Autor: Ruiz, A. J.. 
 Denuncian los armadores. 
 Suárez ha dado la puntilla al sector pesquero  :   
 (Con la medida de liberalización de importaciones de pescado) ; De su viaje por Europa trajo un pacto tácito de olvidar el problema de las doscientas millas. 
 El Alcázar.    10/09/1977.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

Denuncian los armadores

SUAREZ HA DADO LA PUNTILLA AL SECTOR PESQUERO (Con la medida de liberalización de importaciones de pescado)

• De su viaje por Europa trajo un pacto tácito de olvidar el problema de las doscientas millas Don Joaquín Carlos Gago, gerente de la Cooperativa de Armadores de Vigo: "Las promesas de Suárez resultaron una larga cambiada para quitarse de encima el mochuelo"

• "Nos ha dejado sin ningún arma para poder negociar"

• "Asimismo, con el decreto de liberalizacíón de importaciones, ha perdido viabilidad la posibilidad del establecimiento de empresas mixtas"

• y URANTE estos primeros días que van transcurridos del mes de i f septiembre, se han producido dos acontecimientos de vital *^ trascendencia para el futuro del sector pesquero, de nuestro país tanto en su vertiente extractiva como de comercialización.

S primero ha sido la visita que el presidente del Gobierno señor ez ha realizado por los países de la Comunidad Económica Europea que, con la única exclusión importante de Irlanda, son los principales protagonistas del conflicto de las doscientas millas. El segundo es la medida de carácter económico adoptada por el Gobierno por la cual se liberalizan las restricciones que existían para la importación de productos pesqueros.

Ni ésta disposición gubernamental, ni el viaje del señor Suárez en lo que a negociación sobre el tema pesquero se refiere, ha recibido por parte de los medios de comunicación el tratamiento que por su importancia requieren.

"NO CONFIAMOS EN LAS PROMESAS DE SUAREZ"

Días antes de que emprendiera bu gira europea, representantes úe la Cooperativa de Armadores de Vigo, que con sus 199 congeladores, 123 barcos de fresco y 28 bacaladeros agrupa a más del 70 por ciento de la flota extractiva española, se entrevistaron con el presidente del Gobierno exigiéndole que llevara en su cartera de negociador como tema prioritario el problema de las doscientas millas. El señor Suárez, al decir de los armadores hizo lo que saber hacer: no ahorro saliva en hacer promesas. Pero los armadores no se hicieron ilusiones.

Por aquellos días, a la pregunta de "¿Cuál es el estado de animo actual que se respira entre los armadores ante los próximos contactos al más alto nivel entre autoridades españolas y Comunitarias?"; el señor Joaquín Carlos Gago, Gerente de la Cooperativa de Armadores de Vigo contestaba con las siguientes palabras:

"Entre los armadores no existe pesimismo ni optimismo, sino un profundo disgusto. Nos estamos viendo obligados a mantener una postura a la desesperada por culpa del Gobierno Suárez que ha tirado la toalla en el conflicto de las 200 millas antes de librar la batalla. No´sotros tenemos que hacer lo que debería estar haciendo el Gobierno. Si no llegamos a mantener una postura de fuerza a estas alturas ya no habría en nuestras lonjas ni media tonelada de pescado.

"Ahora el presidente Suárez va a emprender un viaje por los países comunitarios. En la última reunión que mantuvimos con él, nos dijo que el problema de la pesca lo llevaría a Europa en el primer lugar de su cartera. El ambiente es de desconfianza. Muchos piensan que esta nueva promesa es una "larga quebrada" para quitarse de encima el mochuelo. De cualquier modo esta y no otra es la oportunidad que tiene el presidente para demostrar que cumple lo que dice; ¡Qué traiga resultados y no sólo palabras de su viaje!".

SUAREZ; UN PUNTILLERO PARA EL SECTOR PESQUERO

¡Ojalá Suárez hubiera traído de Europa sólo palabras, y no los hechos que ha traído!: El decreto de liberación de importaciones de productos pesqueros, y el pacto tácito con las autoridades comunitarias de que el tema ya es agua pasada.

El estupor ante la medida en los ambientes afectados no se puede describir. La opinión generalizada es que se había dado la puntilla al sector pesquero en todos y cada uno de los puertos del país.

Hemos vuelto a conversar con el Gerente de la Cooperativa de Armadores de Vigo señor Carlos Gago. Su vaticinio se ha convertido en realidad. Hoy la situación es más complicada que nunca. —Señor Gago ¿Qué explicaciones les ha dado el presidente del Gobierno sobre las negociaciones hechas con la C.E.E. sobre el problema de las 200 millas?.

J.C.G.: Del señor Suárez nosotros no sabemos nada de nada. A los armadores no se nos ha comunicado oficial ni extraoficialmente absolutamente nada. Pero es que tampoco a la prensa se le ha informado sobre las gestiones realizadas. Lo que uno se pregunta es si en realidad se han llevado a cabo algún tipo de negociación sobre el problema pesquero. —¿Cuál es la opinión de la Cooperativa de Armadores sobre la medida de liberalización de importaciones de productos pesqueros?

J.C.G.: En primer lugar que se ha adoptado unilateralmente. En segundo lugar que, teniendo en cuenta que nos encontramos en el momento crucial del problema de las doscientas millas, a pocos días de que finalice la vigencia del reglamento transitorio de la C.E.E. sobre utilización dé las aguas jurisdicionales, nos han dejado sin ningún arma para poder negociar y en su caso presionar. En tercer lugar han quitado viabilidad a la posibilidad de encontrar esa salida inter-media, «ue «uoonia el -eaUhiecL. miento con otros países de empresas mixtas.

SEGUIMOS CON NUESTRA POSTURA"

—Teniendo en cuenta estos hechos de fundamental trascendencia, ¿cómo se valora la actual situación y que postura se va a adoptar ante la actual ola de apresamientos de barcos por parte de las autoridades comunitarias?

—J.G.: El problema puede haber variado con las nuevas detenciones, pero a nosotros no nos queda otro remedio que mantener la misma postura. El día 30 de septiembre vence la vigencia del reglamento transitorio de la Comunidad Económica Europea y adquieren pleno vigor las licencias de pesca. Entonces discutiremos lo que se hace. Ahora nos mantenemos en nuestras trece de pescar fuera, de los límites de las 50 millas, aún a sabiendas que estamos incumpliendo el reglamento e incluso desafiando al Gobierno de una nación. Pero como le digo no nos queda otra salida. —Se está hablando mucho del tema de las licencias, llegando a afirmarse que se trafica con ellas. ¿Cuál es la situación real?.

—J.G.: El problema de las licencias se ha presentado desde el principio como muy complicado. Al principio no queríamos aceptarlas, pero como prueba de buena voluntad las admitimos y las repartimos provisionalmente por orden alfabético. Entonces si pudo darse algún caso en el que un permiso recayera sobre un barco que no faenaba en aguas comunitarias. Hoy todo ha quedado aclarado. Hace un par de semanas se realizó un sorteo entre todos los barcos, y 17 de ellos al azar se llevaron las licencias.

De cualquier modo él tener una licencia tampoco soluciona nada. Quien no la lleve le apresaran por no llevarla, y quien la tenga será detenido por pescar especies para las /jue no se le han autorizado, porque, como ya está dicho, nuestra flota está especializada en el gallo, el rapante, y sus aparejos no resultan útiles para capturar merluza y jurel, que son los pescados que las licencias autorizan a pescar.

A. J RIH7

 

< Volver