Autor: Fernández-Rúa Plasencia, José María . 
 Por sendas enmiendas del profesor Fuentes Quintana. 
 El Senado ha constitucionalizado el gasto público     
 
 ABC.    30/08/1978.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 23. 

POR SENDAS ENMIENDAS DEL PROFESOR FUENTES QUINTANA

EL SENADO HA CONSTITUCIONALIZADO EL GASTO PUBLICO

Los derechos a la libre sindicación, a la huelga y de petición, así como la constitucionalización del gasto

público y la regulación matrimonial, acapararon ayer la atención de la Comisión Constitucional del

Senado. Estos importantes temas —salvo el que se refiere a los derechos de sindicación y de huelga, que

se contemplan en el precepto 26 del texto constitucional— fueron objeto de sendas modificaciones al

prosperar algunas enmiendas suscritas por los señores - Fuentes Quintana, Cela Trulock y Pérez Maura,

así como por el Grupo Parlamentario Progresistas y Socialistas Independientes.

Los debates más enconados se produjeron en la discusión de los artículos 26. 29 (gasto público) y 30

(matrimonio).

ENFRENTAMIENTO OLARRA - P.S.O.E. La sesión comenzó en la mañana de ayer con la condena de

los recientes asesinatos d« miembros de las Fuerzas de Orden Público en distintas ciudades españolas.

José Federico Carvajal, presidente de la Comisión y miembro del Grupo Parlamentarlo Socialista, expresó

su repulsa por estos crímenes y recordó la frase de Miguel de Unamuno: «Venceréis, pero no

convenceréis:». Añadió que, en este caso, los terroristas «ni siquiera vencerán».

A continuación se entró en el estudio del artículo 26 del proyecto. A pesar de las enmiendas presentadas,

la Comisión aprobó el precepto con la misma redacción del Congreso de los Diputados.

No obstante, es importante subrayar el enfrentamiento verbal que se produjo entre el senador por

designación real Luis Olarra y el Grupo Parlamentario Socialista, en la que también intervinieron Joaquín

Satrústegui y David Pérez Puga (U. C. D.).

El señor Olarra, al defender su enmienda, en la que pedía garantías para aquellos productores que no

quisieran sindicarse, puso de relieve que era necesario que la Constitución reconociera que los

trabajadores no afiliados no perdieran sus derechos. «Son necesarias —observó— garantías

parlamentarias para que los sindicatos no se conviertan en órganos de presión para aquellos a quienes,

precisamente, tienen que defender.» Pidió la inclusión, en el tema del reconocimiento de la huelga, de que

se añadiese la palabra «profesional». es decir, por motivos laborales. «De no incluirse —dijo el señor

Olarra—, habrá problemas, muchos problemas en el futuro y muy poca inversión se realizará si este

artículo queda así."

En nombre del P. S. O. E. consumió su tumo en contra de esta enmienda el señor Vida Soria, quien adujo

que los senadores reales desaparecerán cuando la Constitucion se apruebe. Destacó después que tomaba

nota de la amenaza del señor Olarra y cuidaremos que se conozca», añadió. Terminó diciendo que «la

constitucionalización de la huelga es una enorme concesión de la clase obrera a la burguesía».

Previamente habló Joaquín Satrüstegui, En su intervención puntualizó que daba la impresión de que se

estaba constitucionalizando el derecho a la huelga política, y «esto —dijo— es Inadmisible».

Posteriormente defendió el derecho al «lock-out» (cierre empresarial).

Unión, de Centro Democrático —con la abstención de David Pérez Puga— y el Partido Socialista votaron

conjuntamente a faror del texto del Congreso.

DERECHO DE PETICIÓN Y SERVICIO MILITAR. — La Comisión entró seguidamente en el artículo

27. Fue modificado su primer apartado al aprobarse una enmienda del Grupo Parlamentarlo P. S. I., en a

que se dice que queda garantizado ai derecho de petición, que se ejercerá con arreglo a lo que disponga la

ley. Asimismo, y por una enmienda de Camilo José Cela Trulock, se cambió el apartado segundo de este

artículo. En ella se observa que los Individuos que pertenezcan a las Fuerzas o Institutos annados o a los

Cuerpos sometidos a disciplina militar sólo podrán ejercer este derecho Individualmente y con arreglo a

lo que la ley regula.

El artículo 28, relativo al servicio militar, también fue modificado por una enmienda del señor Cela. En

este precepto se dice textualmente, entre otras cosas, que «los españoles tienen el derecho y el deber de

defender a España». El resto de los párrafos quedó con la misma redacción que les dio el Congreso, y se

añadió un cuarto que se refiere a que los derechos y obligaciones de los ciudadanos serán regulados por

una ley de protección civil para los casos de emergencia, catástrofe o calamidad pública, bien sea en

tiempo de guerra o de paz.

 

< Volver