Autor: Lamelas Olarán, Francisco Javier. 
 Hoy, Día del Hombre del Mar. 
 Los marinos españoles tienen menos vacaciones que cualquier sector laboral  :   
 También están en desventaja con los marinos de otros países ; El "status" jurídico, de los marinos mercantes les somete a los tribunales militares y hace sedición de la huelga. 
 Ya.    06/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 23. 

Hoy, Día del Hombre del Mar

Los marinos españoles tienen menos vacaciones que cualquier sector laboral

También están en desventaja con los marinos de otros países

El "status" iuridico.de los marinos mercantes les somete a los tribunales militares y hace sedición de la huelga

Hoy sé celebra el Dia del Hombre del Mar. Con este motivo Be hacen llamadas a la conciencia de una sociedad que ha olvidado a quienes desarrollan uno de los trabajos más ingratos f desconocidos que existen.

Dado que para una inmensa mayoría de los miembros de la sociedad los problemas de los marinos le son prácticamente desconocidos, es mi intención re-•eñar aquí loe más importantes.

Vacaciones

Debido al medio en que se desarrolla la vida profesional de un marino, éste se ve privado de una parte esencial de la vida del hombre como parte integrante de una familia. Está fuera de toda duda la angustiosa situación a que «e ven sometidos los que pop vocación o por otras circunstancias han elegido este medio de trabajo, al estar privados de la tan necesaria vida familiar. Los que no han estado en estas circunstancias durante todo un año no saben hasta qué punto puede afectar esto y los problemas que trae consigo: des-ilgamlento de las funciones de padre, Indispensable en la educación de los hijos, así como la insatisfacción sexual dentro del matrimonio.

Es, pues, lógico que debido al sacrificio que realiza se vea compensado por ese alejamiento fa-Iniliar con unas mayores vacaciones. Pero contra toda lógica «stá la triste realidad de los he-«hos.

Según la vigente legislación la-topral de la Marina Mercante, el días naturales al año, si bien a |>artir de una disposición del Mi-. nisterio de Trabajo que entró en vigor el 1 de octubre de 1975, después de un escrito dirigido aquel afio, avalado por la firma de mas de 16.000 personas, trabajadores y familiares, solicitando dos me-*es de vacaciones por cada cinco de embarque, la Administración, •i bien contestó negativamente a «sta petición, permitió que se pudiessn acumular a los treinta días los domingos y festivos trabajados, con lo cual se conseguía que, después de 365 días de trabajo, se tuviesen 91 días de vacaciones con-un salarlo reducido.

Ante esta cifra de 91 dias es muy posible que más de uno exclame: i de qué se quejan!, por lo que me permito recordar a estas personas qué un trabajador de tierra, según los cálculos más exactos, no trabaja durante 115 días al año. Esta suma, que puede paré c e r exagerada, viene dada del cómputo de las vacaciones anuales (entre 28 y 30 días), más los 48 domingos, más las medias jornadas de los sábados, más los festivos no recuperables. Asimismo; tiene la posibilidad de realizar su vida familiar diariamente después de concluida «u jornada laboral, mientras qu« el marino se ve privado de ella durante todo un año.

Todo esto quiere decir que «1 marino no sólo no tiene más vacaciones que un obrero en tierra, sino que ni tan siquiera igual, lo cual, al menos, debiera ser en estricta justicia, por ser tan trabajador como aquél, estando esta discriminación en franco desacuerdo con las principales leyes pe´ríodo de vacaciones de treinta del Estado y de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre.

Veamos a continuación, como contraste, las vacaciones que disfrutan, por ejemplo, marinos d» distintos países europeos:

Suecia: Tres meses cada cinco navegando a salario completo.

Inglaterra: Dos meses-y medio cada cinco navegando » talarlo completo.

Francia: Dos meses y medio cada.cinco navegando a galano completo.

Bélgica: Dos meses cada cinco navegando a salario completo.

