Guerra entre armadores y patrones. 
 Los armadores coruñeses toman represalias     
 
 Ya.    20/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

GUERRA ENTRE ARMADORES Y PATRONES

LOS ARMADORES CORUÑESES TOMAN REPRESALIAS

umtfttm la postura de los patrones—al ordenar el regreso—como "arbitraria e «responsable" • Por su parte, los patrones y marineros han manifestado: "No estamos dispuestos a ser detenidos. Nuestra situación es incierta. Estamos casados, tenemos familia y hay qve velar por ella y no someterla a preocupaciones> inquietudes" • Cerca de un centenar de "bakas" que faenaban en el Gran Sol han regresado a La Coruña, ante el peligro de ser apresados en aguas comunitarias • Los armadores han decidido desenrolar a tos patrones por desobediencia y amenazan con desenrolar a roda la tripulación si persiste su actitud

LA CORUÑA. (Cifra.)—Cerca, de un centenar de "bakas" que faenan en el Oran Sol arribaron ya al puerto de La Coruña, después del acuerdo de los patrones de retornar ai puerto-base ante el peligro de ser apresados por pescar dentro de las doscientas millas.

Las tripulaciones de los pesqueros de basa en La Coruña coinciden en manifestar que los armadores no conocen la realidad de los hechos. "Son ellos los equivocados—dicen los patrones y los marineros—, porque nosotros vivimos el problema y >por eso estamos en La Coruña."

El patrón del pesquero "Osado", uno de los portavoces de los patrones d-e "bakas" coruñesas que faenan en el Gran Sol, declaró el porgué había regresado a puerto desobedeciendo a los armadores:

"A través de Radio Valentía y los constantes avisos de los representantes españoles en Castletown, nos dijeron que había sido consultada la base naval Irlandesa de Cork y que había orden del comandante de los patrulleros irlandeses de apresarnos si nos encontraban faenando dentro de las doscientas millas» y que, por tanto, nos aconsejaron que regresáramos si no queríamos ser detenidos. A pesar de ello insistimos un par de días en aquella área, pero continuaban avisandónos constantemente de que era inminente la acolen de. lo» patrulleros irlandeses."

Señaló también este portavoz que los armadores les habían amenazado con el despido y de responsabilizarnos de todo lo que ocurriera si regresábamos, pero nosotros lo hemos decidido así porque no estamos dispuesto a ser detenidos y llevados a puerto sin saber. lo que nos iba a pasar y el tiempo que duraría el apresamiento. No hay seguridad. Nuestra situación es incierta y no estamos dispuestos a ir a la cárcel en un país extraño por tiempo indefinido. Estamos casados, tenemos familia y hay que velar por ella, por su bienestar y no someterla a preocupaciones e inquietudes."

DOCE MIL PERSONAS EN LA INSEGURIDAD

El total de barcos coruñeses que retornan a puerto supera el centenar, con una tripulación de dos mil, de la que dependen unos diez mil familiares.

Los patrones de estos barcos se reunirán mañana jueves en la casa del mar para tratar de resolver el problema planteado, de arbitrar las fórmulas necesarias.

Insisten las tripulaciones que han retornado a La Coruña que trabajan con miedo en el Gran Sol. No es forma de permanecer allí, que bástante tienen ya con el alejamiento de sus casas, de sus familias, con el estado del mar, con la soledad.

Algunos han manifestado que Irlanda siempre se portó bien con estos barcos, y que si ahora actúa así es, dicen los marineros, porque Je presionan para el!o Inglaterra y Francia.

La idea genera) de loa patrones y tripulantes de los pesqueros es no regresar a los habituales caladeros si no se les garantiza su seguridad personal.

LOS ARMADORES CORITSE-SÉS, INDIGNADOS

Como consecuencia de esta reacción de los patrones y tripulación, los armadores coruñeses se han reunido en asamblea ple-naria y permanente, y "ante loa hechos ocurridos en las últimas cuarenta y ocho horas" redactaron un escrito que dice:

a) Que la situación en las pesquerías donde habitualmente faena nuestra flota (zona VII, aguas de Irlanda del Sur) es la misma que ae originó como consecuencia de la declaración por los países comunitarios de´ las doscientas millas. Nada nuevo, pues, agrava la situación en tales pesquerías.

b) Que la venida en masa de los buques que operan en la zona ha sido causada por decisión, al parecer unánime, de los patrones de los buques operantes.

c) Que los armadores agotaron en el día de ayer y hoy, tanto individual como colectivamente, todos los medios que tenían a su alcance para evitar que estos hechos se produjeran, incluso ordenarles permanecer fuera de las ,200 millas comunitarias, sin obtener resultado positivo alguno.

d) Que la postura adoptada por los patrones la consideran como un acto de desobediencia manifiesta, atentatoria a la seguridad de las tripulaciones y empresas afectadas, asi como el abastecimiento del mercado nacional de pescado.

e) Que dicha postura, arbitraria e irresponsable, redundará en una pérdida segura de fuerza negociadora de nuestras autoridades pesqueras ante la CBE, y» que, en definitiva, el abandono de los caladeros favorece la posición de la Comunidad y no la de España.

REPRESALIAS En su virtud, y tras amplia deliberación, acuerdan:

1. Desenrolar a los patrones por desobediencia y reservarse los armadores cuantos derechos les puedan asistir en defensa de sus legítimos intereses.

2. Que de no variar esta situación, creada por decisión de los patrones, acarreará inevitablemente el obligado desenrole de toda la tripulación por motivo de fuerza mayor.

3. Los armadores hacen pública su indignación por estos hechos, que son totalmente contrarios a la política que se está siguiendo en estas pesquerías y qu« posiblemente causarán daños irreparables,"

 

< Volver