Autor: Campmany y Díez de Revenga, Jaime. 
   El plagio     
 
 Informaciones.    21/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

LETRAS DEL CAMBIO

EL PLAGIO

Por Jaime CAMPMANY

LA U.C.D. y el P.S.O.E. están como los autores del Siglo de Oro; se plagian mutuamente las escenas para

las comedias, es decir, las leyes para sus programas. «El Gobierno, perplejo; la U.C.D., indignada»,

titulaba ayer tarde un periódico de Madrid. Porque dicen ios centristas que el P.S.O.E. se ha adelantado a

convertir en proyectos de ley todas y cada una de las medidas de gobierno que ef presidente Suárez

consultó con Felipe González (igual hizo con don Santiago Carrillo y don Manuel Fraga) a su vuelta del

viaje por Europa.

Los socialistas se quejaron de que, en el proyecto de medidas urgentes de carácter económico q u e el

Gobierno envió a las Cortes, la iniciativa del presidente Suárez había tomado muchos puntos del

programa socialista. Lejos de regocijarse con ta coincidencia, se irritaron por el plagio. Ahora, don

Adolfo Suárez le explica ai líder del partido de la oposición sus proyectos para el inmediato futuro, una

vez que se haya aprobado el Reglamento de las Cortes, y don Felipe González convierte en proyectos de

ley los propósitos expuestos por el presidente. Y Gobierno y partido del Centro, lejos de alegrarse por la

coincidencia, reclaman sus derechos de autor.

Al margen de las dos rabiatas, a uno le parece hermoso que las leyes más importantes y más urgentes que

necesita el país tengan tanto del partido en el Gobierno como del partido mayor de la oposición. Si ambos

grupos políticos son coherentes, esas leyes podrán ser aprobadas por amplia mayoría en los Plenos

correspondientes, y los debates se reducirán a cuestiones irrelevantes o de matiz. Quiere eso decir que la

gran mayoría de la. Cámara aprobará las medidas que todos estamos esperando para tratar de salir de esta

situación que amenaza con la catástrofe económica, la desestabilización social, los conflictos laborales y

el envejecimiento de nuestra legislación.

Quizá el incidente no tenga mayor importancia. Si el Gobierno, antes de aceptar la responsabilidad de

tomar una iniciativa, quiere cubrirse con el consenso de la oposición, es lógico que la oposición se

adelante a brindar al Gobierno, como propias, las iniciativas de aquél. Pero ese incidente no hubiese sido

posible si la opinión pública fuese informada al mismo tiempo que son informados los representantes de

los partidos. El P.S.O.E. añade una Iniciativa original: la supresión de la pena de muerte. Tranquilos. El

plagio nunca ha sido castigado con (a pena capital.

 

< Volver