán daños y perjuicios. Los armadores dicen que no había tal peligro y que debían haber seguido pescando.

Manda era el único país que dejaba todavía pescar a nuestros barcgs en sus aguas jurisdiccionales, pero, al parecer, Francia e Inglaterra han presionado a ´los irlandeses para echar fuera a los españoles.

Esto crea uno de los mayores conflictos en nuestra industria pesquera. Cuando la Comunidad Europea decretó sus doscientas millas jurisdiccionales, armadores y pescadores temieron lo peor Ahora se ha hecho realidad.

Sin embargo, el ministro español de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja, decía ayer en Bruselas sede de la Comunidad Europea, y en donde está negociando el problema, que había planteado claramente el tema de la pesca, •que es absolutamente prioritario para nosotros, porque implica la defensa de los derechos legítimos de los pescadores españoles-. Pero la CEE se agarra a sus doscientas millas, los patronos vuelven porque «pueden peligrar nuestras vidas» y los armadores dicen que «no es para tanto».

Hoy, con la mayor parte de la flota pesquera amarrada en los puertos del Cantábrico, dificulta ya las operaciones que normalmente se desarrollan en estos puertos Tantos barcos atracados representa un peligro- para la propia infraestructura de los puertos, que no podrán dar cabida a todas las embarcaciones.

Además, está el peligro que puede representar un mal tiempo al estar todos como «apretujados». Pero el problema económico, tanto para empresarios como para trabajadores, renace, así como también para los propios protagonistas y un sinfín de sectores secundarios enormemente implicados en la induofna pesauera.

O V1GO.—De ios 85 barcos que integran habitualmente la flota vi-guesa que faena en aguas comunitarias, ayer ya eran 65 los que hablan vuelto al puerto. Estos barcos faenaban prioritariamente en la zona del Gran Sol. donde se encuentran los grandes bancos de capturas de merluza y jurel, únicas especies autorizadas por la CEE. Se espera que los 20 pesqueros restantes se hallen en puerto en las próximas horas, ya que todos habían informado a la Cooperativa de Armadores, a través de radio-costera, su decisión de retornar.

• LA CORUÑA.—Alrededor de 150 barcos de base en La Coruña, que también faenaban en el Gran Sol. ya se encontraban amarrados a media tarde de ayer en el puerto coruñés. Frente a este masivo retorno, se ha dado un caso de un «pala-grero» que, tras descargar, volvió a zarpar rumbo de nuevo a los caladeros del Gran Sol.

Mientras, debido al conflicto originado, la lonja de La Coruña regi s t r ó ayer subidas de hasta un 20 por 100 en el precio de algunas especies.

«HABÍA CROEN DE APRESARNOS»

E] patrón del pesquero «Osado» manifestaba ayer: «A través de radio Valentía y los constantes avisos de los representantes españoles en Castel-town, nos dijeron que había sido consultada la base naval irlandesa de Cork y que había orden de apresarnos si nos encontraban faenando dentro de las doscientas millas, y que, por *anto. nos aconsejaron que represáramos si no CTiiorfarnos ser detpn´dos. A nesar de P"O, insistimos un par de días en aquel área, pero continuaban avisándonos continuamente de que era Inminente la acción de los patrulleros irlandeses.»

El mismo patrón señaló que los armadores habían amenazado a los pescadores con el despido si regresaban, pero que decidieron volver perqué no estaban dispuestos a ser detenidos y sin saber cuánto tiempo iban a quedar retenidos.

«No hay seguridad —dice el patrón del «Osado»—, nuestra situación es incierta, y no estamos dispuestos a ir a la cárcel en un país extraño por tiempo indefinido. Estamos casados, tenemos familia, y hay que velar por ella, por su bienestar, y no someterla a preocupaciones e inquietudes.»

ARMADORES: DESENROLAN A LOS PATRONOS

Los armadores, por su parte, hicieron público un comunicado ayer tarde en el que se dice que la situación en estas pesquerías es sensiblemente la misma que cuando se originó el conflicto como consecuencia de la declaración por parte de la CEE de las doscientas millas, y que la pos. tura. jflwtMÉi´fl ipftr Ion _**a~ tronos la consideran como un acto de «desobediencia manifiesta, atentatoria de la seguridad de las tripulaciones y empresas afectadas, asi como al abastecimiento de pescado al mercado nacional».

En el mismo escrito se señala que los arn^Pores han acordado desenrolar a los patronos y que, de no variar la situación, también desenrolarían a las tripulaciones. Y que dicha postura, «arfeitraria e irresponsable, redundará en una pérdida segura de fuerza negociadora de nuestras autoridades pesqueras ante la CEE. ya que, en definitiva, el abandono de los caladeros favorece la posición de la Comunidad y no la de España».

Sin embargo, las tripulaciones manifiestan que ios armadores no conocen la realidad de los hechos. «Son ellos los equivocados. Porque nosotros vivimos el problema y por eso hemos vuelto.» Algunos marineros manifiestan que Irlanda siempre se había portado bien con ellos, y que ahora si actuaba así era debido a las presiones de Inglaterra y Francia.

En mflrijpq mftrincrfia. «a ha manifestado que los sindicatos relacionados con el sector apoyarán abiertamente a los patronos y tripulaciones que han decidido amarrar los barcos, a pesar de las contraórdenes e incluso amenazas de los armadores.

 

< Volver