Audiencia pública     
 
 ABC.    09/10/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 2. 

BREVERIAS

AUDIENCIA PUBLICA

El hecho de que el pueblo pueda presenciar los juicios ante loa Tribunales no significa que administre

Justicia ni que su voz obligue a los jueces. El único imperativo de éstos es su conciencia, Iluminada por la

Ley. E¡ griterío, pues, sobra ante aquéllos, en todo país donde por su elemental civilización esté

desterrada la vindicta pública.

Recientes sucesos dentro y en torno a las Audiencias donde se juzgan hechos de especial resonancia

pública son una muestra más de la creciente Invasión de la plebe —no del pueblo honesto— en recintos

donde para que impere la honradez de Juicio se precisa serenidad y competencia. Dos cualidades

totalmente ausentes de la turba, por definición apasionada e Ignorante. Los jueces no necesitan estímulos

vocingleros para castigar al culpable o absolver al Inocente, si lo son ante la Ley y no ante la

muchedumbre. Para eso cuentan con el sentido y el conocimiento de la Justicia que es para todos y que no

admite adjetivos ni apellidos: no es «popular» ni «impopular». Es Justicia a secas, si no está prostituida.

Yerran y delinquen, pues, los que Intentan con los Tribunales lo mismo que con el Parlamento:

convertirlos en plazuela.

 

< Volver