Por su participación en los incidentes de Bilbao. 
 Diez policías armados serán expulsados del Cuerpo     
 
 Diario 16.    16/10/1978.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

/"or su participación cu /os incidentes de Bilbao

Diez policías armados serán expulsados del Cuerpo

BILBAO. 16 (Corresponsal D16).—Entre diez y doce policías armados serán expulsados del Cuerpo,

otilas veinticinco serán expedientados y trescientos serán trasladados forzosos de la guarnición de Bilbao,

a consecuencia de los graves incidentes ocurridos el pasado sábado en el acuartelamiento de Basauri.

Tres compañías de la Reserva General de la Policía Armada, procedentes de Pamplona, Valladolid y

Logroño llegaron ayer a Bilbao para reemplazar a los agentes que serán trasladados fuera de Vizcaya. Las

medidas disciplinaria^ que van a ser adoptadas por el Ministerio del Interior estarán basadas en el

presunto abandono del servicio por parte de un sector de la plantilla policial bilbaína, que están

compuestas por unos 2.000 aísertps.

Según pudo saber DIO, ayer se convocaron urgentemente tres vacantes de capitán de Infantería para la

Policía Armada de Bilbao, como agregados a la misma. Este hecho se interpreta, en medios cercanos a la

Policía, como el posible cese de algunos mandos de esa guarnición.

En cuanto a los incidentes registrados en los funerales, fueron calificados como un acto de histeria a

consecuencia de la tensión a la que está sometida la Policía Armada en esas provincias. El domingo había

vuelto la calma a la guarnición de Vizcaya.

«Asesinos»

Los incidentes, que ya se iniciaron el viernes con un movimiento de protesta en el acuartelamiento,

culminaron tras los funerales por los policías asesinados por ETA el viernes, Ramón Mniño Fernández y

Elias García González.

Al finalizar el acto religioso, una vez que ya habían salido los féretros del cuartel, varios policías de

paisano, secundados por familiares de los agentes, comenzaron a abuchear a las autoridades que habían

asistido al funeral, profiriendo insultos de «canallas, cobardes y asesinos», al tiempo que pedían su

dimisión.

Aunque inicialmente 110 consiguieron romper el cordón, formado por varios sargentos del Cuerpo, al

sumárseles un elevado contingente de policías de uniforme se rompió la barrera y las autoridades

buscaron protección.

Insultos

El gobernador civil, Luis Alberto Salazar Simpson, y el general inspector de la Policía Armada, Timón de

Lara, fueron los objetivos de los insultos. El coche oficial de este último fue aporreado por un grupo de

policías a la salida del acuartelamiento. Las autoridades no pudieron salir del mismo hasta pasadas las

cuatro de la tarde.

La presencia de personas de paisano, exhibiendo armas de fuego, se había notado en Basauri en la

madrugada del sábado, mientras los vecinos celebraban sus fiestas patronales

Cuando los ánimos estuvieron más calmados, varios policías declararon u los periodistas que ellos no

tenían nada contra el pueblo vasco. «Es Martín Villa quien nos enfrenta con él — dijeron—. Necesitamos

un código efectivo para cumplir nuestras obligaciones. No queremos apoyarnos en palabras, que se las

lleva el viento.»

Reunión tic urgencia

Ante la situación creada, el director general de Seguridad, Mariano Nicolás, convocó una reunión de jefes

y oficiales, a la que asistieron el general Timón de Lara, el gobernador militar de Bilbao, el comandante

do Marina y oí coronel do lo Guardia Civil. Sobre las tres de la tarde, el director general abandonó el

cuartel, con destino a Madrid, para dar cuenta de lo sucedido al ministro del Interior, Rodolfo Martín

Villa. Ambos, posteriormente, se entrevistaron con el presidente Suárez y el director general de la

Guardia Civil.

Orden superior

A la vista de estos hechos, el director general de Seguridad ha ordenado al general inspector de la Policía

Armada lo siguiente:

«1.° Que en aplicación del artículo 519 del reglamento orgánico de la Policía Gubernativa, instruya la

información preceptiva por los trámites citados en el Código de Justicia Militar para la resolución que

proceda, previo informe del asesor jurídico militar y remisión de lo actuado a la autoridad judicial militar

competente, por presunto abandono de servicio por parte do la plantilla de la Policía Armada.

2." Disponga con carácter inmediato el traslado forzoso de parte de la guarnición de Bilbao a otras

guarniciones.

3.° Organice los servicios de forma que los policías armados de reciente incorporación alternen en turnos

diarios en el servicio ordinario con prácticas de perfeccionamiento.

4.° Se incorporen de forma inmediata a ´la guarnición de Vizcaya dos compañías de la Reserva General de

la Policía Armada, las cuales, junto con la compañía de reserva destinada en Bilbao, se hará cargo de los

servicios correspondientes a los policías armados trasladados forzosos y de los que correspondan por la

aplicación de la medida indicada en el punto anterior.

5.1 Se modifiquen a partir de mañana todos los servicios ordinarios de la Policía Armada de Vizcaya, en

orden a obtener una mayor eficacia y autoprotección en el desarrollo de los mismos.»

 

< Volver