Autor: Campmany y Díez de Revenga, Jaime. 
   Bonjour, tristesse     
 
 Hoja del Lunes.    03/10/1977.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

8 de octubre de 1977 — PAGINA 5

Los episodios nacionales

"Bonjour, tristesse"

Alguien que se toma e] trabajo de leerme me ha dicho que mis "episodios nacionales" del lunes pasado

estaban o venían adereezados con unas gotas de* tristeza. Mala cosa, La tristeza ea una enfermedad que

pone mustios el alma y el naranjo. Ea muy posible que ande estos días con cae achaque. Otros andan

igunt. José María Javierre, en su crónica de ayer, pone «n labios de un su amigo esta fiase: "Estás

penimista; tua artículos últimos áaa una sensación de tristeza.1´ Javier re cuenta una manifestación en Se

vi ¡la. Los manifestantes increpaban a las gentes que desde BUS casas les miraban pasar. Gritaban:

"Fascistas, burgueses. o« quedan pocen meses!" y "¡Burgueses, cabrones, bajad de los balcones!" Al final

saca una . dolorosa profecía: "Hicimos entre todos lo más dificil. Ahora, unos cientos de energúmenos

llevan traza de apoderarse, del país y hundamos el barco.1´

Ricardo de la Cierva se lamentaba ayer de esa "puerta falsa" que se le ha abierto a la General!tat de

Cataluña. "No podemos dedicar todo nuestro tiempo a la alegría", escribe. Jotré Haría de A re I lia

adelanta en "ABC" uno a fragmentos del "Diario de un ministro de la Monarquía". Leo elf primero de

ellos. Bajo la prosa objetiva y limpia, como un anticipo de [a Historia, de) ilustre político y

escritor, creo hallar un rezumo de amargura. Javier Tusell comenta Jas inttmperanclas parlamentaría de

Alfonso Guerra ("Un insensato" se titula el artículo) y anuncia, alarmado y entristecido. que

un socialismo "guerrieta" puede sc>r engullido ("«ngluUdo", dice él) por el PCE en tan sólo

tree elecciones, Y después» ilustra >i tos sociaSistas—que seguramente jamás se han molestado en

leerlas—con citas de Julián Besteiro, de Indalecio Prieto y de Grabiel Mario de Coca.

Algunos de estos aiícialiataa, en vez dt> ieer historia, se aprenden eV diccionario de los maullos. Julián

Marías, el más seteno denunciante público de loa males de la dictndm´a y el más at´iíU´o

arquitecto de todos cuantos en IMS páginas dw los periódicos levantan planos ptim la nufiV.i

democracia, se queja—! deteniente también de ¡o que fi> llama la "dictadura do lu fotildíid",

Parque la "feftldad´1 brota tn ios nelióaícoü y en las revistas en forma de difamación, de

inatnuftcionvs y malevolencias, de alusiones insultantes y soeces. Y brota en el teatro, en el cine, en la

política, en la eal´le. "ris menester—dice Julián Marías—que nos atieva* mos, individual y

colectivamente, a decir "no" al poder, a la oposición, a un periódico, a un partido, a un escritor,

a un autor teatral, a un director de cine." Quizá para consolarnos de tanta tristeza y de tanto

lamento. Suntiago í´u trillo ha afirmado que ai no fueía por et Rey ya habría empezado el ti

rote u. Los que cuten díseando que empiece el tiroteo, ya salicn por dónde empezar.

Seguramente por eso las juventudes "guerrlatas" del PSOE aparecieron en el Palacio de

Exposiciones y Congresos con su bandera republicana, ba nostalgia republicana no está ahora en los

discípulos y herederos de aquellos intelectuales amigos da la República. Ni siquiera eso. La nostalgia

republicana está en los que más se alejan de! i´iilfivo de la inteligencia, en los que piacticftn lo mfis

soix de] terrorismo verbar, del alboroto tHlípjero. de la bárbara fiesta ibérica del mitin fifíi´esivo, en los

que vuelcan los automóviles del desarrollo y las mesas de café para la tertulia, y para e» descanso, y

paia es prólogo d>?l amor, y hace» ron eso bairicEidas contra, la demociacia

No rs esta tristeza casi general una triste?» de "sonatina" rubeniana. Es una amargura que noa está

dejtindo sin ansias, que nos esté mata ndü las ilusiones recién estrenad a a, que alean•tu. ya a In* miradas

que ponemos sobre la cabena de nuestros hijos. Máximo hace viñetas tristes. Tfiigo dicho que siempre

hay un chiste de Mu si 111». Por lo menos yo ¡o encuentro cada ve/, que me naco falta. Y ahora ha tscrito

la pul a b ni "basta" sobre un charco de sangre. "fc;i Papus", que es una desvergonzada revista do humov.

ha saüdo aJoa quioscos "con luto y sin bromas, con peor humor que nunca". Ht? visto al hetmano de]

capitán Hergedas contentar a un entrevistador de la televisión minutos después de! asesinato. No ha

pronunciado palabras de odio ni de venganza. Ha respondido con una agria y amarga tristeza. "IN´o sé.

No sé nada." Y así, cada mañana, junto al desayuno, con el periódico, viene el saludo que ya ea habitual.

Uno toma en sus manos el periódico y ae dispone a decir la frase hecha, la frase que ya viene alendo te

primera palabra de nuestra costumbre; "Bou jour, tristease."

