Ascon. 
 Buscan un muerto     
 
 ABC.    19/08/1978.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

SÁBADO, 19 DE AGOSTO DE 1978. PAG. 8

ASCON

Buscan un muerto

LAS centrales sindicales CC. OO. y U. G. T. han elaborado un comunicado conjunto en el que condenan,

enérgicamente, los graves incidentes provocados por parte de los trabajadores de Ascon durante los cuales

se llegó a agredir, incluso, a los componentes del propio Comité de huelga que intentaban calmar los

ánimos.

El pasado sábado, y en desagravio, un centenar de trabajadores de la misma factoría recorría las calles de

Vigo en manifestación pacífica, pidiendo disculpas por los actos vandálicos protagonizados por algunos

de sus compañeros.

Ese mismo día, los informadores laborales de la localidad hacían pública una nota denunciando las

coacciones y agresiones de que eran objeto, también por algunos trabajadores de Astilleros y

Construcciones (Ascon).

Por estos acontecimientos es fácil suponer que en el caso de Ascon alguien ha puesto en práctica la vieja

táctica del «divide y vencerás» al tiempo que ha procurado que el problema traspase los ¡imites de lo

laboral para hacerlo entrar en esa fase crítica de conflicto incontrolado, manejado por los consabidos

intereses desestabilizadores, cuyas intenciones pueden no ser previsibles pero si sospechadas.

En Vigo, a costa de los trabajadores de Ascon, se busca crear una situación de caos; en Vigo se busca un

serio enfrentamiento de los trabajadores, precisamente, con las Fuerzas de Orden Público; en Vigo se

busca una víctima, se busca e¡ muerto.

La pluralidad sindical exige, fundamentalmente, un profundo sentido de responsabilidad. Es la única

posibilidad que tiene de servir a la democracia.

Por otra parte, la movilización de masas tiene el peligro de la pérdida de su control. Los efectos de la

demagogia que algunos líderes sindicales emplean, pueden ser el mejor caldo de cultivo para el

terrorismo.

No basta, por tanto, con «condenar enérgicamente» después, hay que pensar las consecuencias de cada

operación reivindicativa antes. ¿Qué se ganará llevando a Ascon a la ruina? ¿Están efectivamente de

acuerdo los 1.800 trabajadores de la plantilla con las acciones que se llevan a cabo, o como siempre una

minoría arrastra voluntades apoyándose en la ignorancia ajena y poniendo a la democracia como

argumento? ¿En nombre de qué libertad se está actuando? ¿Saben de verdad los responsables sindicales

cuál es la verdadera identidad de quienes arrastran a los trabajadores a la calle?

Posiblemente a estas horas ya nadie tenga el control total del conflicto y alguno de esos 1.800

trabajadores que llevan seis meses de huelga sea, en cualquier algarada, el muerto que se busca.

Después... ya conocemos los procedimientos.

Las centrales sindicales de Vigo, las más directamente implicadas en el conflicto de Ascon, están aún a

tiempo de evitar lo irremediable. Los trabajadores deben ser enseñados a usar sus derechos y no a abusar

de ellos y, sobre todo, los trabajadores deben ser Informados debidamente de las consecuencias de sus

acciones. No es normal que unos tengan que pedir disculpas de lo que hacen otros, cuando se

sobreentiende que las actuaciones se deciden democráticamente.

Dios quiera que nadie en Vigo encuentre al muerto que busca. Ni un hombre que caiga en la calle

creyendo que defiende «su» ideal, ni una empresa que está al borde de su resistencia, ni el sentido de

responsabilidad de los trabajadores, ni la credibilidad de las acciones reivindicativas, deben morir en

Vigo.

 

< Volver