Holanda: Dos meses cada cinco navegando a «alario completo.

Alemania: Dos meses oada cinco navegando e salario completo.

España: Tres meses oada doce navegando y sin salario completo.

La desproporción es, como se ve, abrumadora. Es necesario, da obligada justicia, establecer en España oficialmente un mínimo de dos meses cada cinco. La razón de que el periodo de separación familiar no deba ser superior a cinco meses viene dada de que por encima de ese tiempo la familia sufre serias dificultades para la realización de sus . funciones. Y que las vacaciones sean cotizadas a «alario completo, salvo las horas extras, que, como es lógico, no efectúan igual que cualquier trabajador de tierra, y no ocurra que, como hasta ahora, las vacaciones de los marinos son pagadas con una importante y sustanciosa reducción de sus ingresos mensuales.

A la pregunta: ¿pueden los armadores españo1es conceder iguales vacaciones y salarios similares a sus colegas extranjeros?, la respuesta en si, ya que los fletes son internacionales y los mismos beneficios reciben éstos que aquéllos; pero dada la injusta situación laboral en los barcos españoles, no es ilógico el pensar que los armadores nacionales tienen mayores beneficios.

El mito ´común entre la gente de que los-marinos ganan grandes sueldos no pasa de ser eso, un mito. La realidad es que las nóminas de los tripulantes de un barcd, salvo casos excepcionales, son irrisorias si se tiene en cuenta el número de horas trabajadas: 56 semanales fijas, más un promedio realista de entre 60 y 100 horas extras mensuales. A todo esto hay que añadir la larga permanencia en su medio de trabajo, durante las veinticuatro horas del día, sujetos en todo momento a se* reclamados para prestar servicio, sin posibilidad de aducir el que «e está fuera d« jornada de trabajo, ya sea de día o de noche, en la mar. o en puer-i«, di* labaraWe o festivo, con tormenta o en calma.

Derecho a la huelga

Recientemente, un alto dirigente de ANAVE (Asociación d« Navieros Españoles) se quejaba •n el programa "Informe semanal", que emite RTVE, donde se «bordaba muy someramente la problemática de la marina mercante, el hecho de que algunos barcos españoles se habían declarado en huelga eíte año en puertos extranjeros, considerándolo inaceptable, ya que, según «I texto, está prohibido en las legislaciones extranjeras. La realidad es que muchos barcos extranjeros Man adoptado esta actitud fuera de su .patria en numerosas ocasiones; baste recordar a buques franceses; ingleses. Italianos, etc., en el puerto de Santa Cruz de Tenerife en los últimos años.

Si ha habido una preocupación que no han tenido los armadores y navieros españoles durante estos cuarenta años pasados ha •ido la posibilidad de que en alguno de sus barcos se declaras* una huelga, puee según la legislación vigente todavía esta postura se tipifica como delito de sedición, siendo, por tanto, los participantes en la misma reos de consejo de guerra, con las graves penas que esto trae consigo. Y si bien este año, por primera vez, ha habido alguna petición de mejores condiciones de vida y no han sufrido los rigores de un tribunal militar, ha sido por la momentánea no aplicación de la ley por parte de las autoridades militares de Marina, ley que, mientras siga vigente^ podrá ser aplicada en cualquier momento.

El actual "status" jurídico de los marinos mercantes tiene que ser modificado a fondo, pasando su competencia ,a los tribunales ordinarios de justicia Aboliendo, asimismo, todas las disposiciones que de alguna manera vulneren el ejercicio legítimo de los derechos civiles de un país democrático.

Sólo deseo, para concluir, que todo lo expuesto, el año que viene, cuando se celebre por estas fechas un nuevo Día del Hombre del Mr, sea un nial recuerdo del pasado. Y que todos, marinos, pescadores y armadores encuentren un camino de diálogo y cola-´loración.

Francisco Javier LÁMELAS CLARAN

 

< Volver