Quizá todavía nos quede un poco de sonrisa para leer esa noticia que nos informa de que al coche del

presidente del Senado lo ha cazada el "cepo" municipal. ¡Hombre, esto ea casi una noticia buena para la

democracia, una de las pocas buenas noticfaa para la democracia que uno puede leer estos días! Y no ea

que yo tenga nada contra el coche de Antonio Fontán, al que deseo buen rodaje duran tí» muchos años. Ea

que pienso que alguien se consolará en él de que le hayan atrapado el suyo. Y que ose consuelo empezará

a ser un consuelo en alguna medida democrático. Al menos empezaremos a aprender democracia por el

consuelo para eae mal nacional que ea la envidia y que ahora anda más desatado que nunca, Jamás he

visto que tantos ae alegren tanto del maJ ajeno ni que se reconcoman tanto con el bien de los demás.

Apenas queda un poco de sonrisa para despedir a Ignacio Camuñas. El adiós a Camuña», al fin y al cubo

estaba más cantado que el de "Tosca"´. Menos cuando nos ponen la mordaza, siempre hemos sido loa

españole» amigos de tratar a los políticos con bromas, caricaturas, rechiflas, chistun y otras inclemencias.

Pero difícilmente se encontrará en nuestra hiatoria política un personaje que haya servido más y de modo

más inmisericorde como diana a esta costumbre de Celtiberia, Ha •sido como un aliviadero para nuestra

risa, que, por otra parte, es una risa nerviosa. Siempre as bueno que haya niños eme lo paguen.

—Anda, Nacho, tómate unas vacaciones en el Gobierno y asi aprovechas para casarte. Aquí a los únicos

políticos que se tes puede perdonar algo—y no del todo—el celibato es a ios políticos del Opus. O te

haces del Opus y te quedas soltero, como Laureano López Rodó, o a casarte.

Y Nacho se no» casa. Le vendrá muy bien, porque el matrimonio «sa institución admirable pero de difícil

manejo, como decía el marqué* de la Valduvla ea un aprendizaje excepcional para las lides políticas. A

veces enseña fe, esperanza y caridad, pero desde luego lo que sí enseña es prudencia, justicia, fortaleza y

templanza, Y sobre todo, paciencia y humildad, que son buenas virtudes para un político. Lo que ha

sucedido ea que Camuñas ha llegado tan tarde al matrimonio como pronto a un ministerio. En fin, que

Nachc se va. Pero, como dijo Franco en ocasión más grave, no hay mal que por bien no venga. Porque lo

bueno que tiene hacer ministro a Ignacio Camuñas es que se puede ir :iin que se abra la crisis de Gobierno

y sin que se derrumbe la UCD, como nos explicaban en la escuela que se derrumbó el califato de

Córdoba. Y>íe ha demostrado que las relaciones con las Cortes laa puede llevar, incluso, don Pensando

Abril, que además de ser umigo del presidente Suárez no tiene cara de niño prodigio de la política, o se

pueden llevar ain necesidad de crear un ministerio. No pasa nada. Aquí no paaa nada. "Fuese, y no nubo

nada" como se dice en el estramonte del famoso soneto de don Miguel de Cervantes. Con lo oual queda

dicho el adiós a Camuftaa con toda dignidad, nada monos que con una cita cervantina.

No pasa nada. Es un decir. PITO lo que hace falta ea qvift empiecen u pasar rosas que nos hagan esperar

y qua nos train«Ti un poco de confortación. Y de sana aiesría. A lo mejor esa sana alegría nos la trae oaa

película que han hecho entre Antonio Míngote y José Luis Dibildos y que se llama "Vota a Gundisalvo"

La canción que puede desplazar d? ln moda de estos díaa a ««o "Son tus perjúnlenes*, mujer, loa que

me stilibeyan.. " que ae oye po] lft televisión, por IB radio. p°r laa ventanas, en las salas de fiestas y en la

caite, es el himno dp Cundisalvo:

"Se nota, se nota, se nola que España estará a aalv», ai vota, si vota, ai vola, ai vota a Gutndisalvo."

Por lo que conozco de la película, el pobre Gundisalvo no sale elegido senador por "Concordia

Democrática del Estado Español". Meno» mal. ¡Pues no faltaba más que Gundisalvo en laa Cortes.´

Aunque otros más pintorescos hayan salido. Porque, como diría un amigo de la dictadura o un electorero

de profesión, no sabe uno nunca lo que puede salir de las urnas, y aqui. en este primer ensayo de sufragio

universal, han salido varios ejemplares raros y

curiosos.

A lo mejor, cuando le den el voto a los muchachos de dieciocho años empezamos a elegir parlamentarios

de más talla, sean conservadorea—como anuncia el maestro Augusto Assía que va a ocurrir, porque, en

contra de todos loa pronósticos que por aquí circulan, loa jóvenea votan más moderadamente que toe

mmyores—o progresistas, que ele las dos especies necesitamos para que esto aea una democracia con

recambio aceptable y con un balanceo justo y saludable. Precisamente ese balanceo ei el q.ue nos puede

Vbrar 1* los bandazos. Por da pronto, loa señores diputados y senadores •« disponen a ocuparse en tareas

máe Importantes para el pato que las >i«e haata ahora han entretenido les dos Plenos del Congreso. I*

Generalitat de Cataluña se habrá colado por la puerta falsa, pero ya se puede estudiar el problema da las

autonomías sin la presión urgente de! problema catalán. Las medidas económicas esperan su turno y

pronto escucharemos & los padres de la Patria—o a tos padres de! Estado español—debatir los asuntos

que más interesan al españolito de a pie. La amnistía tendrá también su lugar en el orden del día del

Congreso, y a lo mejor, con la amnistía, la autoridad ae dispone a restablecer ta autoridad y la ley vuelve a

ser ley. La Constitución avanza, aunque en secreto, y si los políticos quieren, entre tantos motivos para el

"bon Jour, tristesae", empezaremos a abrir IM OJOH a algunos rayos de esperanza.

Jaime CAMPMANY

 

< Volver