Autor: Soto, Antonio. 
 Pesca. 
 Un tema prioritario     
 
 Arriba.    28/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Pesca

Un tema prioritario

LA flota pesquera española se encuentra al borde del naufragio. La unilateral medida de la CEE —no refrendada por ningún organismo jurídico o marítimo de carácter internacional— de ampliar sus aguas a doscientas millas, ha supuesto un tremendo golpe y la amenaza de un amarre general de sus buques, con el consiguiente desenrolamiento de sus tripulantes, está a punto de convertirse en penosa realidad.

De momento, y al comenzar los países comunitarios a aplicar tajantemente las decisiones emanadas de su unilateral medida, se ha iniciado también la desbandada de nuestros pesqueros. Sus patrones, empujados por las presiones de unos trabajadores que desean ejercer libremente su derecho al trábalo, pero sin que ello implique jugarse su libertad, su seguridad o, incluso su vida, han decidido, desoyendo las órdenes de los armadores, poner proa a casa y abandonar unos caladeros en los que, desde hace siglos, vienen faenando los buques españoles. Vigo, La Coruña, Ondárroa, Pasajes..., todos los grandes y pequeños puertos del norte en donde

se descarga más del 80 por 100 del pescado que consumimos en el país, están asistiendo a la arribada masiva y forzosa de los pesqueros y la tradicional algarabía de sus muelles está siendo sustituida por la incertidumbre, cuando no por el temor.

Varios miles de trabajadores españoles sienten sobre sí la amenaza del paro. El fantasma de la quiebra pesa sobre centenares de armadores, y la misma cesta de la compra podría sufrir una fuerte alza al tener que importarse unos productos hasta ahora aportados por la Industria nacional.

Conocedor de esta problemática, y consecuentemente con la misma, el Ministro español de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja, ha subrayado ayer en la sede de la CEE, el carácter prioritario del tema pesquero. El Ministro español —que mañana presentará oficialmente la solicitud de Iniciación de negociaciones para la integración española en el Mercado Común Europeo— ha planteado claramente el tema de la pesca, remachando su «carácter prioritario, en cuanto significa la defensa de los legítimos derechos de los pescadores españoles», haciendo, asimismo, un especial hincapié en los problemas de la pesca de bajura y destacando la necesidad de dar un enfoque justo y realista a los mismos.

De la energía —avalada si fuera necesario por otras contramedidas— con que nuestros representantes defiendan al sector pesquero en Bruselas, va a depender, en buena parte, que se consume el naufragio de nuestra flota, o que, finalmente, puedan arbitrarse medidas que eviten la hecatombe.

Lo que sí que no parece ya serlo es que, cuando España está a punto de solicitar su adhesión a una comunidad que nació con deseo integrador y potenciador de esa realidad que se llama Europa, esta misma comunidad, no sólo torpedee, sino que ponga en peligro de desaparición todo un sector económico de uno de los países que mañana serán miembros de pleno derecho de esa comunidad.

Antonio SOTO

 

< Volver