Autor: Allas, Jose María. 
 Massiel, Carlos Zayas y Pablo Castellanos, entre otros. 
 Ocupan el islote de Tagomago     
 
 Diario 16.    09/08/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Massiel, Carlos Zayos y Pablo Castellanos, entre otros

Ocupan el islote de Tagomago

José María Alias

PALMA DE MALLORCA, 9 (Corresponsal D16).—La isla de Tagomago, situada en el litoral de Santa

Eulalia, a escasa distancia de la playa del Pigueral de Ibiza, recibid ayer una visita muy particular. Se trata

de una expedición, a la que asistieron un centenar de personas, organizada por la Comisión de Defensa de

Tagomago, que tiene por objeto liberar el bello paraje de toda especulación urbanística, amenaza que pesa

sobre la isla desde hace algún tiempo.

La pacífica ocupación concluyó sobre las seis de la tarde, sin que aparecieran en ningún momento Fuerzas

de Orden Público.

La Comisión de Defensa está integrada por vecinos de Santa Eulalia, miembros de la comisión de defensa

del medio ambiente del Instituto de Estudios Ibicencos y buen número de ecologistas. •

Llegaron los catalanes

El motivo de elegir precisamente la fecha de ayer, obedece a que ese día se celebra la festividad de San

Ciriaco y se cumple el aniversario de la llegada de los catalanes a Ibiza en el siglo XIII. Los socialistas

han intervenido en la ocupación pacífica de la isla, con la presencia de numerosos afiliados y de los

diputados Pablo Castellanos y Carlos Zayas —acompañados de la cantante Massiel—, habituales

visitantes todos ellos de Ibiza.

El proceso que ha conducido a la peligrosa situación de la isla de Tagomago es muy oscuro. La isla

figuraba en el catastro rústico de 1955 como propiedad del Estado. Sin embargo, veinte años más tarde

aparecen como propietarios los desconocidos integrantes de la Sociedad Isla de Tagomago, S. A., cuyo

representante visible es un subdito alemán llamado Dieter Schull, el cual muy bien podría encubrir la

personalidad de importantes financieros alemanes.

El cambio de propiedad no está claro en absoluto. Lo cierto es que Dieter Schull solicitó hace varios años

en el Ayuntamiento de Santa Eulalia permiso para edificar en Tagomago, a pesar de que la actual

calificación urbanística permite tan sólo una edificación muy restringida y sujeta a severas condiciones

paisajisticas, por ser «preservado forestal». La pretensión de defensa de Tagomago es que la isla se

calificada como elemento paisajístico singular y se convierta en un parque natural, evitando así toda

posibilidad de edificación por vía legal.

No a extranjeros

El problema en sí arranca del cambio de propiedad. Nadie parece saber ni cómo ni cuándo se ha

producido, puesto que la ley prohibe semejante transacción, sobre todo si se trata de pasar a manos de

extranjeros, como es el caso.

La ley 8/75, sobre Zonas e Instalaciones de Interés para, la Defensa Nacional, y su Reglamento de

aplicación, de 10 de febrero de 1978, prohiben la venta a extranjeros, aunque sea tan sólo parcial, de islas

con superficie menor a 82,8 kilómetros cuadrados, caso de Tagomago, que tiene tan sólo cuatrocientos

cincuenta mil metros. Así, pues, la isla queda comprendida en el apartado C del Reglamento como «zona

de acceso restringido a la propiedad por parte de extranjeros».

Informe militar

Incluso la aprobación de cualquier plan urbanístico, según la citada ley, habrá de estar sujeta a informes

militares, y es también requisito imprescindible la autorización militar para adquirir cualquier título,

edificar, construir o la obtención de cualquier derecho sobre autorizaciones concedidas en favor de

extranjeros.

Los estamentos oficiales parecen - estar haciendo caso omiso de las gestiones de la Comisión de Defensa

de Tagomago, puesto que la jornada de ocupación discurrió con toda tranquilidad, evidencia de que el

intento no ha sido tomado en serio

 

< Volver