Autor: Gor, Francisco. 
 Críticas a los quince puntos de Martín Villa, durante una mesa redonda. 
 Los distintos terrorismos que sufre España buscan aniquilar la democracia     
 
 El País.    07/11/1978.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Los distintos terrorismos que sufre España buscan aniquilar la democracia

FRANCISCO GOR

Las primeras andanadas contra el plan de quince puntos elaborado la semana pasada por el Ministerio del

Interior para combatir el terrorismo de ETA fueron lanzadas ayer durante un debate general sobre el

terrorismo —convocado por el Club Diálogos para la Democracia- por los representantes en dicho debate

del Partido Nacionalista Vasco (PNV), el diputado Marcos Vizcaya, y del partido de izquierda abertzale,

Acción Nacionalista Vasca (ANV-SB), Iñaki Aldecoa.

Para el diputado del PNV, lo primero que ha conseguido dicho plan ha sido colapsar ayer el tráfico en

Bilbao, mientras que el segundo denunció el hecho de que se intente meter en el mismo saco del terro-

rismo a los GRAPO, a la Triple A y a ETA. «Esto es peligroso», añadió.

Al coloquio, celebrado en un hotel madrileño como primer acto de este curso, asistieron representantes de

un amplio abanico político, desde Alianza Popular a la izquierda abertzale. Hablaron Carlos Argos,

vicepresidente de Alianza Popular; Luis, González Seara, diputado de UCD por Orense; Enrique

Larroque, presidente del Partido Liberal; Roberto Lertxundi, secretario general del Partido Comunista de

Euskadi; Enrique Múgica, diputado del PSOE por Guipúzcoa; Manuel Villar Arregui, senador de

Izquierda Democrática por Madrid; Marcos Vizcaya, diputado del PNV por Vizcaya, e Iñaki Aldecoa,

representante de ANV-SB.

Aunque el tema era el terrorismo en general, el coloquio estuvo a punto de convertirse en un juicio a ETA

y de identificar los distintos terrorismos que sufre hoy España con el practicado por la organización vasca.

Este hecho fue resaltado por algunos participantes en el coloquio y pudo ser evitado. «Sería un error

grave identificar el problema del terrorismo en España con la situación en el País Vasco», afirmó

concretamente Carlos Argos.

Todos los oradores, por otra parte, convinieron, con la excepción de Iñaki Aldecoa, en que los distintos

terrorismos que sufre hoy España, incluido el de ETA, tienen como objetivo destruir la libertad.

Abrió el coloquio, con una somera introducción al fenómeno terrorista en España, meramente cuantitativa

y sin análisis alguno, Ángel Gómez Escorial, director de la revista Gaceta Ilustrada, Carlos Argos analizó

el terrorismo como fenómeno contemporáneo, producto de la sociedad industrial, y precisó que ha sido

España el país de Europa donde más victimas se han producido por esta causa en los últimos años.

Luis González Seara, por su parte, distinguió el terrorismo que ataca dictaduras y sistemas totalitarios del

que quiere acabar con la democracia y la libertad. «¿Cómo luchar contra este terrorismo fascista y

reaccionario?», preguntó el diputado de UCD. «No volviendo a la dictadura, sino cargándose de razón la

sociedad democrática para utilizar todos los resortes de la ley», contestó.

Respecto al País Vasco, el señor González Seara afirmó que, aunque había sufrido en la dictadura,

también habían sufrido otras regiones de España. Negó que el terrorismo de ETA fuese revolucionario,

dada su pobreza ideológica y su carácter reaccionario en algunos puntos de su programa, que hacen

incapaces a esta organización de alumbrar una sociedad más justa.

Enrique Larroque pidió que el fenómeno terrorista fuese estudiado con más racionalidad y manifestó que

debía combatirse con todas las fuerzas la idea que se intenta extender desde algunos sectores de que el

terrorismo es consustancial a la democracia. Resaltó que en estos momentos no existe en España un solo

terrorismo lineal e hizo un llamamiento para que este fenómeno fuese estudiado en una conferencia a

nivel del Estado.

Roberto Lertxundi, tras afirmar que el terrorismo de ETA no debe desligarse del terrorismo ejercido por

el régimen de Franco contra el País Vasco, manifestó que el auténtico objetivo del actual terrorismo es

provocar el miedo, la pasividad y el absentismo del pueblo español para provocar un vacío político.

Respecto a ETA, el dirigente comunista vasco recordó que si antes luchó contra la dictadura, ahora lucha

contra la democracia y su acción viene a fortalecer a Fuerza Nueva y a la extrema derecha.

En esta misma línea, Enrique Múgica manifestó que, por encima de su diversidad ideológica, las tramas

de la matanza dé Atocha, las acciones de los GRAPO y los atentados de ETA en Euskadi coinciden en

querer aniquilar la actual realidad democrática española. Al igual que otros oradores se refirió a las

soluciones políticas que deben hacer frente al terrorismo de ETA. Todas ellas, a juicio del diputado

socialista, se concretan en una profundización del proceso autonómico en el País Vasco. Anunció, por

otra parte, una intensa campaña de los socialistas a favor del sí a la Constitución en el País Vasco.

La intervención de Iñaki Aldecoa originó en sus primeros instantes la protesta de una parte del numeroso

público asistente, cuando aquel manifestó que «no se perdía nada con hablar en Madrid, tanto para los

españoles como para los vascos». Negó que la situación en Euskadi hubiera cambiado tras el 15 de junio,

aunque hubiera cambiado en el resto del Estado. «El balance de la democracia para Euskadi ha sido

nulo», añadió.

Manifestó que ETA no había cambiado, pues pretende la liberación de Euskadi y la implantación del

socialismo, y afirmó que, aunque su partido piensa que todavía es posible una solución política, por la vía

pacífica y democrática, para Euskadi, planes como el de quince puntos elaborado por Martín Villa pueden

bloquear esta salida.

Marcos Vizcaya hizo una breve historia de la represión franquista contra el País Vasco y afirmó que,

aunque el 15 de junio se abre un camino, la frustración ha sido una constante en el País Vasco. «La

solución —dijo el diputado del PNV— está en una profundización de la autonomía, en el sentido de un

mayor autogobierno para el País Vasco, no en el plan de quince puntos de Martín Villa y en la gran farsa

del Consejo General Vasco.» Tras declarar que la manifestación del 28 de octubre, convocada por el

PNV, ha demostrado que Euskadi puede conseguir sus objetivos pacíficamente, emplazó a ETA «a que de

una vez por todas respete la voluntad mayoritaria del pueblo al que dice defender».

Finalmente, Manuel Villar Arregui resaltó que la solución al terrorismo es un problema de todos. «El

pueblo vasco —afirmó— tiene nuestra solidaridad, pero no es lícito confundirla voz del pueblo vasco con

la de los grupos abertzales.» También hizo hincapié en la necesidad de aprobar la Constitución como

dique contra el terrorismo.

 

< Volver