Encabezadas por los principales líderes de las fuerzas democráticas. 
 Más de 200.000 personas marcharon pacíficamente en Madrid contra el terrorismo     
 
 El País.    11/11/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Encabezadas por los principales líderes de las fuerzas democráticas

Más de 200.000 personas marcharon pacíficamente en Madrid contra el terrorismo

Las cifras de asistentes

Más de 200.000 personas participaron ayer en Madrid en la manifestación contra el terrorismo convocada

por las principales fuerzas democráticas, bajo la consigna «Democracia, sí; terrorismo, no». La

manifestación transcurrió pacíficamente y en calma desde la glorieta de Bilbao hasta la plaza de España,

donde se disolvió. No llegó a llover con fuerza durante el recorrido, aunque había caído un gran aguacero

durante todo el día en Madrid. La marcha iba encabezada por los principales líderes de las fuerzas

convocantes, a nivel de secretarios generales. Los componentes de la manifestación eran, sobre todo,

jóvenes, aunque también podían verse personas de más edad. La manifestación se caracterizó por los

numerosos gritos contra el terrorismo y el fascismo, así como a favor de la democracia y la Constitución.

Asimismo hubo considerables expresiones partidistas, cuando cada grupo distinto intentaba hacer oír

sobre los otros sus consignas, que a veces tomaron caracteres electora-listas tales como los gritos de

«Gobierno socialista contra el terrorismo» y «Partido Comunista contra el terrorismo», aunque estos

gritos fueron sustituidos progresivamente por las consignas unitarias.

Tan solo se tiene noticia de un incidente de consideración, cuantió un individuo desconocido que se dio a

la luga agredió con una barra de hierro a un miembro del servicio de orden, en la calle de la Princesa. El

herido, que sufrió una brecha en la cabeza, se llama Emérito López Hermoso, tiene 58 años y es

trabajador de Vagones Frigoríficos.

A partir de las seis de la tarde comenzaron a concentrarse los asistentes en la glorieta de Bilbao y las

calles de Fuencarral, Luchana y Subasta. La cabeza se formó adelantándose en la calle de Carranza.

Figuraban en ella, sosteniendo una gran pancarta, que decía «No al terrorismo, sí a la democracia», Rafael

Arias-Salgado y Luis Ortiz, por UCD; Javier Solana y Enrique Tierno, por el PSOE; Santiago Carrillo y

Ramón Tamames, por el PCE; Marcelino Camacho y Nicolás Sartorius, por CCOO; Nicolás Redondo y

Manuel Chaves, por UGT; José Sanromá y Francisca Sauquillo, por la ORT, y Ela-dio García Castro y

Joaquín Aramburu, por el PTE. Más atrás estaban los parlamentarios de Madrid y otros dirigentes

políticos y sindicales. No figuraba Felipe González, que no había llegado aún de Venezuela.

incidente con UCD y TVE

Antes de ponerse en marcha la manifestación, los representantes de UCD —unas mil personas— bajaron

por Fuencarral e intentaron colocarse en la cabeza de la marcha, pero los demás manifestantes les hicieron

ir hacia atrás y, finalmente, quedaron en medio, donde apenas pudieron hacerse oír entre los gritos de los

demás.

También se produjo una fuerte protesta del grueso de la manifestación cuando las cámaras de TVE

enfocaron detenidamente las pancartas de UCD, ante lo que surgieron fuertes gritos de «Más democracia

en Televisión», que finalmente fueron acallados por otros de «Unidad, unidad».

La manifestación se puso en marcha a las siete y medía de la tarde en punto. La cabeza iba rodeada de

varias filas de miembros del servicio de orden, por delante y ñor por los lados. Entre ellas iba la prensa y

dos coches de Radio Nacional de España y Radio Madrid. Delante de todos iban los vehículos de la

Policía Municipal y un coche de megafonía que gritaba consignas.

La masa de manifestantes portaba numerosas pancartas y banderas de los diversos grupos convocantes.

Asimismo, aparecieron algunas ikurriñas que fueron en todo momento muy aplaudidas. Las pancartas y

banderas de UCD eran de fondo blanco. Las demás, de fondo rojo. En uno de los sectores del PCF. iban

también dos banderas nacionales.

Entre los diversos gritos predominaron los «Terrorismo, no: democracia, sí». «Contra el terrorismo, la

Constitución», «Solidaridad con el pueblo vasco». «Euskadi, sí: terrorismo, no». «El pueblo unido jamás

será vencido» y «Vosotros fascistas sois los terroristas». Este gritó arreció con gran violencia

especialmente entre manifestantes que marchaban bajo las banderas de UGT y ORT, al pasar junto a las

casas de familias de militares situadas en la glorieta de San Bernardo, cuyos balcones estaban casi

todos cerrados, excepto algunos de los que partieron aplausos.

También se gritó esporádicamente «Es demasiao, es demasiao, que los los currantes nos hemos juntar»,

así como «Franco, cabrón, habrán Constitución» y «Blas, idiota, mira si se vota», estos en la segunda

mitad de la manifestación. Sobre todo al principio, se produjeron algunos gritos partidistas, como

«Madrid necesita alcalde socialista» y «Madrid necesita alcalde comunista», que después dieron acallados

con gritos de unidad.

Poco antes de las nueve de la noche, cuando la cola aún no había acabado de salir de la glorieta de Bilbao,

llegó la cabeza a la plaza de España, donde comenzó a disolverse la manifestación. Antes del final, los

líderes que encabezaban mostraron su satisfacción por el desarrollo del acto.

Así. Rafael Anas-Salgado, manifestó que «esta es la gran manifestación del pueblo español contra los

intentos desestabilizadores y e! fascismo antidemocrático, mientras Tierno Galván resaltaba que se trataba

de una lección de unidad ciudadana, v Santiago Carrillo destacó que lo más significativo fueron los gritos

«Democracia, si: terrorismo, no».

Unas 300.000 personas asistieron anoche a la manifestación celebrada en Madrid contra el terrorismo,

según la Jefatura Superior de Policia, que era también la cifra oficiosa manejada por el Gobierno Civil de

Madrid. Por su parte, la Policía Municipal estimó la cifra de asistentes en 220.000, mientras los

organizadores afirman que asistieron más de 700.000.

EL PAÍS ha realizado su propio cálculo, de acuerdo con el criterio observado en anteriores ocasiones, y

concretamente en la manifestación organizada por la extrema derecha el pasado dia 3 —que dio como

resultado una asistencia de 60.000 personas-. El cálculo de EL PAÍS se basa en una operación aritmética

efectuada a partir del espacio que ocupaba la manifestación de ayer a las nueve de la noche, es decir, hora

y media después de comenzada. A esa hora, la cabeza de la manifestación se encontraba en la confluencia

de la calle de la Princesa con la plaza de España, mientras los últimos manifestantes comenzaban a

manifestarse en la gloríela de Bilbao.

Esto nos proporciona el dato de que se encontraban ocupados unos 55.000 metros cuadrados, lo que a una

media de cuatro personas por metro cuadrado, porporciona un máximo de 220.000 manifestantes A ello

hay que añadir 24.000 ó 25.000 personas que sin participar en la marcha, contemplaron el paso de la

misma desde balcones y aceras, por lo general en actitud activa.

 

< Volver