Según el M.P.A.I.A.C. Cubillo sigue en coma  :   
 El ministro Oreja lamenta el atentado y rechaza las acusaciones del grupo independentista. 
 Informaciones.    08/04/1978.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Según el M.P.A.I.A.C., Cubillo sigue «en coma»

EL MINISTRO OREJA LAMENTA EL ATENTADO Y RECHAZA LAS ACUSACIONES DEL

GRUPO INDENDENTISTA

LAS PALMAS, 8 (1NFORMACIONES).

ESTA mañana el dirigente del M.P.A.I.A.C, don Antonio Cubillo, continuaba en estado grave, internado

en al-gún hospital argelino cuyo nombre no ha sido revelado par las dirigentes de la organización

independentista. Anoche, el "segundo" del Movimiento para la Autodeterminación e Independencia de

Canarias, don Domingo Acostó, manifes-taba que el señor Cubillo continúa en estado muy grave,

concretamente «en coma».

El portavoz del M.P.A.I.A.C. desmentió también anoche la muerte del señor Cubillo, mientras anunciaba

que la Policía argelina busca intensamente a los posibles autores del atentado. Por su parte, la agencia

United Press International (U.P.I.) informa que desde el pasado miércoles, en que se cometió el atentado,

«Cubillo continua inconsciente». La misma agencia indica que el líder independentista estaba solo en la

puerta de su domicilio cuando fue atacado, recibiendo puñaladas en la espalda y en el estómago.

El señor Acosta ha manifestado en declaraciones a los medios informativos que nadie vio la agresión,

aunque se supone que los atacantes fueron dos. Según don Domingo Acosta, el atentado contra las

dependencias de la Policía en Las Palmas, perpetrado el jueves pasado, era una respuesta al sufrido por el

líder independentista en Argel

DESCONCIERTO EN CANARIAS

El corresponsal de INFORMACIONES en Las Palmas, Amado Moreno, da cuenta en su crónica de las

consecuencias inmediatas que ha tenido el atentado en las islas. La opinión pública canaria no ha salido

de su perplejidad al conocer el atentado cometido el miércoles contra la persona de don Antonio Cubillo

en Argel. La noticia ha causado un profundo impacto, y el propio ministro de Asuntos Exteriores, don

Marcelino Oreja, lamentaba el atentado durante su breve estancia ayer en el aeropuerto de Gando, camino

de Mauritania,

Si difícil es obtener respuestas claras y convincentes acerca del móvil que provocó el atentado contra el

secretario general del M.P.A.I.A.C., don Antonio Cubillo, que incluso le puede costar la vida más difícil

es aún basarse una idea en torno a las consecuencias que puede acarrear su desaparición en el seno del

Movimiento para la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario. La historia de esta

organización está íntimamente ligada a la historia política del señor Cubillo; si este último desapareciese,

irremediablemente el M.P.A.I.A.C. perdería ya sentido, aunque esto no quiere decir que no existiese la

posibilidad del nacimiento de nuevos brotes organizativos de carácter independentista. Pero así y todo, el

carisma que Cubillo ha cosechado entre algunos líderes argelinos e incluso de otros países africanos, no

entramos en las fórmulas que ha empleado para ello, posiblemente no lo consiga a estas alturas otro

político separatista canario. En resumidas cuentas, que el final de Cubillo (aún desconocemos lo que hay

detrás del hecho, y quizá no lo vayamos a conocer nunca) sería el final del M.P.A.I.A.C.

En cuanto a la paternidad del atentado, como es lógico, han surgido ya una serie de desde la posibilidad

de que participara indirectamente alguna de las grandes potencias que se disputen su influencia en el área

—se cita a la C.I.A. y a la K.G.B.— hasta una posible intervención de grupos económicos internacionales

muy importantes y con intereses "en las islas. No obstante, el segundo de a bordo del M.P.A.I.A.C.,

instalado también en Argel, el abogado don Domingo Acosta acusaba ayer por teléfono al «Gobierno

colonialista española como promotor de esta agresión.

Lo que parece cierto es que todavía no se puede calibrar el alcance de este grave atentado, porque, aunque

pudiera significar la agonía definitiva del M.P.A.I.A.C., tampoco se descarta que pudiera determinar un

acelerón para que ¡as tesis de este movimiento independentista sean incluidas en el orden del día de la

reunión que los jefes de Estado de la O.U.A. celebrarán el próximo mes de junio en Jartún

En Canarias, de momento, se advierte un incremento de la vigilancia policial en aquellas zonas

estratégicas de las capitales, ante la posibilidad de que algunos miembros del M.P.A.I.A.C. decidan

tomarse la «venganza» por su cuenta, provocando algún grave atentado como represalia. Las noticias

recientes de Argel son contradictorias. Mientras don Domingo Acosta insiste en la gravedad del estado de

Cubillo, personal sanitario del hospital Mustafá, donde, al parecer, está internado el secretario del

M.P.A.I.A.C., lo desmiente y asegura que el herido se encuentra muy recuperado de la agresión que sufrió

el miércoles.

La familia de don Antonia Cubillo, residente en Santa Cruz de Tenerife, afirma que se enteró de la noticia

del atentado por televisión. Don Guillermo Cubillo, hermano del líder independentista, viva con su madre

y una hermana en la capital terifeña. La familia está entrañada de que el atentado reuniera el miércoles

pasado y nadie les comunicara nada.

I Don Antonio Cubillo Ferreira, abogado tinerfeño, nació en La Laguna en 1930. Por linea paterna es

descendiente de burgueses y por línea materna portugués. A finales de !os años cincuenta y primeros de

los sesenta, forma con otros abogadas un despacho laboralista, el primero de la isla, que constituía un

núcleo de simpatizantes del Partido Comunista de España.

El señor Cubillo tomó parte de los movimientos reivindicativos remirados en las islas entre 1960 y 1962,

inspirados por el grupo Canarias Libre. A raíz de unas huelgas habidas en 1962, el señor Cubillo fue

detenían, pero obtuve la libertad sin procesa-miento. Se escondió en las montañas y en la primavera de

1962 se trasladó a la costa marroquí de Safi. De Marruecos pasó a París, donde se entrevistó con don

Santiago Carrillo, que no aceptó colaborar con él en los movimientos huelguísticos. Entonces, el señor

Cubillo acudió a Moscú, pero los soviéticos tacharon su independentismo de «desviación pequeño -

burguesa». De regreso a París, escribió a Bamedian, y en 1963 se instaló en Argel, donde consiguió un

programa de radio para transmitir una emisión diaria, a la par con di-versos movimientos africanos de

liberación. Trás la visita de representantes gubernamentales y de la oposición al norte de África, el

Gobierno argelino decidió suprimir el espacio del señor Cubillo.

 

< Volver