Autor: Rodríguez, Carlos. 
   La política y los días     
 
 Arriba.    18/10/1977.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

CARLOS RODRIGUEZ

LA POLÍTÍCA y los días

La declaración del Consejo Federal de UGT, conocida en la mañana de ayer, representa un apoyo

condicionado a los acuerdos de la Moncloa. El texto, muy importante y ponderado, merecerá sin duda

análisis en profundidad; pero cabe anticipar que ha quedado abierto un camino viable para la aplicación

del pacto plurípartidario, ya que se une al apoyo básico formulado por CC. OO. y por amplios sectores

empresariales. Hay que esperar que la patronal CEOE reconsidere su insolidaria postura de la semana

pasada y sus líderes entiendan que la economía de mercado no tiene por qué ser equivalente a la más

radical lucha de clases.

Varias reservas anticipadas por el líder de UGT, Redondo, caen de su propio peso porque son de sentido

común: el crecimiento salarial no puede ser inferior al aumento de precios, la razonable flexibilidad de

plantillas no puede extenderse al irracional despido libre, las centrales sindicales deben ser reconocidas

como los interlocutores válidos del Gobierno y de las patronales en materia laboral.

La aceptación por las dos grandes centrales —CC. OO. y UGT— del principio de austeridad que implica

el techo al crecimiento salarial es un ejemplo de cooperación constructiva, para resolver la crisis

económica, que debiera servir de ejemplo a las organizaciones patronales.

Mientras, ayer trabajaron intensamente las siete Comisiones pluripartidarias que habrán de sistematizar,

en medidas concretas, el plan conjunto aprobado por todos los partidos parlamentarios en la primera

ronda de la Moncloa. Hoy prosiguen, al más alto nivel, las conversaciones de la segunda ronda —temas

políticos para la consolidación de la democracia— que se iniciaron el pasado jueves. Mañana llegará a

Londres el Presidente Suárez para Iniciar su segunda gira europea, recientes aún los ecos del gran éxito

alcanzado por nuestros líderes parlamentarios en Luxemburgo, donde se aprobó por aclamación el ingreso

de España en el Consejo de Europa. E| jueves llegará a Madrid —poniendo definitivo término a un exilio

de treinta y ocho años— el presidente de la Generalidad de Cataluña, Josep Tarradellas, quien expresará

personalmente su gratitud al Rey, al Presidente del Gobierno y al de las Cortes, por la limpia rapidez con

que se ha llevada a efecto el restablecimiento provisional de la autonomía. Y en el próximo fin de

semana, en tanto Tarradellas regresa a Barcelona, el Rey viajará al Próximo Oriente.

Para que este despliegue de actividad alcanzase a todos los poderes del Estado, con la publicación ayer de

la ley de Amnistía, los tribunales inician un período de tres meses para su plena efectividad.

Por lo que afecta a la Prensa del Estado, dos grandes partidos de la izquierda acaban de expresar, por boca

de sus máximos líderes, un razonable apoyo que, al tiempo que constatamos con gratitud, desearíamos

que se asumiera por las restantes fuerzas políticas. Fue primero Felipe González quien declaró la

necesidad de soluciones distintas a la desaparición o a la privatización. Y el domingo, el secretario

general del PCE, Santiago Carrillo, anunció públicamente que su partido se oponía a la desaparición de la

Prensa del Estado, por respeto a los intereses laborales de sus trabajadores, o a su privatización.

Los trabajadores de la Prensa del Estado esperamos, en efecto, un estatuto que garantice la independencia

y altura informativa de estos periódicos, con el deseo de no ser instrumentos dóciles de ningún Gobierno

y ser, en cambio, eficaces servidores informativos de la sociedad.

LA FIESTA DEL PCE.—Este fin de semana, el PCE ha celebrado, en el recinto de la Feria del Campo,

su primera fiesta anual en la legalidad desde hace cuarenta años. Según el propio partido, se vendieron

millón y medio de entradas. Sea cual fuere la cifra exacta, sí cabe al menos, como testigos informativos

directos, constatar que ambos días, sábado y domingo, era ft´si* camente imposible que entrase más gente

al recinto. Con rigurosa moderación, se puede asegurar que en ningún momento de las tardes del sábado y

el domingo hubo menos de medio millón de personas simultáneamente en |a fiesta. En el mitin político

del domingo, Santiago Carrillo consiguió, con un discurso claro e inteligente, el apoyo de las bases a la

política de austeridad económica pactada en la Moncloa. Despliegue ilimitado de banderas del partido y

de las regiones. Y nada más, muchas familias de abuelos a nietos, mucha alegría juvenil y ni un solo

incidente.

8 Arriba

 

< Volver