Autor: Montoliu, Pedro. 
 Los autores del atentado huyeron en el metro de Ciudad Lineal. 
 Un disparo a bocajarro en el pecho mató al policía municipal Benjamín Díaz     
 
 El País.    22/12/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Los autores del atentado huyeron en el Metro de Ciudad Lineal

Un disparo a bocajarro en el pecho mató al policía municipal Benjamín Díaz

PEDRO MONTOLIU

El policía municipal Benjamín Díaz González, de veintinueve años, casado y con una niña de diecisiete

meses, fue asesinado en la mañana de ayer cuando dirigía el tráfico en la a reñida de Aragón, a unos

metros de la plaza de la Cruz de los Caídos. Los autores del homicidio fueron, según la versión de los

testigos presenciales, dos jóvenes y una chica rabia, que tras efectuar un disparo a bocajarro con una

escopeta de cañonea recortados, a la altura del pecho del policía, se alejaron a pie basta la boca de Metro

situada en la calle Arturo Soria, por lo que se cree que tomaron este medio de transporte para darse a la

fuga.

El atentado contra el policía municipal fue realizado sobre las diez y media de la macana, minutos

después de que el agente muerto hubiera relevado al cabo Manuel Minguez Lago pan que éste

desayunara. Según manifestaron a EL PAÍS algunos testigos, el relevo te debió producir en una cafetería

situada en ti número 3 de la avenida de Aragón, ya que se leí vio juntos a ambos en el interior del local.

Minutos después y cuando el señor Díaz ya habla entrado de servicio y se hallaba en la calzada, a unos

metros de la esquina con la calle de Arturo Soria, dos jóvenes —uno vestido con una gabardina y el otro

con un chaquetón de color caqui- y una mujer, de la que sólo se ha podido precisas que era rubia, se

acercaron al agente urbano y, sin que mediara palabra, el hombre del chaquetea efectuó un disparo con

una escopeta de cañones re-cortados que llevaba oculta debajo de 1a prenda de abrigo.

A pesar de que, en ese momento el semáforo de la esquina estaba en rojo y habla numerosos automóviles

a la espera, ninguno de tus ocupantes impidió que los autores del disparo huyeran; el cuerpo quedó boca

arriba junto a un Land Rover que estaba aparcado, en tanto U dependiente de un establecimiento situado

frente al lugar del homicidio vio como el autor de los disparos y la joven rubia se dirigían hacia la esquina

«sin ninguna prisa». Una vez en la esquina, los autores del atentado empujaron a una señora mayor antes

de meterse en la boca de la estación de Metro de Ciudad Lineal.

Ingresó cadáver

«Oí un disparo y entonces vi que el guardia estaba en el suelo. Lo mismo que otras cinco personas

acudimos a auxiliarle y logramos meterle en un Renault-6, que se lo llevó. No me fijé en nadie que huyera

y tampoco pude comprobar si el policía municipal estaba muerto, aunque lo que si era seguro es que

estaba sin sentido y con los ojos en blanco», manifestó uno de los empleados de ana tapicería situada en

el número tres de la avenida de Aragón. Tanto este empleado corno otras personas que ayudaron al

traslado del cuerpo aseguraron que los agresores no se habían llevado el arma del policía municipal.

Trasladado urgentemente a la Ciudad Sanitaria Francisco Franco, el sector Díaz ingreso cadáver. El

doctor González Vincent, jefe del departamento de urgencias, informó que el impacto de bala «le ha

producido grandes destrozos a la altura de 1a tercera o cuarta costilla. La muerte ha tenido que ser

instantánea y el primer análisis parece indicar que el arma con la que le dispararon estaba cargada con

postas". Esta carga explicarla la existencia de un impacto bastante débil en un automóvil cercano, hecho

que hizo pensar en un primer momento que se habían efectuado dos disparos en vez de uno.

Sobre la huida, la Policía interrogó a la taquillera de la estación de Metro si habla despachado a tres

jóvenes con las características de las que hablaban ios testigos. «Ya le dije a la Policía que no me he

enterado de nada hasta bastante después. Si han pasado por aquí, no noté nada raro; ni he visto a nadie

correr ni ha habido nada especial que me extrañara.» En las escaleras del Metro, la Policía encontró una

bufanda verde, posiblemente calda en la huida,

La hipótesis de que 1a entrada en el Metro hubiera sido una medida para despistar, con la idea de salir

inmediatamente por alguna de las otras dos salidas a Alcalà o Hermanos García Noblejas, no parece

probable, ya que ninguno de los vendedores situados a la salida de ambas bocas vio nada extraño y la

huida en automóvil por estas calles hubiera sido difícil, dado el tráfico existente en la zona.

Nada mis producirse el atentado fue informada María de los Angeles Gonzalez Esteban, esposa del

policía municipal, y se dio cuenta del hecho a las autoridades municipales, que acudieron a la Ciudad

Sanitaria.

Benjamín Díaz González pertenecía a la Tercera Agrupación Mixta de Circulación de la Policía

Municipal, cuerpo en el que entró, con la penúltima promoción, en el año 1976, según manifestaron sus

compañeros, no te le conocía actividad ni tendencia política alguna.

El cadáver será trasladado, según se cree, en la mañana de hoy, desde el Instituto Anatómico Forense

hasta el cuartel de Conde Duque, sede de la Delegación de Seguridad y Policía Municipal, en donde será

instilada la capilla ardiente, antes de que sea enterrado en el cementerio de la Almudena.

Hasta el momento ningún grupo ha reivindicado el atentado, del que te desconocen los móviles, en tanto

la Policía prosigue la investigación, después que ayer te tomara declaración a varios testigos.

EL PAIS, viernes 22 de diciembre de 1973

MADRID

 

< Volver